Bodega Alta Alella Cava | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Esta preciosa propiedad con forma de anfiteatro que mira al mar se encuentra situada en el parque natural de la Serralada de Marina, a apenas 19 kilómetros de Barcelona. Se trata de un proyecto familiar impulsado por el enólogo Josep María Pujol-Busquets y su mujer Cristina Guillén que desde su creación en 1991 apostó por el cultivo en ecológico. Su hija Mireia, segunda generación, está totalmente incorporada en el día a día de la bodega.

Alta Alella elabora unas 300.000 botellas al año entre cavas y vinos tranquilos ecológicos y naturales, y exporta aproximadamente el 55% de su producción.

En marzo de 2017, la firma vendió la marca de vinos y cavas Privat a Castillo de Perelada y destinó el dinero obtenido a la compra de viñedo para centrarse en la producción de cavas y vinos ligados al territorio. Sus 50 hectáreas actuales les permiten trabajar únicamente con uvas propias. Desde la cosecha 2015 todos los cavas de la familia se encuentran en las categorías de gran reserva (envejecimientos superiores a 30 meses) o de paraje calificado que reconoce la singularidad de viñedos concretos.

Las viñas se asientan en el típico suelo de sauló de la zona, granito descompuesto sin cal ni materia orgánica, que contribuye a dar una mayor acidez a los vinos y que diferencia a sus cavas de los elaborados en el Penedès donde mandan los suelos calizos. Se ha apostado por las uvas autóctonas pansa blanca (xarel.lo) y mataró (monastrell) y se experimenta además con variedades resistentes que permitan minimizar la intervención en viñedo y bodega. Además, cultiva las blancas macabeo, parellada, sauvignon blanc y chardonnay; y las tintas syrah, petit syrah, cabernet sauvignon y garnacha. Y posee un pequeño viñedo de los años cincuenta de pansa rosada plantado en coster (directamente en ladera).

Los cavas se comercializan bajo la marca Mirgin que nace de la unión de los nombres de las hijas Mireia y Georgina. Se caracterizan por su paladar lineal, notas cítricas y largos finales de boca. La gama arranca con el AA Mirgin Gran Reserva (13 €), un coupage de las tres uvas clásicas (xarel.lo, macabeo y parellada) y continúa con la línea de botellas estilizadas que son un homenaje al formato rin que se estilaban en Alella y sirven a la vez de garantía de origen para la bodega. Aquí se encuadran los Laietà Gran Reserva (unos 19 €) en versión blanca (elaborado con mezcla de variedades locales y foráneas, pinot noir incluida) y rosada (a base de monastrell); y los cavas del paraje calificado de Vallcirera, Opus (32 €) y Exeo (52 €). Mientras que el primero combina un 60% de chardonnay fermentado en barrica con xarel.lo, el segundo, pensado a más largo plazo, invierte los porcentajes de las variedades que fermentan en madera en su totalidad.

Todos los cavas son totalmente secos y sin adición de licor de expedición. Para Pujol-Busquets, “la gran revolución en el mundo de los espumosos vendrá de trabajarlos con un concepto de vino”. En su opinión, “para que el cava se eleve a la categoría de gran vino tendrá que trabajar ‘natural’ o sin licor de expedición, que es lo que han utilizado siempre las grandes casas para homogeneizar sus productos”. Al enólogo catalán le gusta referirse a sus cavas como “los más cercanos al mar”.

La gama de vinos tranquilos ecológicos combina monovarietales de variedades internacionales como Lanius (chardonnay, 17 €) y Orbus (syrah, 26 €) con otros centrados en uvas locales: Xtrem (monastrell, 17 €) y Cau d’en Genís (pansa blanca, 13 €), así como los dulces de pansa blanca Dolç de Neu y de monastrell Mataró (ambos en torno a 18 € la botella de 37,5 cl.).

La línea de vinos naturales se elabora en una bodega específica dentro de la finca. En el Celler de les Aus (la bodega de los pájaros), todos los vinos llevan nombres de aves locales. La gama incluye varios espumosos ancestrales que se comercializan como cava y entre los que destaca por su originalidad el Capsigrany (21 €) elaborado a partir de pansa rosada (xarel.lo vermell). Los vinos tranquilos se apoyan en variedades autóctonas: Tallarol (pansa blanca, 13 €), Tallareta (pansa rosada), Merla (monastrell, 17 €), Gafarró (pansa blanca, 17 €) y el dulce de monastrell Puput (19 € la botella de 37,5 cl.).

Alta Alella destaca por su original oferta enoturística. Cualquiera que visite la bodega se dará cuenta de lo afortunados que son Josep María y su familia por residir en la casona novecentista situada en la propia finca y lo generosamente que comparten un espacio tan privilegiado ofreciendo sesiones de yoga a pie de viña, clases de pintura con vino para niños, catas en inglés y diferentes actividades culturales. Por otro lado, y gracias a su cercanía a Barcelona, también es posible acceder a la finca en helicóptero al tiempo que se disfruta de excelentes vistas del litoral.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Capsigrany Rosé Reserva Brut Nature 2013 Espumoso
AA Laietà Gran Reserva Brut Nature 2011 Espumoso
Alta Alella Opus Evolutium Gran Reserva Brut Nature 2011 Espumoso
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Nuestra selección de cavas y espumosos para estas Navidades
12 nuevos terruños para el cava
Alta Alella: La búsqueda de la expresión del territorio
Así serán los primeros cavas de paraje
Las mejores fotos de la fiesta #LaviniaSWL
Enoturismo por tierra, mar y aire
15 vinos para celebrar la llegada de la primavera