Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

conoce

todo sobre el
vino español
  • Corpinnat se va de DO Cava. ¿Y ahora, qué?
  • Corpinnat se va de DO Cava. ¿Y ahora, qué?
  • Corpinnat se va de DO Cava. ¿Y ahora, qué?
  • Corpinnat se va de DO Cava. ¿Y ahora, qué?
1. El paisaje del Penedès. 2. Miembros fundadores de Corpinnat. 3. Xavier Pagès, presidente del Consejo Regulador. 4. Xavier Gramona, co-presidente de Corpinnat. Fotos: Corpinnat, Gramona y DO Cava.

Noticias

Corpinnat se va de DO Cava. ¿Y ahora, qué?

Amaya Cervera | Viernes 01 de Febrero del 2019

El último capítulo de la crisis de las Denominaciones de Origen en España ha sido el anuncio esta semana de AVEC (Asociación de Viticultores y Elaboradores de Corpinnat) de abandonar la DO Cava. El divorcio entre cantidad y calidad está servido una vez más. En este caso, además, los tiempos han funcionado en contra.

“Hemos dado este paso porque, finalmente, si nos ateníamos a las exigencias del Consejo Regulador podríamos anquilosar el proyecto de excelencia que hemos iniciado”, ha declarado a SWL Xavier Gramona, co-presidente de Corpinnat

Corpinnat se presentó en sociedad en abril del año pasado bajo la fórmula de una marca colectiva que reivindicaba el terruño y exigencias cualitativas superiores a las de la DO, tan solo dos meses antes de que el nuevo Pleno del Consejo Regulador con Xavier Pagès al frente anunciara medidas para la zonificación del territorio y la segmentación cualitativa del cava. Los contactos y negociaciones que se han mantenido desde entonces (aquí se puede ver la cronología según la versión de Corpinnat) no han permitido encontrar lugares comunes de trabajo. 

El Consejo Regulador rechaza que las designaciones de Cava y Corpinnat puedan convivir en una misma etiqueta. El principal escollo ha sido la delimitación territorial establecida por la marca colectiva, junto a otros elementos como el uso de variedades de uva como la sumoll no autorizadas por el Consejo Regulador.

Pese al divorcio, las dos partes han querido transmitir mensajes positivos. Xavier Gramona asegura que “las parejas se pueden volver a unir” y afirma que mantiene intacta “la ilusión por cohesionar el sector en el futuro”. Por su parte, Xavier Pagès, presidente de la DO Cava, nos decía en una entrevista telefónica: “Tenemos los mismos objetivos y es una cuestión de tiempo; en mi vocabulario la palabra tarde no existe. Las cosas se pueden cambiar desde dentro”.

Confusión

Aunque muy sonada porque con ella se van pesos pesados en imagen y calidad como Recaredo y Gramona, no es la primera escisión que se produce en la DO Cava (ahí están los casos de Raventós i Blanc y Classic Penedès). 

Cuantitativamente, Corpinnat apenas representa el 0,94% de la producción de cava según los datos que aporta el Consejo en su nota de prensa. Pero sí una parte sustancial del cava de paraje calificado, la categoría creada bajo la presidencia de Pedro Bonet para ligar por primera vez el cava al terruño.

Las dos partes coinciden en la complicación creciente que se va a trasladar al consumidor. Si para Xavier Gramona, el resultado será terrible, Xavier Pagès decía que “al consumidor se le está planteando un tema confuso y necesitará contar con información para resolverlo”. Y puntualizaba: “No solo va a pasar en España, sino también en los mercados de fuera”. 

Como si no fuera ya bastante difícil elegir una botella en el lineal, ahora se podrán encontrar hasta cuatro indicativos para espumosos de un territorio similar: Cava, Classic Penedès, Conca del Riu Anoia y Corpinnat, aunque por el momento solo las dos primeras designaciones tienen estatus de denominación de origen. Y esto en el contexto de una oferta creciente de espumosos procedentes de otras regiones españolas (algunas de ellas también con derecho a usar el distintivo Cava) a las que en breve se unirá un nombre tan atractivo como es Rioja.

Contexto y exigencias cualitativas

La filosofía de Corpinnat se basó en la creación de estrictos criterios cualitativos para sus asociados: cultivo orgánico certificado, vendimia manual, precio mínimo de la uva de 0,70 €, 90% de variedades autóctonas, 75% de uvas de viñedos propios o arrendados o un mínimo de 18 meses de envejecimiento que superaba los 15 meses que el Consejo pide a un Reserva. 

