Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

DIRECCIONES

El casco histórico de Teguise, la antigua capital de la isla de Lanzarote entre los siglos XV y XIX, con estatus de Conjunto Arquitectónico Histórico-Artístico, es el lugar en el que se sitúa el Palacio Ico. Este edificio restaurado del siglo XVIII, antigua residencia de la artista suiza Heidi Bücher, es desde 2018 el hotel Palacio Ico. Y es allí donde se encuentra el restaurante R Restaurant, fundado por Santi Benéitez y Begoña Ratón, compañeros de vida y de trabajo.

Con una carta que es un recorrido por el mundo, con guiños a las Islas Canarias y con platos que miran hacia Latinoamérica y Asia, Santi, el responsable de la cocina, ha tenido claro desde los inicios que el producto de calidad era su gran apuesta.

Así, su cocina de base catalana y amplias influencias internacionales es imaginativa, viajada, reinterpretando sabores populares, poniendo en contexto la historia que tienen detrás algunos de los ingredientes, y explorando combinaciones inesperadas. Como el menú está planteado como tapas para compartir, es fácil disfrutar en una comida del recorrido de sabores, texturas y aromas que propone Santi.

Una buena muestra de esa mezcolanza de influencias que tan bien maneja el chef salmantino es aloe en tempura, o su ramen, una fusión de la tradición japonesa con el tradicional puchero canario. Otras opciones incluyen ceviches o su tiradito de cantarero con mojos hervidos y tomates verdes. Destaca también el pescado frito entero sellado en mojo rojo y frito en aceite de oliva virgen extra. El postre Todo Millo, compuesto de merengue, crema y polvo de maíz, es un guiño a esos lazos invisibles que unen a las islas con Latinoamérica, y a su vez, una preciosa escultura comestible que homenajea a César Manrique, el artista lanzaroteño más internacional.

La bodega es toda una declaración de intenciones. En la carta de vinos, exclusivamente canaria, se encuentran viticultores autóctonos reconocidos a nivel internacional, como Suertes del Marqués o Envínate, pero también aparecen otras bodegas que han empezado su andadura más recientemente, como es el caso de la lanzaroteña Puro Rofe, o el joven Pablo Matallana, con proyectos en varias islas del archipiélago.

Santi y Begoña, la pareja que está detrás del restaurante, eran profesionales de la industria de la moda y residían en Barcelona. Su trabajo les permitía viajar a menudo, lo que convirtieron en una oportunidad de oro para poder visitar muchos de los mejores restaurantes del mundo. Asimismo, Santi pasó tiempo haciendo stages en diferentes restaurantes, aprendiendo y nutriéndose de experiencias, hasta que su pasión por la gastronomía le hizo dejar atrás su carrera anterior. De este modo, la cocina se convirtió en su profesión y Lanzarote el hogar elegido para llevar a cabo su cambio de vida.

Su equipo en el restaurante ofrece un servicio ejemplar, con atención a los detalles y con un conocimiento exhaustivo de la carta y del producto, sabiendo transmitir la filosofía del chef.

La decoración del restaurante, con mucha madera vista y colores neutros, una preciosa luz natural y cuadros y detalles que brindan homenaje a la artista Heidi Bücher, invita a extender las sobremesas y tomarse tiempo no solo para disfrutar de la comida, sino también de ese encantador espacio. M.R.G.