Bodega Envínate | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Alfonso Torrente, José Ángel Martínez, Laura Ramos y Roberto Santana se conocieron estudiando enología en Alicante y descubrieron que compartían una visión similar del vino. El resultado de su inquietud es Envínate, un proyecto que combina la consultoría enológica con vinos propios que elaboran en las mismas zonas donde asesoran y casi siempre utilizando las instalaciones de las bodegas que tienen como clientes.

Lo más destacado de su trabajo, sin embargo, es que se han convertido en la punta de lanza de una nueva forma de elaborar en España. Son grandes defensores de vinos frescos y atlánticos que muestran el terruño y las variedades locales. Por eso no es de extrañar que sus proyectos más importantes estén situados en (Canarias) y Ribeira Sacra (Galicia).

Roberto Santana es canario de nacimiento. El proyecto de Envínate en esta zona comenzó en Taganana, dentro del área de Anaga, en el extremo noreste de la isla. Allí trabajan con viñedos muy viejos en los que hay gran cantidad de variedades mezcladas bajo la marca Táganan que recupera el antiguo nombre de la zona. Se elaboran dos vinos de entrada de gama en versión blanca y tinta (en torno a los 15 € en España, unas 6.000 botellas el blanco y 4.000 botellas el tinto) y los vinos de viñedos extremos y centenarios trabajados por el viticultor José Ángel Alonso, Parcela Amogoje (blanco) y Parcela Margalagua (tinto), ambos en el entorno de los 23 € y con producciones que no llegan a las 1.000 botellas. El carácter salvaje del viñedo canario (bosque, tierra húmeda, fruta silvestre) está muy presente en todos ellos; son vinos frescos, poco estructurados pero profundos y persistentes, marcados por los suelos volcánicos.

Desde 2016 trabajan en la antigua bodega comarcal de Santiago del Teide, una zona a 1.000 metros de altura en el noroeste de la isla en la que ya no quedan bodegas elaboradoras. Lo que sí queda son viñedos en vaso, muchos de entre 60-120 años de edad de variedades como listán prieto, listán blanco y tintilla. Allí trabajan con varios viticultores de la zona y elaboran un tinto llamado Benje (el nombre en guanche del cráter que hay junto al Teide), y desde la cosecha 2016, también Benje Blanco (14,50 €. Ambos vinos son el reflejo de ese clima continental, sin humedad y mucha insolación, mucho más castellano que el de Taganana.

También trabajan ahora con tres viticultores en La Orotava, un valle que desciende por la falda norte del Teide, a medio camino entre Taganana en el este y Santiago del Teide en el oeste. De allí elaborarán para principios de 2018 un blanco de una parcela que tienen en La Piñera, una zona sombría y fresca que da vinos verticales, y un tinto de listán negro en cordón trenzado, el sistema de conducción tradicional de la zona, que mezcla dos parcelas: la fruta de San Antonio y la mineralidad de La Habanera.

El lado gallego lo pone Alfonso Torrente. El proyecto de Envínate en Galicia se centra en Ribeira Sacra, una región de orografía extrema y viñedos en bancales que se precipitan hacia los ríos Miño y Sil. Bajo la marca Lousas (es como se llama a las lascas de pizarra en la zona) elaboran un “vino de aldea” (15,5 €, unas 7.000 botellas) con 12 parcelas diferentes repartidas en las subzonas de Amandi, Ribeiras do Sil y Bibei, así como dos etiquetas de viñedos concretos situados en Amandi Parcela Seoane y Parcela Camiño Novo (ambos unos 24 € en España y por debajo de 1.000 botellas). La variedad principal es la mencía, pero puede haber pequeños porcentajes de merenzao, garnacha tintorera… La diferencia de Camiño Novo, por ejemplo, es que hay en torno a un 10% de tintorera junto a la mencía. El estilo de los vinos es jugoso y fresco, con notas especiadas y de hierbas y paladares limpios y persistentes. A partir de la añada 2017, los vinos de Envínate en esta zona gallega están fuera de la DO.

En Extremadura, donde están a cargo de la elaboración de Palacio Quemado, elaboran el T. Amarela Parcela Valdemedel (unos 16 €), a partir de trincadeira prieta, variedad que consideran perfectamente adaptada al clima de la zona. Consiguen un vino jugoso con toques florales y vegetales que se sale del patrón característicamente cálido de los vinos extremeños.

Teniendo en cuenta que Laura es murciana y José Ángel de Albacete no es extraño que su último proyecto esté en el sureste español, en Almansa (Albacete) para más señas, donde firman una garnacha tintorera combinada con moravia, con un carácter fresco y muy agradable de beber. El vino se llama Albahra (unos 11 €, 13.000 botellas).

La filosofía de Envínate se centra en el trabajo con viñedos singulares y en una elaboración adaptada a las características de la añada, lo que determinará por ejemplo el uso o no de raspón (y en qué cantidades) en la elaboración. Se emplean levaduras autóctonas y se trabaja en reductivo sin trasiegos después de maloláctica protegiendo el vino con carbónico. De ahí que en general sus vinos puedan aparecer reducidos al descorchar la botella y se beneficien de una generosa aireación. Para la crianza se trabaja en barricas desde 228 hasta 600 litros buscando que no haya un aporte evidente de madera. El sulfuroso se emplea sólo antes del embotellado.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

T. Amarela Parcela Valdemedel 2013 Tinto
Albahra 2013 Tinto
Lousas Viño de Aldea 2013 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Qué se puede esperar de la vendimia 2016 en España?
Tenerife: vinos que nacen del volcán
El terruño se abre paso en Montilla de la mano de Alvear y Envínate
La viticultura española pide paso hacia la excelencia
Los vinos españoles favoritos de los críticos extranjeros en 2017
Historias con alma que venden vino en Estados Unidos
¡Ven a nuestra fiesta en Lavinia Madrid!
Las mejores fotos de la fiesta #LaviniaSWL
Lo más visto en SWL en 2018
15 vinos para celebrar la llegada de la primavera