Bodega Vallobera | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Con larga tradición vitícola y elaboradora, la familia San Pedro ha dado lugar a toda una generación de productores que trabajan viñedos propios en Laguardia a los pies de la Sierra de Cantabria. Javier San Pedro (su hermano Carlos está detrás de Pujanza y su hijo Javier tiene su propio proyecto desde 2013) fue el primero en dar el salto del mundo del granel de los cosecheros al embotellado fundando Bodegas Vallobera junto a su mujer Ana Ortega en 1990.

Poseen 109 hectáreas de viñedo propio a las que suma otras 80 hectáreas controladas, la mayor parte en manos de amigos y familiares con una estrecha relación con la bodega.

La firma procesa del orden de dos millones de kilos de uva al año. El estilo, fiel a la tradición en Rioja Alavesa, suele primar la fruta sobre la madera que en la actualidad es íntegramente de roble francés. Todos los tintos son monovarietales de tempranillo, la uva reina en el municipio. La bodega, que exporta en torno al 65% de la producción, se ha distinguido siempre por la buena relación calidad-precio de sus vinos.

El buque insignia es Vallobera Crianza (600.000 botellas, unos 8 €), un tinto muy correcto y fácil de beber, aunque su joven de maceración carbónica (400.000 botellas, 6 €) tiene bastante peso en el mercado local y de la zona norte. La gama alta está integrada por Finca Vallobera (90.000 botellas, 15 €), Terrán de Vallobera (7.000 botellas, 30 €), un tinto consistente y con carácter de terruño que se sirve de tempranillos de zonas altas. Tanto éste como el Vallobera Colección Familiar Reserva (3.000 botellas, 33 €) solo se embotella en las mejores añadas.

La gama de blancos incluye un semi-dulce que busca dirigirse a un consumidor joven y menos iniciado, El marido de mi amiga (100.000 botellas, unos 7 € en España); y Caudalía (11,5 €), una de las marcas pioneras en dar más relieve a los blancos riojanos en la década de los 2000.