Pasión por el vino español

descubre

vino español
en el mundo
Nuevos retos para el vino español tras la supresión temporal de los aranceles De enero a abril de 2020, las exportaciones españolas de vino descendieron un 11,5% en volumen y un 6,5% en valor pero los importadores son optimistas con la economía.  Foto: CHUTTERSNAP en Unsplash 

Estados Unidos

Nuevos retos para el vino español tras la supresión temporal de los aranceles

Bill Ward | Martes 13 de Abril del 2021

Aunque de forma temporal, el fin de los aranceles aporta un poco de luz a la complicada situación que han tenido que afrontar los vinos españoles en Estados Unidos. 

Tras lidiar con lo que la importadora Annette Peters define como "desafíos sin precedentes en la historia", los importadores y distribuidores estadounidenses ven que el levantamiento de los aranceles coincide con la reapertura, lenta pero constante, de la restauración, también de la que apuesta por los vinos españoles. Esta situación se ve favorecida por una recuperación económica prácticamente garantizada, impulsada en parte por un paquete de ayudas frente a la Covid de 1,9 billones de dólares.

Sin embargo, los retos son considerables. La supresión de los aranceles podría durar solo cuatro meses, pero conseguir que el vino cruce el Atlántico en ese período de tiempo podría resultar complicado. "Es muy difícil conseguir contenedores", asegura André Tamers, propietario de De Maison Selections, “así que si persisten los retrasos en el transporte, los vinos que se envíen ahora podrían volver a estar sujetos a aranceles. 

Mientras tanto, a los vinos tranquilos con niveles de alcohol inferiores a 14,1% que llegaron a Estados Unidos entre el 17 de octubre de 2019 y el 5 de marzo se les impusieron aranceles del 25%. Y aunque la mayoría de estadounidenses están ya vacunándose contra la Covid-19, los restaurantes en muchos de estados siguen lejos de funcionar al 100%. 

No obstante, según Tamers, "estos próximos cuatro meses serán fantásticos. Mucha gente se va a apresurar a comprar cosas. Nadie sabe lo que pasará después. Lo que sí hemos aprendido es que no se puede dar nada por sentado”.

Ha sido una lección dura de aprender. Para las bodegas, los importadores, los distribuidores, los comercios y los restauradores, los aranceles y los cierres derivados de la pandemia supusieron un caos doble. Mejor dicho, triple, ya que los despidos en masa y los Ertes han acarreado consecuencias económicas abrumadoras, por no decir nefastas, para millones de consumidores. 

Los efectos de los aranceles fueron inmediatos: De enero a abril de 2020, las exportaciones españolas de vino descendieron un 11,5% en volumen y un 6,5% en valor, según Rabobank Quarterly. A Francia le fue aún peor, con una caída del 13% en volumen y un espectacular descenso del 22% en valor. Mientras tanto, señala Peters, "Italia [no sometida a aranceles] no ha parado de hacer caja". 

Según los importadores, el buen resultado en términos de valor total para España se debe a que las ventas de vino en la gama alta se mantuvieron bastante estables. Además, los grandes productores "hicieron algunas concesiones" en los precios, negociando con sus importadores para asumir parte de los aranceles, añade Peters, presidente de Bourget Imports y Domaines and Appellations en el estado de Minnesota. 

Muchas bodegas "apostaron por el largo plazo", en palabras de un importador, porque entendieron que la combinación de aranceles, Covid-19 y la disminución de la capacidad adquisitiva de la población era una situación temporal. El objetivo final era salir de esta situación con la confianza de sus clientes intacta. 

"En un primer momento se vio mucha generosidad con los vinos españoles, y todo el mundo arrimó el hombro", destaca Tamers. "Todos hemos hecho sacrificios de precio importantes: las bodegas, los importadores y los distribuidores. Y la gente continúa siendo muy generosa”.
Peters también agradece "el sentimiento de lealtad de muchos productores. No se plantearon trasladar su negocio a un país sin aranceles”.

