Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

descubre

vino español
en el mundo
Vinos españoles en Bruselas Winery, uno de los bares de vinos favoritos de Pedro Ballesteros en Bruselas.Photo © G. Miclotte

Bélgica

Vinos españoles en Bruselas

Pedro Ballesteros MW | Sábado 23 de Agosto del 2014

La primera vez que visité Bruselas fue en 1988. En aquella época, el mercado belga estaba completamente dominado por los vinos franceses en todas las categorías. Los vinos españoles era un producto étnico consumido por los numerosos inmigrantes españoles llegados en las décadas de los 50 y 60. Ni eran personas con una particular curiosidad por los vinos de calidad, ni su poder adquisitivo podía compararse al de los belgas. De ahí que la mayor parte de los vinos españoles en ese momento fueran ejemplos baratos y alegres de la posguerra española: tintos con altos niveles de oxidación, sin indicación de origen ni de variedad. Tenían éxito por su precio y por su capacidad para consolar las nostálgicas almas de los inmigrantes. Pero estaba claro que para los consumidores belgas la calidad era sinónimo de vino francés.

Cuando me trasladé a Bruselas en 1993 me encontré que ya había un buen número de españoles de mayor poder adquisitivo que trabajaban para las instituciones comunitarias o para los lobbies de los consejos creados en torno a ellas. Se podían permitir mejores vinos, estaban al tanto de las nuevas generaciones de vinos españoles que se empezaron a elaborar a finales de los 80 y se relacionaban de tú a tú con ciudadanos belgas y de otros países.

También concurrieron otras circunstancias. Como España estaba ya en la UE, resultaba mucho más fácil importar vino. Y gracias al nivel adquisitivo más bajo de España y a la debilidad de la peseta, la relación calidad/precio y los márgenes resultaban lo suficientemente atractivos como para que muchos profesionales empezaran a importar vinos españoles. Además, el número de marcas españolas estaba creciendo y mejorando notablemente.

Luchando detrás de Francia e Italia

Hay muchos más factores, pero vayamos de lleno a lo que nos ocupa. España es hoy el tercer exportador de vino en Bélgica, todavía lejos de Francia e Italia, pero en rápida progresión. La importancia de los vinos españoles en el país es muy diferente en sus distintas regiones. Aunque las cosas están cambiando, hay muy poca presencia de vino español en Valonia, una zona especialmente leal al vino francés. Pero en la más abierta Flandes, los vinos españoles están progresando rápidamente. Por ejemplo, los flamencos beben ahora más cava que champagne (de hecho, consumen más cava per cápita que los propios españoles, pero esto es otra historia). La razón del éxito es la gran relación calidad-precio, pero también se encuentran cada vez más vinos top españoles en los mejores restaurantes flamencos y de Bruselas a precios razonables; y se venden muy bien.  

Centrándome en mi ciudad, Bruselas, se pueden encontrar vino españoles en numerosas lugares pero raramente como primera opción La causa principal es que España no tiene la tradición de Francia. En la mayoría de restaurantes de Bruselas se encuentra la sorprendente distinción entre vinos y “vinos extranjeros”. Por supuesto que extranjero ¡quiere decir que no es francés! Y esto es un buen indicador del peso de la tradición que hace que Francia sea la opción “natural” cuando se trata de vino.

La cocina española es enormemente apreciada en todo el mundo y los cocineros españoles ocupan las primeras posiciones en los rankings internacionales de restaurantes. Pero, por desgracia, ésta es apenas una pequeña parte de la historia. La realidad es que hay muy pocos buenos restaurantes españoles fuera de España. Además, nuestros platos más populares, la paella y la tortilla de patatas, no se han convertido en la base de una restauración asequible en el mundo como ha ocurrido con la pizza y los spaghetti en el caso de Italia. La gozosa elección de la pizza y la pasta por parte de los norteamericanos como su segunda cocina nacional derivó en la expansión de los restaurantes italianos por todo el mundo. Además, los italianos son, después de los franceses, la segunda comunidad extranjera en Bélgica. Tiene gracia también que los productores de vino griegos y portugueses se beneficien de su red de restaurantes locales más aún que los españoles.

Por lo tanto el vino español está entrando en el mercado belga de una manera más lenta y discreta, adaptándose a la realidad de la comida no hispana, conquistando gustos y convenciendo bolsillos. Los mejores restaurantes de Bruselas tienen sin duda una decente selección de vinos españoles. Pero tienen también una selección mucho más amplia de vinos franceses o, en el caso de restaurantes italianos, de vinos italianos.
No son buenas noticias para los elaboradores españoles, pero pueden serlo para los consumidores internacionales. En realidad, los españoles tienen que hacer frente a la falta de una estructura de apoyo, así como a la falta de una tradición histórica entre los consumidores medios (aunque hay un enorme poso histórico, la mayoría de la gente no es consciente de él, pero una vez más ésta es otra historia). La única forma de salir adelante es ofreciendo mejor calidad y, sobre todo, precios imbatibles para una determinada calidad.

Importadores, tiendas y bares recomendados

Todos los supermercados de Bruselas ofrecen una adecuada selección de vinos españoles, la mayoría con marcas de peso: Delhaize, Carrefour y mucho más interesantes para vinos españoles Cora o Colruyt. Los que estén en Bruselas en septiembre no deberían perderse los “foires de vin" organizados por los supermercados; se puede hacer uno con buenos vinos españoles a muy buenos precios. Los supermercados representan más del 70% del vino que se vende en Bélgica 
Pero más allá de la relación calidad/precio, si pensamos en auténtica calidad y vinos originales hay que irse a los importadores. Bélgica es muy rica en importadores, detallistas y bares de vinos. Confieso que a veces me cuesta entender cómo hay tanta gente ganándose la vida a partir de una porción de mercado tan pequeña. En Bruselas se pueden encontrar prácticamente todos los vinos españoles de calidad y cierta relevancia. Piensa en un nombre y encontrarás un importador. Mi favorito es La Buena Vida porque se centra en pequeños productores de calidad. Pero hay muchos más como Alhambra, Vinos Granada, De Coninck, Mafribel, GMF… Y se les puede comprar directamente. Más de 1.000 importadores y una quinta parte trabajando con vino español, imagínense. Vino! Magazine publica un práctico directorio anual y la mayoría de importadores organiza, por lo menos una vez al año, varios días de puertas abiertas en los que se pueden catar muchos de sus vinos de forma gratuita o por una pequeña entrada. El calendario de catas puede consultarse aquí

Los consumidores ocasionales probablemente estarán más interesados en las tiendas y bares de vinos. Que yo conozca hay dos tiendas dedicadas específicamente a los vinos españoles: España Select e Iberjam. Otras tiendas como Ad Bibendum, Palais du Vin, and Vin & Compagnie tienen buenas selecciones de vinos españoles.

Mis bares favoritos son los dos Winery, en los que normalmente siempre se sirven vinos españoles por copas. La última vez que fui tomé una copa de ¡Viñatigo Tintilla de Tenerife! Comocomo y Supermercado son bares de vinos españoles centrados en tapas que merecen la pena aunque deberían dar más originalidad a sus selecciones de etiquetas. Etiquette es realmente impresionante, pero ofrece una selección muy limitada de vinos españoles, mientras que L'Auberge Espagnol, a pesar del nombre, apenas tiene  unas pocas referencias. 

Mis conclusiones: si quieren probar y disfrutar de los vinos españoles, Bruselas es uno de los mejores lugares para hacerlo fuera de España. Pero no esperen que les resulte tan fácil como con los vinos franceses. Hagan un pequeño esfuerzo y obtendrán una gran recompensa.

ARTICULOS RELACIONADOS

Vinos españoles al otro lado del mundo
El vino español vuelve a estar de moda en Estocolmo
Moscú, el reto pendiente de los vinos españoles
Españoles por el mundo, versión vino
Vinos españoles en Suiza, cada vez más calidad
De tapas y vinos españoles por Viena
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: