Bodega Gregorio Martínez | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

La bodega se edifica y estrena en la cosecha 2001 sobre la base de una finca de 150 hectáreas con 32 de viñedo situada en el valle del Iregua entre los municipios de Nalda, Sorzano y Entrena. Es una iniciativa de Gregorio Martínez, empresario riojano con negocios en los sectores de la construcción o las excavaciones que en los años 70 comienza a reunir terrenos en torno a Sorzano, el municipio de origen de su esposa.

El proyecto, en manos hoy de sus descendientes, ha dado un giro de 180 grados pasando de ser proveedores de otras bodegas de Rioja y de contar con una gama de vinos de imagen tradicional centrada en los clásicos indicativos de envejecimiento a incluir una línea muy novedosa impulsada por el enólogo Ricardo Cantera a partir de su incorporación en 2009. Cantera también ha patentado el sistema de extracción y gran ahorro energético que se usa en la bodega. Aprovechando el carbónico de la fermentación impulsa el vino a través de una especie de seta de acero y consigue una especie de “efecto” volcán que permite trabajar prácticamente sin sulfuroso.

El viñedo tiene una ubicación bastante singular en una zona límite de cultivo. Se asienta en una meseta orientada al norte sobre suelos de arcilla roja y arena situada a unos 700 metros de altitud, lo que determina unas vendimias muy tardías, habitualmente no antes de la segunda semana de octubre y que en ocasiones pueden llegar a concluir en el mes de noviembre. La variedad dominante es la tempranillo de la que hay cinco clones distintos con algo de mazuelo y viura, ambas variedades con unas dos hectáreas para cada una.

La gama más novedosa se comercializa bajo la marca Finca Gregorio Martínez (todos los vinos en el entorno de los 9,5 €) e incluye un blanco de viura exótico y balsámico, un rosado de sangrado tanto de tempranillo y mazuelo (la primera fermenta en inox y la segunda en barrica) con 14 meses de crianza, bajo color y mucha acidez; y dos tintos. Son monovarietales de tempranillo y mazuelo respectivamente fermentados en depósitos de acero inoxidable a baja temperatura (casi como si fueran blancos) y que realizan la fermentación maloláctica en el mismo depósito con los hollejos. Ofrecen poco color, pero resultan muy balsámicos, frescos y expresivos (especialmente en el caso de la mazuelo donde se corre el riego de no alcanzar la madurez en una zona tan fresca).

Los dos top, en el entorno de los 22 €, son realmente interesantes. Bajo el nombre Gregorio Martínez Selección Mónica Martínez aparecen un tinto de tempranillo y mazuelo con algo más de consistencia en boca y gran jugosidad; y un blanco de viura de estilo oxidativo con más de 30 meses en barrica y que se elabora casi al estilo de un tinto ya que macera 10-12 días con las pieles. La frescura y acidez característica de la finca es un perfecto contrapunto a las notas de frutos secos, cera y fruta compotada, y augura una buena evolución en botella.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Finca Gregorio Martínez 2013 Blanco
Finca Gregorio Martínez Tempranillo 2012 Tinto
Finca Gregorio Martínez Mazuelo 2013 Tinto
Mostrar todos los vinos

ARTICULOS RELACIONADOS

Una guía para la Rioja del siglo XXI