Bodega Guímaro | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Ubicada en Sober, en la subzona de Amandi, Adegas Guímaro es una de las firmas que han impulsado el desarrollo de los vinos de terruño en la Ribeira Sacra. La joven cara de la bodega, Pedro Manuel Rodríguez, es el heredero de una estirpe de viticultores que durante generaciones han domado y dado forma a las empinadísimas laderas de la zona, una tarea para la que se ha acuñado el término de viticultura heroica.

La familia dio un paso adelante en 1991 con la remodelación y ampliación de su pequeña bodega con vistas a la creación de la DO Ribeira Sacra que se empezaba a barruntar por aquel entonces y a la que se unió en 1996. El nombre con el que se bautizó la bodega, Guímaro, era el apodo del abuelo de Pedro y quiere decir rebelde en gallego. Pedro tomó las riendas del negocio en 2001 cuando éste estaba aún centrado en la producción de vino joven, pero todo cambió tras conocer al enólogo berciano Raúl Pérez.

Como en muchas otras colaboraciones que mantiene en bodegas gallegas, Raúl ha asesorado el desarrollo de los vinos de Guímaro mientras elaboraba sus propias etiquetas en sus instalaciones. Su llegada marcó el cambio en las técnicas de elaboración (uso de levaduras naturales, introducción del raspón en fermentación o crianza en foudres y barricas de grandes formatos).

La bodega cuenta con ocho hectáreas propias y compra también a viticultores locales. Pedro considera que el buen trabajo en la viña es uno de los aspectos que más falta en la zona después de años de seguir una filosofía productiva. Él mismo reconoce que le llevó entre cinco y siete años conseguir que los viticultores con los que trabaja cambiaran sus prácticas.

La gama de vinos se inicia con los dos Guímaro jóvenes procedentes de distintas parcelas y tipos de suelos repartidas por la zona de Amandi en versión blanca (con base de godello y otras uvas blancas locales, unos 11 € en España, 10.000 botellas) y tinta (base de mencía con un 15% de otras uvas tintas locales, 9,5 €, 80.000 botellas). Existe un segundo blanco, Guímaro Cepas Viejas, procedente de godellos viejos y fermentado y criado con sus lías en barricas usadas (1.500 botellas, 13 €) y toda una línea de tintos de viñedos concretos y mayoría de mencía pero en los que se incluyen el resto de variedades tintas plantadas en la misma parcela (caíño, sousón, brancellao, merenzao o trousseau, mouratón y garnacha tintorera o alicante bouschet).

Esta gama de tintos de gran expresividad arranca con Finca Meixeman (5.000 botellas, unos 19 €), uno de los viñedos originales de la familia. Finca Capeliños (34 €, 1.000 botellas) comparte viñedo y elaboración con El Pecado de Raúl Pérez. El suelo es pizarroso y se realizan encubados muy largos de casi 60 días, de modo que en la práctica la maloláctica tiene lugar con los hollejos. Ofrece gran pureza frutal y jugosidad. Por último, el casi anecdótico Finca Pombeiras (40 €, poco más de 600 botellas), procedente también de una parcela de suelos pizarrosos y que se corresponde con La Penitencia de Raúl Pérez, es otra muy destacada y vibrante expresión de la zona.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Guímaro Finca Meixeman 2014 Tinto
Guímaro Finca Capeliños 2014 Tinto
Guímaro Finca Pombeiras 2014 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

“De Borgoña deberíamos aprender la fidelidad al terroir”
¿Qué necesita Ribeira Sacra para convertirse en una gran zona vinícola? (I)
¿Qué necesita Ribeira Sacra para convertirse en una gran zona vinícola? (y II)
El espíritu del Manifiesto Matador alumbra un colectivo terruñista