Bodegas Verum | Spanish Wine Lover

Pasión por el vino español

BODEGAS

Elías López Montero ha revolucionado el panorama de Castilla-La Mancha con su reivindicación de la variedad airén y la búsqueda de otras castas, tanto autóctonas como venidas de fuera, capaces de adaptarse a las condiciones climáticas de la meseta sur española. También se ha erigido como islote de calidad en Tomelloso, un municipio asociado hasta ahora a los grandes volúmenes (alberga la cooperativa más grande de Europa) y a la destilación.

Su familia es propietaria de Altosa, líder en exportación de alcohol vínico en España y Verum ocupa, de hecho, un pequeño espacio dentro de sus instalaciones, lo que le permite beneficiarse de las gigantesca sala subterránea de crianza de aguardientes y holandas para sus vinos. Vino y destilación han ido de la mano en esta familia desde que José López de la Fuente iniciara su actividad en 1788, pero en los noventa el negocio se decantó por los alcoholes. Hasta que Elías, el más joven de los cuatro hermanos de la actual generación, tras formarse como enólogo y sumar experiencias en Sudáfrica y la Ribera del Duero, inició el proyecto de Verum a mediados de los 2000.

Los primeros vinos se apoyaron en la tempranillo y en las variedades internacionales que se plantaron ampliamente en Castilla-La Mancha durante los años en que se fomentó la reconversión de viñedo. Se cultivan principalmente en la finca Los Arcángeles, una propiedad de 40 hectáreas asentada en terrenos muy calizos y poco profundos. De aquí sale la mayor parte de lo que la bodega denomina su “gama clásica” (unas 250.000 botellas), comercializada bajo la marca Verum. Incluye tres blancos (una malvasía aromática, una cuvée de gewürztraminer y verdejo, ambas por debajo de los 7 € en España, y un sauvignon blanc de unos 13 €, fermentado y criado cuatro meses en las originales barricas cúbicas que los López Montero crearon para envejecer sus destilados) y distintos tintos, entre ellos monovarietales de merlot (Vendimia Seleccionada, 21 €), cabernet franc (Reserva, 18 €) y tempranillos como el Selección de Parcelas (7,5 €) o el Tempranillo Reserva Familiar (20 €) que sale con bastante crianza en botella al mercado.

Pero los vinos que han sustentado el reconocimiento internacional de Verum se apoyan en la airén y en variedades de ciclo largo, perfil rústico y buena resistencia a la sequía: garnacha, cariñena, graciano, albillo real o la local tinto velasco. La selección se ha apoyado en gran medida en las investigaciones realizadas por el IVICAM (Centro de Investigación de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha).

El airén de pie franco Las Tinadas (6.500 botellas, 15 €) ha cambiado totalmente la percepción de esta variedad a nivel internacional. Se elabora con uno de los viñedos más viejos de la familia, plantado en 1950 en suelos muy pedregosos, en los que las cepas, de porte rastrero, crean una perfecta sombrilla natural para proteger los racimos del sol. Con las levaduras que vienen de la viña y sin pretender buscar los aromas que no tiene, Elías elabora un blanco de graduación muy moderada (12,5% vol.) que cría cuatro meses en tinaja, con buen peso en boca, glicérico y sapidez y persistencia final.

El éxito de esta expresión de terruño le ha llevado a lanzar La Divina (3.000 botellas, 13 €), un segundo airén de mezcla de varias parcelas de suelos franco-arenosos y calizos, con algo menos de estructura, pero interesantes notas tizosas. Las variedades neutras o muy poco aromáticas pueden reflejar de manera muy precisa los suelos y el año climático.

Otra novedad es la versión tinta de Las Tinadas (7.000 botellas, 25 €) que se estrena con la cosecha 2016 y elaboran con las cepas de cencibel (tempranillo) de esta viña plantadas en los años sesenta. Es un tempranillo criado un año en tinaja que refleja la insolación de la zona (ciruela, toques cárnicos, leña) pero con buena acidez y textura elegante en boca. Estas uvas se destinaban antiguamente al Tempranillo Reserva Familiar, que desde esta añada pasa elaborarse con los tempranillos más viejos de finca El Arcángel.

Las variedades adaptadas ocupan 40 hectáreas en la finca Romeral, que también se distingue por sus suelos calizos. Los vinos, comercializados bajo la marca Ulterior, destacan la variedad y parcela de procedencia en la etiqueta. Se caracterizan por su crianza en tinajas tradicionales de la zona de gran tamaño (4.500 y 5.500 litros), algunas muy antiguas y recuperadas tanto de la vieja bodega familiar como de otras bodegas de la región. El envejecimiento puede ser solo en tinaja o combinado con madera. Aprovechando su ubicación en la destilería, la limpieza de las tinajas se realiza con alcohol.

En la actualidad se elaboran monovarietales de albillo real (6.000 botellas, hay un 14% de albillo mayor en cofermentación), el único blanco de la colección que suele tener evoluciones muy interesantes en botella y tintos de cariñena, etiquetada como mazuelo, graciano, garnacha y tinto velasco.

La garnacha, que solo toca tinaja, puede ofrecer un perfil cambiante (golosa en 2017 pero maravillosamente especiada, jugosa y etérea, casi al estilo de Gredos en la fresca cosecha 2018). La mazuelo es más poderosa porque es la única que se cría enteramente en barrica, mientras que la graciano (solo 20% de madera) ofrece un perfil firme, jugoso y especiado a la vez, y la tinto velasco (50% en barrica), con su original rusticidad, se revela también fresca y expresiva. El precio de todos ellos en España es de 19 € y las producciones oscilan entre las 6.000 y 8.000 botellas.

Los últimos experimentos incluyen un Ulterior vino naranja (12 €, 5.000 botellas) de perfil goloso elaborado con albillo y un 15% de moravia agria de prensado directo con dos meses de contacto con pieles.

En ambas gamas se trabaja en ecológico (están certificados desde 2013) y como norma general se fermenta con levaduras naturales. Los vinos se comercializan bajo el indicativo VT Castilla. Se realizan visitas bajo cita previa con el atractivo de poder recorrer tanto la bodega como la destilería.

Montero también elabora vinos en la Patagonia argentina junto con Hans Vinding-Diers, el primo de Peter Sisseck (Pingus).

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Las Tinadas Airén de Pie Franco 2020 Blanco
La Divina Airén de Parcelas 2020 Blanco

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Vuelven las uvas ancestrales de Castilla-La Mancha?
Verum: nuevos tiempos y variedades en Castilla-La Mancha