Bodega El Esoces Volante Calatayud | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Norrel Robertson es “el escocés volante”, un Master of Wine y flying winemaker que en 2003 eligió Calatayud como lugar de residencia para poder atender sus trabajos como enólogo en España y el sur de Francia, y acabó montando su propio proyecto centrado en la garnacha. Considera que en ningún otro país como España existe semejante riqueza y diversidad de garnachas y las de la zona de Aragón en la que trabaja ofrecen un infinito juego de suelos, altitudes y orientaciones.

En elaboración trabaja bastante con cemento y está reduciendo progresivamente la participación de la barrica en la mayoría de sus vinos, defiende el despalillado en la garnacha, las extracciones suaves generalmente con bazuqueos (“queremos color y sabor pero no taninos duros”) y el trabajo con lías.

En la actualidad elabora en Calatayud en torno a 250.000 botellas al año. Su vino de entrada, La Multa (6 €) procede de garnachas en vaso del valle del Ribota situadas entre 700 y 900 metros. Manga del Brujo (10 €), que ofrece un mayor estructura y centro de boca, lleva algo de syrah (15%) criada en barrica, a diferencia de la garnacha que se deja en cemento. El muy jugoso, especiado y aromático (hierbas, manzanilla) Es lo que hay (15 €, unas 15.000 botellas), se elabora con garnachas viejas cultivadas en suelos de pizarra roja y gris y con aporte de cuarcita de los municipios de Alarba y Acered, al sur de Calatayud. Con el mismo origen, El Puño (20 €) sólo se elabora en los mejores años y es una garnacha especialmente jugosa y distintiva, con características nota a achicoria e interesante evolución en botella. Dos dedos de frente (21 €) es una receta del Ródano: todo syrah con un pequeño aporte de viognier.

El Escocés Volante cuenta con 13 hectáreas de viñas viejas de garnacha de entre 45 y 110 años situadas en el entorno del municipio de Villarroya de la Sierra a las que se unen siete hectáreas de nueva plantación y que van camino de conseguir la certificación ecológica. Muchos de estos viñedos están en la base de su nueva línea de vinos de parcela que a menudo sigue bautizando con nombres populares o castizas expresiones españolas.

De Manda Huevos, que hace también alusión a los recipientes de polietileno con forma de huevo en los que se elabora, existe una versión blanca (macabeo de 40-45 años) y otra tinta (dos parcelas de garnacha de 1908 y 1970). En torno a los 18 €, del primero se elaboran unas 3.000 botellas y del segundo en torno a 6.000. En el futuro llegarán Los Narros, de una parcela situada a 900 metros también criada en huevo de polietileno. Todos estos vinos se comercializarán fuera de DO, al igual que En sus Trece, otra garnacha cuya primera añada es la 2013 y en la que mezcla varias parcelas de suelos pizarrosos (unas 10.000 botellas, en torno a 20 €) y el particularmente fragante El Mondongo (19,5 €) que mezcla cuatro parcelas de viñas viejas con algunas variedades entremezcladas con garnacha más una quinta de syrah.

Fuera de Calatayud, Robertson también elabora los blancos de albariño y godello The Cup & Rings en Rías Baixas y Monterrei respectivamente, una versión blanca de La Multa en Rueda, el tinto 3.000 Años en Bullas y anuncia un nuevo proyecto con monastrell y garnacha tintorera de viñas viejas en Valencia. Sus vinos se pueden encontrar en 20 países.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Manga del Brujo 2012 Tinto
Es lo que Hay 2011 Tinto
El Puño 2007 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Un recorrido on & off por Alimentaria
Los suelos de la garnacha
¡Ven a nuestra fiesta en Lavinia Madrid!
Garnacha, ¿puede una uva ser sexy?
Las mejores fotos de la fiesta #LaviniaSWL