Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

DIRECCIONES

“Como amantes y consumidores de vino, entendemos que a la gente que le gusta el vino pueda encontrar diversión probando referencias que no son las habituales en el mercado”, dice Delia Baeza, fundadora de la tienda de vinos La Fisna.

Madrileña licenciada en empresariales y reconvertida en sumiller, Delia arrancó el negocio en 2008. Desde el principio intentó distribuir alguna referencia y traer vinos de Francia. Muchos de ellos se los suministraba el ingeniero agrónomo Iñaki Gómez Legorburu, que había dejado su trabajo en una bodega de Rioja para montar su propia distribuidora. En 2011 decidieron unir esfuerzos, lo que les permitió ampliar su gama de productos y convertirse simultáneamente en importadores, distribuidores y tienda de venta al público.

Ahora, sin salir del céntrico Barrio de Lavapiés, han dejado su ubicación originaria en Doctor Fourquet para mudarse a a la calle del Amparo. Aquí han rehabilitado una muy auténtica y castiza taberna para alumbrar su nuevo proyecto de bar de vinos. Ofrecen casi 40 referencias de vinos por copas y raciones y tapas sencillas pero sabrosas pensadas para acompañar bien la bebida como los rilletes de oca o la cuidad selección de quesos y embutidos de calidad, todos ellos servidos con pan artesanal elaborado con masa madre.

Se agradecen los precios muy sensatos de los vinos por copas desde los 2,5 € a los 4,5 € y la gran variedad de la oferta, con prácticamente igual número de referencias nacionales e internacionales en tintos y blancos y un delicioso apartado de "vinos especiales" que incluye jereces, oportos, madeiras, otros dulces y espumosos.

Con su aire de taberna castiza actualizada, el lugar es perfecto tanto para wine lovers como para cualquiera que quiera simplemente disfrutar de buenos vinos y dejarse llevar por las recomendaciones de Delia e Iñaki, que están encantados de descubrir nuevas zonas y estilos a sus clientes. Una gran opción es convertir la visita en el colofón de una mañana de Rastro, el gran mercadillo de los domingos en Madrid.

La tienda se sitúa ahora en la parte trasera del nuevo local, de modo que es posible probar un vino y comprar una botella in situ. Lo más distintivo de La Fisna es que muchas de las referencias que tienen a la venta sólo se pueden encontrar aquí. La lista incluye los fabulosos loiras de François Chidane, los chablis de Patrick Piuze y una cuidada selección de productores de otras zonas de Borgoña, el Ródano o Champagne. Si nos fijamos en España, se centran en productores pequeños y proyectos singulares como los raciales vinos de Arribes de Duero de Charlotte Allen, los Viñedos Culturales de Rafa Bernabé, los ribeiros de Antonio Cajide, o las pequeñas joyas jerezanas del Maestro Sierra por poner algunos ejemplos.

“Si un vino está bueno lo traemos, pero intentamos que los precios sean asequibles”. Delia e Iñaki están muy orgullosos de poder ofrecer en su tienda vinos franceses desde 10 € y borgoñas desde 17 € con premier crus de esta zona en el entorno de los 30 €. A.C.