Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

disfruta

del vino
en España
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
  • 20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
1.Copas. 2. El animado stand de Territorio Albariza. 3. César Saldaña y Beltrán Domecq. 4 a 7. Algunos vinos favoritos. 8. ¿Quién ha llamado al sumiller? Fotos: Y.O.A y A.C.

Vinos recomendados

20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble

Amaya Cervera | Martes 12 de Junio del 2018

Organizada por el Ayuntamiento de Jerez de la Frontera con un presupuesto bastante ajustado, la última edición de la feria de vinos dulces y generosos Vinoble que se celebró del 3 al 5 de este mes estuvo lejos de alcanzar el esplendor y/o la representación internacional de antaño. Sin embargo, fue el escaparate perfecto para certificar el dinamismo de las nuevas generaciones del Marco de Jerez (hay un artículo específico en preparación sobre la cata espectacular que impartieron Ramiro Ibáñez y Willy Perez) y el orgullo de los productores de vinos dulces y generosos, fundamentalmente de la mitad sur del país, que quisieron mostrar sus mejores creaciones. 

En el marco siempre mágico del Alcázar de la ciudad, las catas de esta edición brillaron con especial fuerza, no solo porque mostraron muchos vinos ausentes en los stands de la feria, fuera de mercado o en fase de elaboración, sino por la originalidad de los planteamientos y su invitación permanente a la reflexión -ahí estaba la mano experta de Juancho Asenjo, un asesor de lujo para esta edición de Vinoble, y el apoyo del Consejo Regulador de Jerez.

Faltó, eso sí, información, tanto sobre los vinos presentes en las catas (aunque la calidad y singularidad de lo que había en la copa compensó casi siempre estas carencias) como sobre las catas realizadas fuera del Alcázar que estaban fuera de programa de reservas.

Evidentemente, no pudimos probar todos los vinos del salón, pero esperamos que esta selección sirva de resumen para certificar la magia de los vinos dulces y generosos españoles junto a las nuevas tendencias de vinos sin encabezar del Marco. Hemos indicado en cada caso los vinos catados y reseñados por Yolanda Ortiz de Arri (YOA) o por mí misma (AC). Un último apunte es que algunos de ellos no existen como tal en el mercado, de forma que solo hemos incluido información de compra de los que están a la venta. 

Nuevos vientos en el Marco de Jerez

El stand de “Territorio Albariza” fue uno de los más concurridos de Vinoble. No es para menos si se tiene en cuenta la gran cantidad de novedades que concentraba: los trabajos pioneros de Ramiro Ibáñez y Willy Pérez y su nuevo proyecto conjunto De la Riva, vinos sin fortificar que buscan reflejar el terruño (y cuya inclusión en DO parece ya muy cercana), la nueva gama de manzanillas de añadas por pagos de Callejuela o monovarietales de uvas minoritarias del Marco.

Blanco De la Riva 2016. Bodegas M. Antº De La Riva. El nuevo proyecto conjunto de Ramiro Ibáñez y Willy Pérez, que lleva el nombre de una antigua marca de Domecq, apela a la historia, a la viña y a la albariza pero también a la importancia del factor humano para completar el círculo y obtener lo mejor del terruño. Este blanco de palomino nacido en la mítica viña El Notario, en Macharnudo Alto, se asoleó durante ocho horas en día de Levante para favorecer el estilo de vinos estructurados y raciales que elaboraba esta marca en su día. Tras prensarlo con un rendimiento del 50%, se fermenta en botas jerezanas a temperatura ambiente y se cría 10 meses bajo velo. Con notas de fruta madura, una flor muy fina, hidrocarburos y un postgusto sabroso es un vino largo y con gran personalidad. Teniendo en cuenta que es su primera añada, las expectativas de este vino apuntan muy alto. Y.O.A.

Encuentra este vino por 36,70 € en Andalucía en Vino.

El Muelle de Olaso 2016, Bodegas Luis Pérez. Blanco del pago Carrascal sin encabezar y sin flor que busca mostrar la expresión más pura posible del terruño sin ningún tipo de interferencia. Dentro de la filosofía del proyecto Barajuela de vendimiar con diferente potencial alcohólico en función del estilo de vino deseado, El Muelle se corresponde con la segunda pasada por viña (el vino tiene 14% vol.).  El 80% se trabaja en acero inoxidable mientras que el 20% restante fermentó en bota jerezana. Es todo palomino fino y se elaboraron unas 8.000 botellas. Hay una fantástica definición de fruta y profundidad, muy por encima de la media en esta nueva categoría de vinos. Un blanco serio, con estructura, gran persistencia y mineralidad. Tan sorprendente como imprescindible. A.C.

Encuentra este vino por 9,45 € en Decántalo.

Callejuela Manzanilla de Pago Añina 2014, Bodegas Callejuela. Con asesoría de Ramiro Ibáñez, la gama de manzanillas de añada y pago de Callejuela fue una de las novedades más celebradas de Vinoble. Arranca en la cosecha 2014 con tres expresiones diferentes de los tres pagos en los que los hermanos Blanco tienen viñedo: Callejuela (16 hectáreas), Añina (8 hectáreas) y Macharnudo (4 hectáreas). En escala de intensidad creciente en términos de sapidez y concentración, nos quedamos con Añina, por la sutilidad, elegancia y complejidad con la que es capaz de expresar su terruño. La gama, que sale en estos días al mercado, se va a comercializar en el entorno de 25 € la botella de 50 cl. A.C.

Uva Rey 2014. Primitivo Collantes. Primera añada de un vino que saldrá al mercado a lo largo de 2018 y para el que se baraja el nombre de Socaire Rey. Está elaborado con uva rey, una de las 119 variedades que existieron en el Marco de Jerez antes de la filoxera. Con la ayuda de Ramiro Ibáñez, Primi Collantes ha recuperado material de esta variedad y la ha plantado en los suelos de albariza de su imponente finca Matalián en Chiclana, uno de los municipios de producción del Marco. Fermentado en damajuana y después trasladado a botella sin paso por madera, el mágnum que catamos en Vinoble tenía notas de umami, petróleo y algas y más estructura y cuerpo que la palomino. Triunfó acompañando a una corvina con puré de alcachofas en el muy recomendable restaurante Mantúa de Jerez. Un interesante ejercicio de recuperación de la memoria de jerez por parte de un productor que reivindica la personalidad de Chiclana. Y.O.A.

Mon Amour 2016, Bodegas Forlong. Aunque nos encantó su Dos Palmas 2009 probado en la cata de Ramiro Ibáñez y Willy Pérez, Rocío Áspera y Alejandro Narváez elaboran principalmente vinos blancos sin encabezar con uvas de sus viñas ecológicas en Balbaína Baja, cerca de El Puerto de Santa María. Uno de ellos es Mon Amour, un palomino fermentado en barrica de roble francés con trabajo de lías durante 10 meses y del que se elaboran 1.500 botellas. Las notas florales, de manzana y tropicales de la nariz se complementan con un paladar fresco, cremoso y sápido con buen volumen. Aunque el vino se bebe muy bien ahora, será interesante ver cómo le sienta el descanso en la botella. Y.O.A.

Encuentra este vino por 16,95 € en Doo Wine.

Reliquias y vinos viejísimos

No recuerdo haber probado nunca tantos vinos y soleras viejas en un espacio tan corto de tiempo. La razón es que muchas de las catas programadas, como la de la bodega de San Ginés del Consejo Regulador de Jerez, la de “Reliquias líquidas” de González Byass (la firma además aprovechó el marco de la feria para presentar su botellero histórico) o la de fondillones alicantinos incluyeron vinos particularmente viejos. Éstos son algunos de los que más nos emocionaron.

Barbadillo Reliquia Amontillado. Una de las catas más originales de la feria fue la que bajo el título “Bendita oxidación” combinó espumosos y vinos generosos para explorar primero los beneficios de la crianza biológica y ver a continuación su evolución sin la protección de la flor o la levadura. El estadio más extremo de desarrollo oxidativo estuvo representado por el amontillado más viejo de Barbadillo, descrito por su enóloga Montse Molina como “lo último de lo último”. “No hay nada más viejo”, señaló. Este vino, que incluye vinos de 80 y 100 años, se embotella solo bajo pedido. Es uno de esos vinos de intensidad extrema, casi hiriente, que coquetea con características propias de destilados. Tras la complejísima y espirituosa nariz (frutos secos, mueble viejo, café), lo mejor es la elegancia que recubre toda esa intensidad y la concentración de salinidad que mantiene vivo el concepto de mar. Imposible olvidar esos dos pequeños sorbitos que sirvieron de colofón a la cata. A.C.

Disponible en Lavinia por 1.290 €.

Primitivo Quiles Fondillón Solera 1948 (Alicante). La característica principal de este vino dulce alicantino es su capacidad de alcanzar graduaciones relativamente alta (éste llega a los 16% vol.) sin necesidad de encabezar gracias a lo que Pedro Ballesteros MW, quien condujo la cata correspondiente en Vinoble, calificó de “levaduras Superman”. El perfil es más amable frente al de los generosos encabezados, con concentraciones menos extremas y la amabilidad que aporta su carácter dulce. Con mucha complejidad aromática (especias dulces, frutos secos, notas de pasificación), esta solera iniciada en 1948 fue la más antigua que probamos. La textura aterciopelada es un plus junto a sus toques iodados y salinos. A.C.

Encuentra este vino por 55 € en Licorea

Bota 1948. Colección de la Bodega San Ginés. Una de las catas más singulares de Vinoble fue la que dirigieron César Saldaña y Beltrán Domecq con los vinos de la bodega particular del Consejo. La colección incluye vinos de toda la DO que nacen de la tradicional pisa en la fiesta de la vendimia y que tras encabezarlos a 18º, reposan sin apenas rocíos en la bodega de la sede del Consejo Regulador en Jerez. Uno de los vinos que más nos gustaron fue el de la bota de 1948, la añada más antigua de San Ginés. Con 23º por concentración y 70 años de edad, sorprendió su armonía, finura, equilibrio y complejidad. Como lo definieron Saldaña y Domecq, “un vino para meditar”. Y.O.A.

