Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

DIRECCIONES

Fundado en 1962, el restaurante Kaia-Kaipe es una institución entre muchos bodegueros que recorren los 125 kilómetros que separan Rioja de Getaria atraídos por su enorme y bien surtida bodega y los excelentes pescados que cocinan en su parrilla.

No es lugar para comer barato, pero el precio de su carta se compensa con la oportunidad de poder probar grandes vinos a precios razonables de entre las 40.000 botellas y más de 1.000 referencias que atesora en su bodega. 

Los tintos, especialmente los de Rioja, son su especialidad, por lo que la duda muchas veces está entre pedir un Contino Reserva 1994 (24 €) o hacer una mini-vertical de Monte Real, Viña Real, Prado Enea u otros riojas clásicos antes de que se muden a la colección privada de 4.000 botellas que no están a la venta.

Son las cosechas más antiguas, que su propietario Igor Arregui traslada a esta categoría cuando van quedando pocas botellas en la carta general. Disfrutar de estas joyas con familia, amigos y "gente que los sepa valorar" es la filosofía de Igor, un “enochalado" amable y cercano. Algunos son clásicos que se remontan a la década de los veinte —como los Ygay y Riscal de 1925— pero la mayoría son de los setenta en adelante, un verdadero archivo líquido de Rioja con alguna vertical de vinos emblemáticos como Vega Sicilia Único o Yquem.

Los vinos son evidentemente uno de los platos fuertes del Kaia, pero los pescados y el marisco del vivero de esta casa no se quedan atrás. Se cocinan en una fantástica y humeante parrilla a pie de calle junto al puerto, similar a las del resto de restaurantes de Getaria.

El clásico entre los clásicos es el rodaballo, cocinado sobre las brasas en una pieza y desespinado a la vista del cliente por el personal de sala. Es un plato delicioso y cien por cien cantábrico, igual que el besugo o los chipirones a lo Pelayo, todos traídos por los arrantzales (pescadores) locales hasta este puerto guipuzcoano, lugar de nacimiento de Juan Sebastián Elkano, que circunnavegó la tierra por vez primera en 1522.

El Kaia-Kaipe cuenta con dos zonas diferenciadas. El comedor principal en la parte superior, con maderas nobles y decoración marinera, es el Kaia (que significa puerto en euskera), mientras que la terraza a pie de puerto, de ambiente más informal y apta para fumadores, se la conoce como Kaipe (bajo el puerto, en euskera). Cualquiera de los dos es perfecto para disfrutar de una materia prima y unos vinos de primera; seguro que a Elkano no le habría importado almacenar unos pocos en la bodega de su barco. Y.O.A.