El auge de los vinos tintos

Las ventas de vino iban bien justo antes de la llegada de los aranceles y la Covid-19. Entre 2019 y 2020, Wine.com, el operador online más grande de Estados Unidos, aumentó sus ventas un 114%. En el caso de los vinos españoles, los datos fueron aún mejores, con un incremento global del 136%. "Aunque las cifras siguen siendo inferiores a las de Rioja u otras regiones, los verdejos de Rueda crecieron cerca de un 300% de 2019 a 2020", señala un representante de wine.com.

Durante el periodo de vigencia de los aranceles afloraron algunas tendencias. A medida que crecía el número de consumidores que compraban vino por Internet —los ingresos de wine.com aumentaron un 119% en 2020, hasta los 329 millones de dólares— y disminuía el número de personas que se aventuraban a ir a las tiendas, donde las mascarillas eran obligatorias, las marcas conocidas ganaban terreno. "Los consumidores volvieron a su zona de confort”, añade Tamers.

Algunos ejemplos: Muga registró un año récord en Estados Unidos, según Víctor Ordóñez, vicepresidente de ventas de Jorge Ordóñez Selections. Otras conocidas bodegas riojanas como Marqués de Cáceres y La Rioja Alta, con vinos de precio más elevado, obtuvieron buenos resultados. También lo hizo Protocolo, la marca más económica de Ordóñez ("nuestro llena-contenedores"). "Le afectó el arancel", confiesa Ordóñez, "pero apenas pasó de 7,99 a 8,99 dólares, así que no afectó demasiado a las ventas".  

Los repuntes de ventas en las tiendas casi compensaron la drástica caída de los restaurantes. "Terminamos 2020 sin cambios [en cuanto a ingresos]", dice Ordóñez, “así que lo consideramos un éxito en unas circustancias tan difíciles". 
Otros casos de éxito: Garnachas por debajo de los 12 dólares como Las Rocas y Evodia y vinos en bag-in-box (que por su volumen se libraron de los aranceles) como Tiza Tempranillo, Viña Borgia o varios rosados. El hecho de tener tantos vinos tintos por encima del umbral del 14,1% también ayudó a España.

En cambio, y dejando de lado el albariño —según Ordóñez "la demanda ya superaba a la oferta"— los vinos blancos han sufrido mucho por su menor graduación alcohólica. "No van a destrozar un vino subiendo el grado para librarse de los aranceles," explica Peters. 

Las bodegas pequeñas y menos conocidas, que normalmente se dan a conocer gracias a la oferta de vinos por copas de los restaurantes, son las que se han visto más afectadas por la pandemia y los aranceles. Tamers, entre otros, cree que la reapertura gradual en los próximos meses, junto con la aparición de más restaurantes no convencionales y la creciente popularidad de las tapas, pueden ayudar a que estos pequeños productores vuelvan a despegar. 

Reaperturas en hostelería

El ritmo de reapertura de los restaurantes será por tanto primordial. En diciembre, la Asociación Nacional de Restaurantes anunció que un 17% de los establecimientos en Estados Unidos había cerrado de forma permanente o indefinida a causa de la pandemia. Más recientemente, Nielsen CGA informaba de que en el 92% de los estados hay restaurantes abiertos con distintos grados de aforo en interiores, desde un 2% con todo abierto hasta un 66% con límites. El último informe del Departamento de Trabajo de EE.UU. señala que, de las cifras más recientes de crecimiento en el empleo a escala nacional, más del 70% corresponden al sector de la hostelería, especialmente a restaurantes.

La proliferación de los restaurantes de comida rápida e informal debería ayudar a nuevos y pequeños productores españoles. "La reinvención parece ser el camino de los restaurantes", dice Peters, mientras que Tamers hace hincapié en que "ahora hay oportunidades para que la gente salga de sus ámbitos de confort". 

En cualquier caso, lo peor parece haber pasado, al menos en Estados Unidos, ("El mercado nacional español está mucho peor", afirma Ordóñez), sobre todo si no vuelven los aranceles.

"Nos hemos visto atrapados sin motivo [en un conflicto comercial ajeno al vino]", explica Tamers. "Pero soy optimista con la economía. Los espumosos franceses ya tuvieron que hacer frente a los aranceles hace 30 años, pero ahí siguen".

ARTICULOS RELACIONADOS

André Tamers: “El txakoli cambió la concepción del vino español en EE.UU.”
La lucha por minimizar el impacto de los aranceles sobre los vinos españoles
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: