Bodega Gorka Izagirre | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Pocas bodegas pueden presumir de tener un restaurante con tres estrellas Michelin justo al lado, pero en el caso de Gorka Izagirre, situada en el municipio vizcaíno de Larrabetzu a menos de 20 kilómetros de Bilbao, todo va en el mismo paquete. El negocio es familiar, con Gorka Izagirre dando el nombre a la bodega de txakoli, su hijo Bertol en la gestión y su sobrino Eneko Atxa oficiando en los dos restaurantes (el gastronómico y otro de corte más informal).

La ubicación, en lo alto de una colina, ofrece excelentes vistas sobre el valle del Txorierri incluyendo el paso de numerosos aviones debido a la cercanía del aeropuerto de Loiu. El restaurante gastronómico, con un comedor volado e invernadero acristalado, está situado en lo más alto, mientras que la bodega, cuyo exterior imita la arquitectura tradicional vasca, se encuentra algo más abajo. En el interior no hay concesiones al romanticismo: prensas, maceradores (toda la uva que da calidad se macera), laboratorio y unos 60 depósitos de acero inoxidable que permiten vinificar por parcelas.

La bodega Aretxondo de Mungia iniciada en 1994 por el enólogo y actual director técnico José Ramón Calvo y sus tíos está en la génesis de este proyecto que arrancó en su actual ubicación en 2005. Con una capacidad que supera el medio millón de litros, es la instalación más grande de una denominación atomizada, con muchos pequeños productores, muchos de ellos con el vino como ocupación secundaria, de ahí que ofrezca también servicios de elaboración a terceros. La producción actual se sitúa alrededor de las 270.000 botellas pero se espera alcanzar las 400.000 botellas en el futuro.

Todo el viñedo es propio o arrendado y trabajado directamente por ellos. En total, 40 hectáreas repartidas entre los municipios de Larrabetzu, Euba, Amorebieta-Etxano, Mungia (los más cercanos al mar) o Dima. Trabajan con las dos hondarrabis: la zuri (courbu blanc) y la zerratia (también conocida como hondarribi de hoja pequeña y que se corresponde con la petit courbu francesa).

La orientación favorita de José Ramón Calvo en sureste para conseguir que los primeros rayos de sol sequen el rocío de la noche y mantengan las uvas libres de humedad. De hecho, considera este factor más importante que la cercanía al mar. También busca zonas altas, aireadas y abiertas.

El carácter atlántico de los vinos lleva implícito un clima muy lluvioso (1.000-1.300 mm. anuales) que dificulta las prácticas ecológicas; se usan herbicidas de contacto y los tratamientos para el mildiu, endémico en la zona, son habituales (la norma es que el último sea entre 25 y 30 días antes de la vendimia). Hacen deshoje manual para exponer los racimos al sol y buscan graduaciones en el entorno de los 12,5% grados (bastante por encima de los ligeros txakolis de antaño) que les llevan a vendimiar en octubre. En elaboración trabajan con levaduras seleccionadas lo más neutras posibles, todo en frío y en atmósfera inerte gracias al uso de nieve carbónica.

La gama arranca con el Gorka Izagirre joven (200.000 botellas, unos 9 € en España) que ofrece el estilo más fresco y afilado, pero con mayor consistencia respecto a los txakolis tradicionales. G22 es la versión sobre lías (45.000 botellas, 12 €) que aporta mayor untuosidad y un fino carácter floral en nariz, mientras que 42 by Eneko Atxa (7.500 botellas) es la versión con madera. Se llama así porque la primera añada 2010 estuvo 42 días en barrica pero desde la cosecha 2015 ha pasado a fermenta y criar en un tino de madera de 5.000 litros. Por último, Gorka Izagirre Arima (4.000 botellas de 50 cl., unos 18 €) es un blanco naturalmente dulce de vendimia tardía que no se elabora todos los años debido a la difícil climatología de la zona. La cosecha 2015, que se encuentra todavía reposando en bodega, ofrece un fantástico equilibrio azúcar-acidez al estilo de los dulces clásicos centroeuropeos.

Existen distintos programas de enoturismo, desde la mera visita a la bodega con cata de un vino y pintxo a la posibilidad de incorporar un almuerzo en el bistrot Prêt à Porter de Eneko Atxa.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Gorka Izagirre 2015 Blanco
G22 de Gorka Izagirre 2013 Blanco
G22 Gorka Izagirre 2014 Blanco
Mostrar todos los vinos