Desde su presentación el año pasado, a los socios fundadores (Gramona, Llopart, Nadal, Recaredo, Sabaté i Coca y Torelló) se han unido Huguet-Can Feixes, Júlia Bernet y Mas Candí.  

En esencia, Corpinnat planteaba por vía privada una tarea de zonificación (en su caso aplicada a la zona del Penedès que produce casi el 95% del cava de España) que el Consejo Regulador no había abordado a lo largo de su historia. “La mayoría no lo consideraba necesario porque pensaban que no aportaría un plus, ni nadie quiso dar el paso, pero a mí me parece evidente que es un tema de necesidad”, nos ha dicho Xavier Pagès.

El Consejo está trabajando ahora en la creación de dos categorías para el cava: una “clásica” para productos tradicionales de corte más joven y otra “premium” con los reservas, grandes reservas y parajes calificados dentro de la cual está previsto que se lleve a cabo una zonificación.

No hay que olvidar que una de las debilidades tradicionales del cava ha sido la dificultad de establecer una relación clara entre vino y territorio habida cuenta de que también se puede producir en zonas geográficas y climáticas muy diferentes del Penedès como son las provincias de Zaragoza, La Rioja, Álava Valencia y Badajoz. Otro lastre son los precios bajos en exportación que han dificultado tradicionalmente el acceso a muchos mercados de los productores de cavas de gama alta. A esto se añade en los últimos años la competencia salvaje de un producto tecnológico como el prosecco italiano que se elabora en grandes envases frente a la más costosa segunda fermentación en botella del cava.

Primeras consecuencias y futuro

Lo primero que veremos en el mercado serán los cambios en el etiquetado. Además de sustituir el término Cava por el de Corpinnat, desaparece el sello de paraje calificado para los productores que estuvieran adscritos (la nueva categoría pierde bastiones como Turó d’en Mota, Celler Batlle o Gramona Enoteca).

Los miembros de Corpinnat tampoco podrán utilizar el distintivo de Gran Reserva que era, por ejemplo, uno de los pilares de la comunicación de Recaredo y de todas las gamas altas de las bodegas del grupo. Sí pueden usar el de Reserva y cabe la posibilidad de que lo empleen en la contraetiqueta seguido del número de años de crianza como hacen algunos miembros de Classic Penedès, aunque esto puede plantear problemas en los espumosos de envejecimientos prolongados porque no siempre permanecen igual número de años con sus lías, según explica Xavier Gramona. 

“Esto no estaba previsto”, ha confirmado el co-presidente de Corpinnat. “De hecho, ninguno de nosotros tenemos aún etiquetas ni tapones. La baja la decidimos hace dos semanas en nuestra Asamblea. Ahora se abre un periodo de reflexión y vamos a tener que regular algunas cosas que no estaban contempladas”. Sí se ha decidido, por ejemplo, que las botellas lleven la fecha de degüelle en la contraetiqueta.

La baja efectiva, por otro lado, se ha producido de momento en el registro elaborador de cava, pero no en el de productor de uva (las bodegas de Corpinnat podrían vender uvas a otros elaboradores de la DO), ni en un tercer registro, el de productores de vino base, que promete ser bastante más polémico. 

Xavier Gramona ha confirmado que la salida de la DO no ha frenado la intención de otros productores (“algunos notables”) de unirse a la asociación, aunque dadas las dos auditorías que se exigen, una de ella en vendimia, lo más probable es que tardaremos aún algunos meses en tener noticia de la llegada de nuevos miembros.

Respecto al nombre Corpinnat, que a menudo se ha criticado como poco atractivo y difícil de recordar, Xavier Gramona ha asegurado que no está previsto cambiarlo. “He viajado con la palabra por América y Asia y no pasa nada”, asegura. “No es marketiniano ni fácil, pero está relacionado con el territorio”. Es la suma, de hecho, de los vocablos catalanes “cor” y “nat” (“corazón” y “nacido” en catalán) con el latino “pinna” que dio origen al topónimo Penedès y con los que se ha querido reivindicar que han “nacido en el corazón del Penedès”.


ARTICULOS RELACIONADOS

¿Qué pasa con el cava?
12 nuevos terruños para el cava
Así serán los primeros cavas de paraje
Corpinnat abre la vía de la zonificación privada en España
Nuevos pasos para acotar el terruño en España
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: