Bodega Cérvoles Celler | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Creada en 1997, Cérvoles fue la primera incursión de Tomás Cusiné en la viticultura de montaña después de que su familia adquiriera Castell del Remei, una de las grandes fincas históricas de Lérida (Cataluña), en 1982. En la actualidad y tras hacerse con la propiedad de todas las inversiones vinícolas de la familia, Cusiné, lidera un potente grupo integrado por Castell del Remei, Cérvoles y una tercera bodega que lleva su nombre, todas ellas en Costers del Segre, además del proyecto Cara Nord en Conca de Barberà.

El nexo común entre Cérvoles, Tomás Cusiné y Cara Nord es que trabajan con viñedos situados en distintas vertientes de las Montañas de Prades, un conjunto de sierras enmarcadas en la Cordillera Prelitoral Catalana y en torno a las cuales confluyen las denominaciones de origen Costers del Segre en la subzona de Les Garrigues (Lleida), el área meridional de Conca de Barberà y, más al sur, las denominaciones de Montsant y Priorat.

Ubicada en el municipio de La Pobla de Cérvoles, los viñedos de Cérvoles se extienden entre los 680 y 750 metros de altitud. Plantados en los años ochenta en su mayoría, actualmente se cultivan unas 60 hectáreas, 30 de ellas en propiedad, de las variedades tintas garnacha, tempranillo, syrah, cabernet sauvignon, merlot y las blancas chardonnay y macabeo. Entre las tintas, la merlot cada vez tiene menos presencia por su escaso interés en la zona, mientras que entre las blancas se está potenciando y replantando la macabeo.

Las uvas de Cérvoles son normalmente las últimas que se vendimian de las tres bodegas del grupo que cuentan con viñedos en las Montañas de Prades. La zona se caracteriza por un viento muy marcado, graduaciones alcohólicas algo más altas y también mayor tanicidad. Los suelos son en general franco-limosos y franco-arcillosos con diferentes niveles de gravas que facilitan un buen drenaje.

La bodega elabora algo más de 87.000 botellas. La gama arranca con Colors, una línea de vinos de corte comercial en especial la versión blanca que mezcla chardonnay y macabeo (7 €, 20.000). Colors tinto (9 €, 23.000 botellas) tiene base de garnacha (45%) con cabernet, syrah y un poco de merlot. Hay un interesante, fragante y goloso monovarietal, Cérvoles Garnatxa (17.000 botellas, 14 €), que se elabora parcialmente con raspón, mientras que el tinto central del proyecto, Cérvoles (12.000 botellas, 22 €) vuelve al ensamblaje, en este caso de garnacha, tempranillo, cabernet y merlot, con la garnacha dominando aromáticamente y la cabernet mostrando su presencia y firmeza en boca. Hay profundidad de fruta y buen equilibrio sin que se noten los 15% vol. El Cérvoles blanco (6.000 botellas, 21 €) es un coupage de macabeo y chardonnay con el perfil ahumado y cremoso de la fermentación y crianza en barrica. El top Estrats (2.000 botellas, 52 €) repite el coupage de Cérvoles pero dejando fuera la merlot: ofrece un estilo más potente y concentrado pensado para guarda.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Garnatxa de Cérvoles 2017 Tinto