Bodega Franco-Españolas | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Es la gran bodega histórica de Logroño, situada a orillas del Ebro. Fue fundada en 1890 por Frederick Anglade Saurat, un négociant de Burdeos que, como muchos otros, se instaló en Rioja a finales del siglo XIX intentando compensar la ruina de los viñedos franceses asolados por la filoxera. El nombre que dio a la firma es un resumen perfecto de las circunstancias en las que se creó y de su evolución posterior con la entrada de accionistas de Madrid, Logroño y Bilbao en 1901.

Es muy significativo que con la primera vendimia realizada en 1891 nacieran ya marcas como Royal, Diamante y Estilo Borgoña, que en los años 50 se transformaría en Rioja Bordón.

Algunos momentos clave en una historia de más de 125 años incluyen la salida de capital francés en 1920, el éxito exportador de los sesenta con sucursales en Caracas, Buenos Aires, La Habana, Nueva York y todas las grandes ciudades europeas o el haber formado parte del grupo Rumasa junto a otro gran nombre de Rioja como es Paternina. A principios de los ochenta, ambas bodegas fueron adquiridas por el empresario riojano Marcos Eguizábal. Franco-Españolas sigue hoy en manos de sus descendientes con Borja Eguizábal, tercera generación, al frente de la dirección.

Su gran tarea actual es el rejuvenecimiento de la marca para demostrar que clásico no es sinónimo de viejo y aburrido. La nueva imagen de su tinto de mayor producción, Bordón Crianza (7,5 €), se ha desprendido de cualquier resto de clasicismo para protagonizar una atrevida campaña de marketing que incluye el lema "No soy borde, soy Bordón". El estilo del vino también ha cambiado para dar más peso a la fruta y construir un paladar amable, suave y agradable de beber. Ayuda mucho el 25% de garnacha que acompaña a la tempranillo y que se adquiere en viñedos de Tudelilla (Rioja Baja) y San Vicente de la Sonsierra. El enólogo Rubén Provedo es el encargado de la transformación estilística de los vinos.

De momento se busca distinguir la línea más comercial que tiene el Diamante Semidulce (4,5 €) su contrapunto blanco, de otras elaboraciones de mayor entidad en las que se mantendría un estilo más serio. De hecho, existe una línea superior en la categoría semidulce que es el Diamante de Graciela (11 € la botella de 50 cl.). Una novedad reciente en el capítulo de los blancos es el Talla de Diamante (7,5 €) que incorpora un 25% de chardonnay en el coupage.

La marca Bordón se elabora en todas las categorías de envejecimientos clásicos con el Reserva y el Gran Reserva (un vino del que es posible adquirir añadas viejas en bodega) alrededor de 11 € y 20 € respectivamente. Hace un par de años se lanzó un Bordón Selección, un monovarietal de tempranillo de corte más moderno que se comercializa en el mismo entorno de precio del reserva. La histórica marca Royal se sigue elaborando en versión de tinto joven (4,5 €) y Reserva (14 €).

El Barón D’Anglade nacido en plena moda de riojas de “alta expresión” se ha rebautizado como Bordón D’Anglade (27 €), pero sigue siendo un vino de edición limitada que rinde homenaje al fundador de la bodega. La gama alta del capítulo blanco y también con producción limitada es el original Bordón Viña Sole Reserva (14 €, antes Viña Soledad Tête de Cuvée), elaborado con viuras viejas, un ligero trabajo de pieles y 18 meses de envejecimiento en barrica.

Franco-Españolas ha mantenido la forma tradicional de trabajo de muchas bodegas históricas que no son propietarias de viñedo y mantienen relaciones a largo plazo con proveedores de distintos puntos de la denominación.

El grupo cuenta también con vinos en Rueda (Diamante Verdejo) y Ribera del Duero (Marqués de Valparaíso).

ARTICULOS RELACIONADOS

Simposio MW: microbios, flamenco y una gran panorámica del vino español