Bodega Bentomiz | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

El proyecto de Clara Verheij y André Both, una pareja de holandeses amantes del vino y la gastronomía y residentes en la Axarquía desde 1995, es uno de los más singulares que se pueden encontrar en esta abrupta y montañosa región malagueña famosa por sus vinos dulces.

El primer vino, un blanco naturalmente dulce, se elaboró en la cosecha 2004 y la actual bodega, recubierta de pizarra a modo de homenaje a los suelos de la zona, se comenzó a edificar en 2005. La pareja, que reside junto a la bodega y ha convertido el paisaje y su entorno en forma de vida, recuperó el viñedo prácticamente abandonado de su propiedad y adquirió otros adyacentes hasta sumar una hectárea y media. El resto de uvas las compran a pequeños viticultores locales que, según explica Clara, “se sienten orgullosos del éxito de los vinos”. Es una recompensa al difícil trabajo en pendientes de vértigo dentro de una situación general bastante dramática ante la falta de relevo generacional en el cultivo.

En su pequeña bodega con depósitos de acero inoxidable, la fórmula es la de trabajar uvas tradicionales con vinificaciones modernas. Para Clara Verheij, que ejerce de enóloga y se declara totalmente autodidacta, el equipo de frío es muy importante. “Nuestra clase de vinos, en especial los naturalmente dulces, no se pueden elaborar sin equipamiento moderno”, dice. La producción ronda las 50.000 botellas pero el objetivo es alcanzar poco a poco las 100.000 para las que tiene capacidad la bodega. Aproximadamente un 65% se destina a exportación.

La gama de vinos se comercializada bajo la marca Ariyanas, término procedente del árabe que quiere decir “aromático” u “oloroso”. Existe un original rosado de la uva tinta local romé (unos 12€) cuyo color puede variar notablemente de una cosecha a otra, perfectamente delineado por la alta acidez de esta variedad y la mineralidad que aporta la zona. La moscatel de Alejandría, variedad estrella de la región, a menudo combina en esta bodega notas florales y frutales con un característico final mineral con deje amargoso. Se vinifica en versión de blanco seco (14 €) y naturalmente dulce (unos 17 € la botella de 37,5 cl., 14.000 botellas), con buena concentración del asoleo y combinación de notas de hierbas y fruta intensa. Existe una versión dulce superior con gran opulencia y complejidad aromática, Ariyanas Terreno Pizarroso (28 € la botella de 37,5 cl., entre 2.000 y 3.000 botellas), que procede de las viñas más viejas y se cría en barrica. Para elaborar un litro de este vino son necesarios cinco kilos de uva. El asoleo para los vinos dulces, por otro lado, no se realiza en las típicas paseras inclinadas sobre el terreno, sino en rejas flotantes que permiten una mayor aireación de los racimos.

Bentomiz también elabora un tinto seco (14,5 € en bodega) con base de tempranillo más romé, petit verdot, y cabernet franc. Salvo la romé, el resto de uvas proceden del municipio de Mollina en la llamada zona Norte y sólo las dos últimas variedades se crían en barrica; y el tinto dulce David (15 € la botella de 37,5 cl.), un merlot brevemente asoleado que ofrece buena acidez y dulzor muy moderado.

Todos los vinos se comercializan con tapón de vidrio, resultado de la experiencia de la pareja con su propia colección personal de vino en la que aproximadamente un 10% de las botellas estaban infectadas de TCA.

La bodega está muy centrada en el enoturismo. Se puede realizar la tradicional visita a viñedo e instalaciones o vivir una experiencia enológica completa que incluye cata y comida-maridaje. En abril de 2015 inauguraron un restaurante con asesoramiento de Juan Quintanilla, chef del restaurante Sollun de Nerja en el que oficia a diario André, de modo que también es posible parar sólo a comer si se reserva con antelación. En la carta, además de sus vinos ofrecen botellas de “productores amigos”, fundamentalmente de Jerez, como un fino Inocente, una manzanilla en rama Goya, un amontillado Toro Albalá de Montilla o un espumoso con jerez en el licor de expedición como Colet Navazos, entre otros.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Ariyanas sobre Lías Finas Seco 2013 Blanco
Ariyanas Romé 2014 Rosado
Ariyanas Ensamblaje 2012 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Málaga, el tesoro de los vinos dulces
20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble