Bodegas Campillo Rioja Alavesa | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Integrada en el grupo Faustino, Campillo fue, probablemente hasta la edificación de Ysios, la bodega más espectacular que se divisaba desde la villa amurallada de Laguardia (Rioja Alavesa). No hay duda de que en 1990 Julio Faustino Martínez quiso construir su château riojano rodeado de viñedo y con el mayor lujo posible en la edificación: fachada de piedra natural, pórtico con arcos de medio punto, voladizos de madera y sillería, bóvedas de piedra imitando el estilo gótico... El nombre tenía una razón sentimental: Campillo fue la primera finca de la familia.

En su día, los vinos de Campillo significaron un notable revulsivo en la denominación. Ofrecían más consistencia, una mayor estructura y contaban con la proximidad del viñedo. Hoy, con un millón de botellas de producción, puede decirse que reúnen tradición y modernidad. La bodega ofrece la clásica gama de crianza, reserva y gran reserva a la que, con el tiempo se le han ido uniendo otras etiquetas.

Como curiosidad, el blanco fermentado en barrica incluye un pequeño porcentaje de chardonnay (variedad recientemente autorizada en la denominación) junto a las locales viura y malvasía. El Crianza (10 €) y el Reserva Selecta (16 €) son monovarietales de tempranillo criados 18 y 22 meses respectivamente en roble americano. El Gran Reserva (26 €) lleva un 10% de graciano y envejece en roble francés, al igual que el Reserva Especial, que sólo se elabora en los mejores años y que incluye además un toque de cabernet.

La aportación de Campillo al furor de modernidad que vivió Rioja con el cambio de siglo fue el “Raro” Finca Cuesta Clara (33 €), que tampoco se elabora en todas las cosechas y tiene la particularidad de proceder de cepas de tempranillo peludo (se distingue por el envés velloso de la hoja). El Niño de Campillo (7 €) en cambio puede considerarse su contribución a la moda de vinos asequibles y desenfadados impulsada por la crisis. Se juega con una semi-maceracion carbónica para dar más fuerza a la fruta y un tiempo en barrica de siete meses, inferior a lo que se necesitaría para un crianza.

La bodega ofrece una amplia oferta enoturística con distintas opciones de visitas, catas, eventos profesiones, excursiones con almuerzo en el viñedo y posibilidad de actividades personalizadas y a la carta.

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Campillo Selecta Reserva 2007 Tinto