Bodega Más Que Vinos | Spanish Wine Lover

Pasión por el vino español

BODEGAS

Alexandra Schmedes, Margarita (May) Madrigal y Gonzalo Rodríguez son los tres enólogos y consultores que están dentro de esta bodega situada en la comarca toledana de la Mesa de Ocaña y que ha contribuido notablemente a destacar el potencial de las variedades autóctonas de Castilla-La Mancha.

La comarca donde nació y se crió Gonzalo Rodríguez está dominada por una planicie que se alza unos 100 metros por encima del río Tajo en su margen izquierda alcanzando los 770-780 metros de altitud. El proyecto nació inocentemente con un pie de cuba que May y Gonzalo hicieron para entretenerse con la viña de un amigo, pero que les permitió descubrir lo interesantes que eran los clones locales de cencibel y garnacha tintorera (alicante bouschet).

Con este material vegetal han plantado 22 hectáreas en El Horcajo, una extensa finca de 700 hectáreas propiedad de la familia de Gonzalo. Las parcelas se empezaron a plantar en 1998 en una hondonada atravesada por el Arroyo de la Madre de Dios. La mayoría de ellas, como La Madre (en la parte más llana), El Señorito o la plantada con malvar, se traducen en vinos concretos de su gama. El terreno es arcillo-calcáreo con la excepción de la parcela de malvar que se asienta en suelos yesíferos.

Todo el viñedo se cultiva en ecológico y los vinos se elaboran con las levaduras del campo salvo en el caso de los Ercavio blanco y rosado de entrada de gama. También trabajan con cencibel y airenes viejos de viticultores de la comarca. El paisaje es estepario y de grandes horizontes, salpicado por cultivos de cereal, viña y olivares.

Su uva blanca de cabecera es la malvar, uva de más cuerpo y ciclo más corto que la airén. La elaboran en tres versiones. La untuosa Malvar de Más Que Vinos (13 €, 4.000 botellas), que reproduce la elaboración tradicional en tinaja con un pequeño aporte en barrica; la versión con pieles Los Conejos Malditos (10 €, 10.000 botellas) que alude a los principales depredadores de su viña de malvar; y el oxidativo El Vino de Antes (50 €), del que se hacen unos pocos cientos de botellas, fermentado en tinaja y envejecido en una barrica no totalmente llena que permitió desarrollar un velo muy fino.

El tinto top es La Plazuela (unos 36 €, 6.000 botellas), un ensamblaje de cencibel y garnacha tintorera cuyas proporciones pueden variar en función de la añada. El vino lleva el nombre de la vieja bodega familiar que está situada en la plaza del pueblo (se ha conservado con sus tinajas y bocoyes antiguos) y donde envejece el vino.

Otras elaboraciones interesantes incluyen La Garnacha de La Madre (18 €, 6.000 botellas), una garnacha tintorera atípica con mucha personalidad y un perfil más elegante de lo esperado en la variedad; o El Señorito de Ercavio (18 €, 8.000 botellas), un cencibel mentolado y aromático, pero con estructura y seriedad en el paladar. Ambos tintos se fermentan y crían en conos de hormigón. Finalmente, 31 de Noviembre es un ensamblaje de las dos variedades anteriores pero en clave de vino de sed e inspirado en los maceraciones carbónicas de Rioja que tan bien conocen por sus asesorías.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Garnacha de La Madre 2016 Tinto

ARTICULOS RELACIONADOS

La trilogía de la malvar y otros logros de Más Que Vinos