Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

DIRECCIONES

Uno de los establecimientos con más solera de Madrid, su origen se remonta a la bodeguita tradicional que regentaba Pedro Santa Cecilia Muñoz desde 1922. En 1968 su hijo Pedro Santa Cecilia Berlinches creó lo que la familia defiende que es “el primer autoservicio especializado en vinos y licores de España”, ya en su ubicación actual de Blasco de Garay dentro del bullicioso entorno de Argüelles y Moncloa.

Lejos de quedarse obsoleto, el “formato supermercado” se ha mantenido hasta el día de hoy, pero la tercera generación encarnada por Mayte y Pedro se ha encargado de adaptar el negocio a los tiempos actuales con todos los requisitos que se le pueden exigir a un comerciante de vinos moderno: tienda de venta online, club de clientes, degustaciones, cursos de cata…

Todo ello sin descuidar los puntos fuertes de siempre de Santa Cecilia, fundamentalmente la amplísima oferta que con unas 5.000 referencias actuales es de las más extensas de la capital, y la política de precios ajustados que les ha hecho muy populares tanto entre la hostelería como entre los clientes particulares.

El Club de Clientes que arrancó en 2009 va ya por los 25.000 socios. Todos ellos tienen un trato favorable de descuento y acceso ventajoso a las catas y actividades que se organizan regularmente, entre las que destacan las sesiones con destacados productores. La figura del personal shopper, un sumiller que evalúa de manera personalizada los gustos y necesidades del cliente para ayudarle en la selección de los vinos más adecuados, es un ejemplo más de la voluntad de fidelizar y aportar valor añadido.

De hecho, para Mayte Santa Cecilia, las claves para combatir el descenso del consumo y seguir siendo competitivos en la era de Internet y en un contexto de especialización creciente de la oferta tienen que ver con “el trabajo bien hecho y la creación de experiencias y contenidos más allá de la mera compra”. Además de ser competitivos en precio y abordar sin miedo las nuevas tecnologías, Mayte está convencida de que “las tiendas siguen funcionando gracias a que cuando las visitas pasan cosas en ellas que no se pueden sustituir”.

Además de sus cuarteles generales en Blasco de Garay, Santa Cecilia cuenta con una segunda tienda en la zona (Bravo Murillo, 50). En 2015 comenzaron a trabajar con la fórmula de la franquicia, lo que ha dado lugar a otros dos nuevos establecimientos: uno en Madrid (Nuñez de Balboa, 103) y otro en Pozuelo de Alarcón. A.C.

ARTICULOS RELACIONADOS

Catas y eventos de vino en febrero de 2017