Bodega Bizkai Barne | Spanish Wine Love

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Esta bodega de txakoli es el resultado de unir distintas explotaciones vitícolas para poder trabajar con cantidades más rentables comercialmente y luchar contra la atomización tradicional del viñedo de esta zona del País Vasco. El proyecto está actualmente liderado por los enólogos y productores Guillermo Iturriondobeitia, que cuenta con cuatro hectáreas de viñedo en Arrankudiaga, y Alfredo Egia, con otras seis hectáreas más en Balmaseda, y Oxer Bastegieta. El tercer municipio que aporta viñas es Orozko, donde se encuentra la bodega.

El punto común de estos viñedos es su condición de enclaves de interior, en ocasiones con diferencias importantes entre ellos. Por ejemplo, los viñedos de Arrankudiaga reciben la influencia del mar lo que marca un clima más benigno y con maduraciones más tempranas, pero los de Orozko, pese a estar a solo nueve kilómetros de distancia, resultan más continentales por el hecho de estar situados en un valle que mira hacia la provincia de Álava y bajo la influencia del monte Gorbea que frena los vientos húmedos procedentes del mar. Su microclima está más cercano al de Balmaseda, con viñedos situados en un valle que mira hacia Burgos donde también se registran maduraciones más tardías.

En la mayoría de los vinos de Bizkai Barne la hondarrabi zuri zerratia (o petit courbu) se imponen sobre la hondarrabi zuri. Dice Guillermo Iturriondobeitia que aporta más estructura y grado en su zona, mientras que la hondarrabi zuri no supera los 12,5% vol. y evoluciona peor en el tiempo. También cultivan algo de petit manseng que en la zona se conoce como izkiriot ttipia. Los rendimientos medios se sitúan en torno a los 8.000 kilos por hectárea. La producción, explican, está muy ligada a la profundidad del suelo; suelos menos profundos son sinónimos de rendimientos más bajos.

Bizkai Barne se estrenó como tal en la cosecha 2012 y en la actualidad elabora entre 50.000 y 60.000 botellas anuales. La marca de entrada de gama es Mendiolagan (40.000 botellas, 9 €), un txakoli cítrico y fresco que en algunos mercados se presenta bajo la marca Adore.

La bodega está pensada para elaborar por separado las distintas parcelas y variedades y reflejar la personalidad de los distintos municipios. Otxanduri (3.000 botellas, 11 €) se elabora con la viña de Arrankudiaga e incorpora en torno a un 15% de riesling que da características notas florales y aporta amabilidad al paladar. Egia Enea (12.000 botellas, 14 €) es a la vez un vino de parcela de Balmaseda y un monovarietal de hondarrabi zuri zerratia con mucho carácter de lías (se suele embotellar en agosto del año siguiente a la fecha de cosecha), toques de hierbas en infusión y un paladar más glicérico sin perder acidez. Por último, Lexardi (1.000 botellas, 24 €), también de Balmaseda, es una experiencia de fermentación en barrica que sale con bastante botella al mercado; un blanco con complejidad (pipa de girasol, petróleo, cítricos) y recorrido en boca. La base es hondarrabi zuri zerratia (80%) con una aportación de petit manseng. En bodega están experimentando también con pieles y fermentación y envejecimiento en ánforas.

ARTICULOS RELACIONADOS

La metamorfosis del txakoli
Txakoli: una guía de productores y vinos