Bodega Gutiérrez de la Vega | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Pequeña bodega familiar situada en Parcent, en la zona de la Marina Alta alicantina a la que hay que reconocer su gran labor de recuperación de los vinos tradicionales de la zona, en especial los moscateles dulces. Su fundador, Felipe Gutiérrez de la Vega, gran amante de la música, la ópera y la literatura, se ha inspirado en obras clásicas para poner nombre a sus vinos.

Desde la cosecha 2010 la bodega esta fuera de denominación y no puede utilizar la mención protegida “Alicante” de modo que certifica la añada y la variedad. “En cierto modo nos retrotraemos a la época en la que la marca vale más que la DO” señala Gutiérrez”.

Uno de los motivos de la salida de DO es la interpretación que Gutiérrez de la Vega hace de los dulces históricos de la zona. Pare él, el fondillón es el vino rancio que los campesinos guardaban de sus cosechas mientras que el histórico “Alicante” tan preciado en las cortes europeas era el que se elaboraba en la zona de la Huerta de Alicante con uvas de monastrell pasificadas en planta y sin encabezar. Con esta filosofía y bajo la marca Recóndita Armonía elabora dulces de añada en una versión más joven que embotella a los dos años (15 € la botella de 50 cl.) y otras más viejas de 10, 20 ó 30 años, como si de un LBV (Late Bottled Vintage, "embotellado tardío") de Oporto se tratara (60 € la versión de 10 años de vejez en botella de 50 cl.), así como un dulce criado por el sistema de soleras viejas del que hace pequeñas sacas que se comercializan en botellas de 100 cl. Muchos de estos vinos están más cerca en concentración y expresión frutal de un oporto vintage, que de los sabores rancios y más secos que se practican en los fondillones de la DO Alicante.

La sequía de los últimos años ha hecho que la producción se reduzca de unas 70.000 botellas a 50.000. No obstante, la gama es muy variada. Aunque elaboran el moscatel seco Casta Diva Cosecha Dorada (10,5 €), los vinos más conocidos de la bodega son los blancos dulces elaborados con esta uva, desde el Casta Diva Furtiva Lágrima (12 €), de estilo fresco y fermentado en acero inoxidable, a su vino estrella Casta Diva Cosecha Miel (unos 15 €), un vino dulce natural elaborado con uva pasificada en planta y cuya fermentación en roble se apaga con alcohol, al más concentrado La Diva Vendimia Tardía (22 €), que también fermenta y se cría en madera. Desde 2011 se elabora también un moscatel Esencia con uva desecada a cubierto del que embotella cantidades muy pequeñas en botellas de 100 ml. y que está pensando transformar en solera.

Violeta Gutiérrez de la Vega, que ha tomado el testigo en la elaboración y se ha formado en Sauternes (Francia), confiesa que en el mundo de los dulces las fronteras son complicadas. Sus preferencias a la hora de detener la fermentación van siempre más por la utilización de alcohol que por el añadido de sulfuroso.

El capítulo de tintos está hoy totalmente centrado en variedades autóctonas: Rojo y Negro (14 €) en la giró, uva de origen balear que están recuperando, y Príncipe de Salinas (14 €) en la monastrell, mientas que Viña Ulises (14 €) es un coupage de las dos anteriores.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Casta Diva Cosecha Miel Dulce 2013 Blanco
Recóndita Armonía Dulce 2013 Tinto
Casta Diva Cosecha Miel Dulce 2014 Blanco
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
Inspiración jerezana: mirando al sur
La “cata al revés” de Felipe Gutiérrez de la Vega