Bodega Javier San Pedro Ortega | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Puede decirse que Javier San Pedro Ortega ha mamando el vino desde la cuna. Encarna la quinta generación de una gran saga de viticultores y elaboradores de Laguardia (Rioja Alavesa). Con cinco años ya ayudaba a limpiar la bodega de su abuelo; con 17 elaboró su primer vino en la bodega de su padre (Vallobera) y ha contado también con el apoyo de un tío ilustre, Carlos San Pedro (Bodegas Pujanza), uno de los enólogos de referencia en Rioja.

Su proyecto personal arranca con la cosecha 2012. Se abastece de siete hectáreas propias y otras 46 de uno de sus primos, más otros viñedos de proveedores hasta un total de 100 hectáreas. Casi todas están en Laguardia salvo dos hectáreas de la familia de su mujer en Lanciego.

Habiéndose criado en un entorno con gran olfato para los vinos de relación calidad-precio, parece haber dado en la diana con una serie de etiquetas de gran público que le están dando la estructura financiera para avanzar en su proyecto de vinos de pago. Fundamentalmente Anahí (por Ana Isabel, su madre, 7-8 €), un blanco de malvasía, tempranillo blanco y sauvignon blanc con 40 gramos de azúcar residual que ya va por las 150.000 botellas y es un fijo en el tapeo en Logroño; y también los Cueva de Lobos, elaborados a partir de los viñedos más jóvenes y que se comercializan en versión de maceración carbónica (por debajo de 5 €), crianza (7,5 €) y blanco.

Su trabajo, sin embargo, se centra fundamentalmente en la gama Viuda Negra, inspirado en la araña del mismo nombre aunque el logotipo de la bodega incluye también las llaves de San Pedro en honor a su apellido. Bajo esta marca elabora un Crianza (86.000 botellas, 8,50 €) al que se destinan las fincas de más de 30 años propiedad de su primo, lo que añade una cierta mineralidad a este tinto bien construido. Los vinos de pago o viñedo, que normalmente fermentan en barrica, incluyen: Viuda Negra La Taconera (algo menos de 3.000 botellas, unos 14 € en España, desde la cosecha 2017 con la categoría de Viñedo Singular), procedente de un viñedo de 32 años de su madre, un tempranillo característico de Laguardia que ofrece fruta roja, tensión y nervio; y Viuda Negra Villahuercos (unos 17 €, 4.000 botellas), su particular apuesta por el tempranillo blanco, una variedad que considera de gran potencial y que le ha permitido elaborar un blanco expresivo y con volumen de un viñedo muy joven. Viuda Negra Nunca Jamás (en torno a 18 €) se elabora con las partes altas (y más pobres) de los viñedos y muy poca barrica para reforzar el carácter de fruta y juventud; es un vino menos estructurado y con alta acidez, pero de gran expresividad frutal.

Más anecdóticos son el rosado de tempranillo Viuda Negra Prado de las Almas (16,5 €, 1.000 botellas) que se elabora con el primer tercio del prensado y fermenta y se cría seis meses en barrica y el Viuda Negra Vendimia Tardía (unos 25 €) de producción anecdótica que se elabora con viura vendimiada a finales de diciembre.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Viuda Negra Prado de las Almas 2015 Rosado
Viuda Negra Nunca Jamás 2014 Tinto
Viuda Negra Villahuercos 2014 Blanco
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Rioja: así son los nuevos elaboradores (I)
Así son los primeros riojas calificados como “viñedos singulares”