Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

DIRECCIONES

Realmente, no hay ningún complot en Madrid para disfrazar el nombre de tiendas de vino con el de otros negocios de barrio. El motivo por el que Daniel Cortes le puso este nombre a su proyecto de Boadilla del Monte no es porque el local hubiera albergado previamente una mercería (como sí fue el caso de la famosa tienda La Tintorería en su primera ubicación). Simplemente, cuando les contó a sus amigos de la infancia que iba a abrir una tienda, todos le preguntaban “¿De qué?, ¿de qué?”. Y él contestaba de guasa: “¿De qué va a ser? Una mercería”. Y al final la broma quedó colgada en el alegre luminoso de la entrada.

Daniel, zamorano de 32 años, tiene el recuerdo de su padre elaborando en casa vinos de prieto picudo y verdejo (uvas tintas y blancas mezcladas, como era tradicional en la zona) cultivados en el valle de Benavente. En cuanto pudo hizo el curso de sumiller de la Cámara de Comercio en Madrid y realizó pequeñas estancias en bodegas como Convento de San Francisco y Resalte en Ribera del Duero. Todavía hoy se escapa en vendimias a la bodega de su amigo Alfredo Maestro.

La tienda, que está funcionando desde marzo de 2014, cada vez atrae a más clientela de fuera de Boadilla. No es extraño teniendo en cuenta su variopinta selección de unas 900 referencias (aunque puede rotar hasta 1.400 a lo largo del año) que incluye gran cantidad de etiquetas nuevas y alternativas, en especial nuevos proyectos de productores jóvenes que, en muchos casos, son también amigos. El criterio de selección: “No busco necesariamente la relación calidad-precio sino vender vinos que me transmiten algo”.

En su “Mercería” conviven los Abadía Retuerta, Ossian, San Vicente, Vega Sicilia, Contino o todos los top de la familia Eguren con pequeños productores de moda como Dani Landi, Envínate, Barco del Corneta, Ponce o Domaines Lupier y otros mucho menos conocidos como los VT Barbanza e Iria Komokabras y Altares de Posmarcos, los nuevos proyectos de Oriol Illa en Castilla y León, los vinos de Laura Lorenzo, antigua enóloga de Dominio do Bibei, y de otros jóvenes enólogos en Rioja, Toro o Ribera del Duero que no se encuentran en los circuitos habituales.

Los viernes y sábados se organizan catas temáticas y degustaciones a precios más que razonables.

ARTICULOS RELACIONADOS

Catas y eventos de vino en mayo 2016