Bodegas Cruz de Alba Ribera de Duero | Spanish Wine Lover

Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

BODEGAS

Ésta es, probablemente, la bodega más atípica dentro del conglomerado vinícola del grupo Zamora Company. En el mercado desde la cosecha 2003 y aunque entre 2009 y 2014 se elaboró un tinto de entrada de gama (Lucero del Alba) que incluía uvas de terceros, Cruz de Alba se ha consolidado como un proyecto de vino de finca a partir de una propiedad de 40 hectáreas, Finca Los Hoyales, ubicada en Padilla de Duero, en plena “milla de oro” de Ribera del Duero.

La finca es el resultado de las compras realizadas a distintos propietarios entre 2003 y 2005. La parcela más antigua plantada en 1963, un vaso reconvertido a espaldera, se destina al top Finca Los Hoyales. El resto son plantaciones en espaldera que datan de 1989 y 2003; todo tempranillo salvo algunas hileras casi anecdóticas de merlot y cabernet. Son suelos muy pobres de arena sobre un subsuelo de piedra caliza, aunque hay zonas con más presencia de arcilla y suelos francos donde se consiguen vinos más estructurados.

Otro gran factor diferencial: Cruz de Alba es el único proyecto del grupo en el que se practica la biodinámica, con especial atención por la homeopatía, pero también por la radiestesia (la misma técnica de captación de radiaciones y estímulos electromagnéticos que utilizan los zahoríes y con la que aquí se intenta conocer las necesidades de la planta) gracias a la experiencia personal del enólogo Sergio Ávila.

Nacido en Quintanilla de Onésimo, donde reside con su familia y donde se ubica la bodega de Cruz de Alba, Ávila estudió agrónomos, pero se orientó a la enología durante los años que trabajó en Bodegas Borsao (Campo de Borja). Su primera añada en Cruz de Alba fue 2006. Su interés por la biodinámica le llevó a realizar distintos cursos y acometer sus propias preparaciones. “He estado enterrando mis propios cuernos hasta 2014, pero a partir de ahí y aunque sigo comprando preparados biodinámicos, me he centrado más en la agrohomeopatía”, explica. Su creciente interés por esta disciplina, y a partir de ella por la radiestesia, tiene su origen en un problema de salud de su hija que, tras un complicado periplo, fue identificado y tratado con éxito por un médico homeopático.

En la viña utilizan riego y cubierta vegetal alternando una calle con sembrado y otra con vegetación natural; labran poco e intentan podar tarde para eludir las heladas de primavera (en la muy devastadora de 2017 solo perdieron un 5% de la cosecha porque podaron el 21 de abril). Usan habitualmente sílice, así como suero de leche para tratar el mildiu. Ávila no es partidario de dar muchos azufrados “porque cierran los estomas de la planta, la asfixian y queman ácido tartárico”. Tanto el trabajo de campo como el de bodega están certificados en ecológico.

Ávila defiende un suelo equilibrado como la base de una viña equilibrada y un vino equilibrado. “Tan malo es el exceso como el defecto”, asegura. “Cuanto más nos acerquemos al equilibrio, menos trabajo tendremos en viña y en bodega”. El principal beneficio de esta filosofía hasta la fecha ha sido el aumento de la acidez y la obtención de pHs más bajos.

La producción, en torno a las 100.000 botellas anuales, convierte a Cruz de Alba en la bodega más pequeña del grupo Ramón Bilbao. El tinto central del proyecto es el Crianza (90.000 botellas, 14,5 €), mientras que del Reserva (unos 28 € en España), que se estrenó con la añada 2012, se elaboran unas 6.000 botellas. Para éste se utilizan las parcelas más arenosas de la finca. En ambos casos se trabaja con mayoría de roble francés y se combinan un tercio de barrica nueva, un tercio de barricas de un año y otro tercio de segundo año. Los tiempos de envejecimiento, no obstante, varían de unos 15 meses en el caso del Crianza a 20 para el Reserva.

Finca Los Hoyales (63 €, no más de 7.000 botellas) procede de una parcela de 1,8 hectáreas, la más antigua de la finca, con un suelo muy pobre y marcadamente arenoso que linda con un pequeño bosque de pinos. El vino fermenta en barricas de 500 litros donde también hace la maloláctica y se cría durante 22 meses sin trasiegos. Destaca por su buena acidez y por una gama aromática con notas herbales que le sitúan entre la nueva línea de riberas que buscan el equilibrio y la frescura por encima de la potencia.

Además de Cruz de Alba, el grupo Zamora Company comprende las bodegas Ramón Bilbao Rioja, Ramón Bilbao Rueda, y Mar de Frades en Rías Baixas.

Los vinos pueden adquirirse en la tienda online del grupo Ramón Bilbao

VINOS CATADOS DE ESTA BODEGA

Cruz de Alba Crianza 2013 Tinto
Cruz de Alba Crianza 2015 Tinto
Cruz de Alba Reserva 2012 Tinto
Mostrar todos los vinos