Bodega Emilio Rojo Ribeiro | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Emilio Rojo es uno de los elaboradores más particulares de Ribeiro. Ingeniero de profesión, abandonó su trabajo para centrarse en la recuperación de variedades locales en esa región gallega y convertirse en viticultor-elaborador. Con fama de excéntrico, elabora un único vino que lleva su nombre y que durante mucho tiempo se comercializó casi al doble de precio que el resto de marcas de la zona.

En junio de 2019 se anunció la compra de la bodega por parte de la firma de Ribera del Duero Pago de Carraovejas que incluye el acuerdo de mantener la marca con el nombre del viticultor y que el propio Emilio Rojo siga vinculado a la bodega.

Las uvas proceden de una viña orientada a naciente y situada en el valle del Avia, en la zona conocida como Ibedo, un pequeño núcleo de población cercano a Leiro que se abandonó hace cuarenta años. Se trata de una parcela de 1,2 hectáreas cultivada en las tradicionales terrazas de la zona (llamadas localmente socalcos) que dependió antiguamente del Monasterio de San Clodio. La ubicación se corresponde con la de los viñedos históricos tradicionales: a media ladera para evitar las heladas características de la parte más baja del valle donde se concentra el aire frío. El suelo es poco profundo, de tipo granítico, con textura arenosa y mayor o menor presencia de grava en superficie, conocido localmente como sábrego.

Emilio Rojo es un vigneron al pie del cañón. “Siempre estoy aquí, en mi cuartel,” dice. Todas las labores se realizan a mano. Los rendimientos son notablemente inferiores a la media de la zona y el objetivo es dejar del orden de cinco a seis racimos por cepa para conseguir suficiente concentración. La recogida de la uva se prolonga durante el tiempo necesario realizando distintas pasadas por la viña. De hecho, se vinifica por día y punto de madurez, marcando con cal las cepas que hay que vendimiar en cada momento. La más tardía, la loureira, se suele recoger en octubre.

La bodega entrae en la categoría de colleiteiro referida a productores que sólo trabajan viñedos de su propiedad (de forma que no se les permite adquirir uva a terceros) y cuya producción no supera los 60.000 litros anuales.

El blanco Emilio Rojo (unos 36 € en España, 5.000 botellas) es una base de en torno al 65% de treixadura con aportaciones de loureira, albariño, lado, torrontés y algo de godello. La treixadura aporta estructura, la loureira acidez y la albariño es especialmente interesante en esta zona porque madura rápido y resiste bien la botritis. Es especialmente significativo que ha pasado de ser un vino de año a un blanco trabajado con lías que retrasa varios meses su salida al mercado.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Emilio Rojo 2012 Blanco

ARTICULOS RELACIONADOS

Emilio Rojo, el viticultor excéntrico