Bodega Mas Doix | Spanish Wine Lover

Pasión por el vino español

BODEGAS

Esta bodega creada en Poboleda por las familias Doix y Llagostera en 1998 recoge una tradición vitícola de varias generaciones con vinos del siglo XIX premiados en sendas Exposiciones Universales de París (1878) y Barcelona (1888). La filoxera supuso un abrupto parón y empobrecimiento en la comarca, pero algunas de las primeras cariñenas plantadas en el municipio tras la plaga se destinan al escaso, caro y magnífico 1902 Centenary Carignan. Hasta la creación de la bodega las uvas iban a la cooperativa del pueblo.

Poboleda es uno de los municipios más altos y frescos del Priorat. Valentí Llagosera dice que gran parte de la singularidad de los vinos tiene que ver con los vientos secos y fríos que llegan del noroeste y que facilitan unas maduraciones más lentas (se vendimia una semana más tarde que en Gratallops) y buenos índices de acidez. Este carácter les permite defender un estilo de tintos que “despiertan” el paladar. “Hacemos vinos que hacen levantarse de la silla,” suele decir Llagostera.

En 2019, se produce una insólita alianza con Cliff Lede, productor canadiense afincado en Napa Valley y propietario de Cliff Lede Vineyards y Fel Wines, quien adquiere el 50% de las acciones de Mas Doix. La entrada de capital permite la edificación de una nueva bodega en las afueras de Poboleda, en medio de las viñas, y un apoyo importante a la comercialización internacional.

La bodega cuenta con 20 hectáreas en propiedad que cultiva de forma ecológica y con algunas prácticas biodinámicas. Sin duda, su gran joya es la viña Doix de cuatro hectáreas, con cariñenas plantadas en 1902 y garnachas de 80 años. La mayor parte del viñedo es garnacha y cariñena y su apuesta por las variedades autóctonas les ha llevado a injertar con ellas sus cepas de cabernet y merlot. Sólo conservan la syrah que juega un pequeño papel del 10% en sus dos tintos de inicio de gama Les Crestes y Salanques.

Con un 80%, la garnacha domina en Les Crestes (20 € en España, unas 40.000 botellas, 8 meses en barrica) aportando toda su sabrosidad y abundante fruta roja en uno de las mejores referencias de calidad-precio de la zona. Es también el único vino en el que entran viñedos no propios, pero cuyo cuidado corre directamente a cargo de la bodega. Salanques (38 €, 18.000 botellas, 14 meses en roble francés) contiene un 65% de garnacha frente a un 25% de cariñena.

El porcentaje de cariñena, que aporta estructura, longevidad y acidez, aumenta en sus vinos de gama alta: hasta el 55% en Doix (95 €, 5.000 botellas, 16 meses en roble francés), un compendio de concentración, sutilidad y frescura; y la totalidad en la Cariñena Centenaria 1902 (menos de 1.000 botellas, 480 €, 16 meses en roble francés), que ofrece increíbles dosis de concentración y mineralidad junto a la acidez característica de la casa. Se elabora a partir de varias viñas de cariñena plantadas a principios del siglo XX en el paraje de Tossal d’en Bou con orientación suroeste. Desde 2019 se comercializa como Gran Vinya Classificada.

En la cosecha 2015 se lanzó 1903 Garnacha Centenaria, de igual precio y producción aún más reducida, una de las mejores expresiones de la variedad en suelos de pizarra. A partir de la cosecha 2019 aparece el nombre de la viña, Coma de Cases, y desde 2020 se etiqueta con el distintivo de Vinya Classificada.

En los últimos años la gama ha crecido por la vía de los vinos blancos. Si Murmuri (5.500 botellas, 21 €) es casi un monovarietal de garnacha blanca con tres meses de crianza de lías en acerco inoxidable, Salix aporta mayores dosis de complejidad gracias a la mezcla de variedades (20% de macabeo y 15% de pedro ximénez acompañando la garnacha blanca) y la combinación del trabajo de lías en inoxidable y barrica. Destaca por su untuosidad y excelente textura en el paladar.

Aunque casi todos los vinos podrían acogerse a la designación de vinos de municipio (vi de vila) existente en Priorat, la bodega ha empleado por primera vez esta categoría para una garnacha criada en huevos de cemento que se ha estrenado en la cosecha 2022.

Existen varias opciones para los aficionados que quieran visitar Mas Doix. Desde visitas con cata de tres vinos por 24 € hasta hacer un tour compelto con cata de seis vinos, incluyendo los dos tops de viñas centenarias, por 80 €. También se organizan catas en Barcelona para quienes no puedan desplazarse hasta Priorat. Además, la bodega está detrás de una carrera entre viñas que tiene una segunda versión más corta y distendida que también se puede hacer andando. Como otros productores de Priorat, elaboran su propio aceite de oliva, en este caso con aceitunas de la variedad arbequina. La bodega dispone de su propia tienda on line

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Les Crestes 2014 Tinto
Salanques 2012 Tinto
Doix 2010 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Tintos de Priorat: cada vez más diversidad
Simposio MW: microbios, flamenco y una gran panorámica del vino español
Ocho historias de la vendimia 2018 en España
Mas Doix: tintos del Priorat que envejecen con clase
La evolución de Grandes Pagos de España
Ocho tintos, un clarete y un rosado para probar en 2024
2023, otra cosecha complicada y exigente para los productores españoles