Oloroso Alfonso 1/6, Bodegas González Byass. “Es el oloroso más fino y elegante que he visto en mi vida”. Podría haber sido una frase de algún sumiller o periodista en el fragor de la exaltación que suscita Vinoble, pero esa afirmación tan contundente la pronunció Antonio Flores durante la cata de “soleras reservadas y vinos finitos” que dirigió en Vinoble. El director técnico de González Byass, uno de los mejores comunicadores de la grandeza del jerez, explicó con su cautivadora retórica que Alfonso 1/6 proviene de seis botas con vino de más de 40 años olvidadas en la bodega. De ellas se han puesto a la venta 950 botellas que concentran elegancia y profundidad a partes iguales en un vino directo y fino que llena el paladar. “Esto debió de ser un mosto para matarse”, concluyó Flores. Y.O.A.

Encuentra este vino por 96 € en la tienda online de González Byass.

Montilla-Moriles

Aunque el producto más característico de Montilla es el vino dulce de pedro ximénez, una cata magistralmente pensada por Juancho Asenjo permitió comparar la evolución de una solera desde su estadio infantil de mosto hasta el extremo del amontillado más viejo (con la particularidad de la zona de que no necesita encabezar sus vinos y de apoyarse en la variedad pedro ximénez frente a la palomino en Jerez). A la vez se exploraron también los dos terruños de calidad de la región, Sierra de Montilla y Moriles Alto, catando en paralelo soleras de Alvear y Gracia Hermanos respectivamente. El terruño también existe en Montilla. 

Alvear Criadera A. Es un lujo que este tipo de vinos que antes solo se podían catar en las bodegas salgan ahora al mercado, aunque sea en cantidades muy reducidas y, como en el caso que nos ocupa, en botellas de 37,5 cl. La Criadera A es el estadio del fino viejísimo o el primero paso del amontillado, el momento en que el vino se desprende del velo de flor e inicia su crianza oxidativa y que en la etiqueta se explica poéticamente como “la flor que se resiste a morir”. En la cata “Historia de una solera” este vino se situó en el estadio 4. Con marcados toques de frutos secos (pasando de la almendra a la avellana) en nariz, el paladar conquista por su sapidez y concentración de salinidad manteniendo la cremosidad y amplitud que caracteriza a los vinos montillanos. Un vino para disfrutar y aprender. A.C.

Encuentra este vino por 15,40 € en Lavinia o vía Wine Searcher.

Gracia Hermanos Amontillado Viejo. Conocido como amontillado de Montearruit, se compró a un cosechero almacenista y envejece actualmente en la bodega número uno de Gracia Hermanos en Montilla, pero no se comercializa como tal. La marca es un homenaje a un militar de la familia Gracia que participó en el asedio al monte del mismo nombre en la guerra de Marruecos. Con 23% vol. y 15 gramos de glicerina la concentración es salvaje y casi hiriente, toda una experiencia en el paladar de lo que el tiempo y la concentración pueden obrar en un vino. No solo hay concentración de alcohol, sino también de acidez y de sabores. Evidentemente, fue el último estadio (el 6) en la historia de la solera. El vino también refleja la mayor potencia general de los vinos de Moriles Alto frente a Sierra de Montilla. A.C.

Toro Albalá Don PX 1973. Para no faltar a la tradición de los PX dulces de Montilla reseñamos aquí este 1973 dentro de la colección de vinos de añada de Toro Albalá. Lo que distingue, en ocasiones, a los vinos dulces de crianza estática de la bodega es la aparición de aromas exóticos más allá de las clásicas notas de toffee y pasas. Aquí hay vainillas, toques perfumados y un original carácter mentolado. Pero quizás, la parte más mágica es su textura aterciopelada y resbaladiza que resulta realmente única. Y junto a ello, el gran atractivo de los PX viejos que es la concentración de la acidez, lo que aporta mucha más frescura y equilibrio. A.C.

Encuentra este vino por 90,71 € en Grau Online

Otros vinos que hemos disfrutado 

Os proponemos ahora un pequeño cajón de sastre de distintas zonas, variedades y elaboraciones que recomendamos probar. 

Manzanilla Pasada en Rama Los Caireles, Bodegas Portales Pérez. Esta manzanilla nace de una pequeña bodega familiar ubicada en una casona-bodega del siglo XVI en el centro de Sanlúcar. Como otros almacenistas, la familia Portales Pérez decidió embotellar sus vinos que antes vendía a otras bodegas a principios de este siglo y poco a poco ha ido haciendo marca y progresando con sus vinos. Para Vinoble 2018 presentaron su nueva manzanilla pasada en rama, 700 botellas con un vino potente y muy sápido con diez años de vejez. Una bocanada sanluqueña de sal y brisa de poniente. Y.O.A.

Encuentra este vino por 18,50 € en Licores Corredera en Jerez (hacen envíos).

Fino Tradición Saca Noviembre Mágnum (Jerez). Lo probamos dos veces y en ambas ocasiones destacó de manera especial. La primera en una cena maridaje en el restaurante Lu donde se impuso como el vino favorito de la noche. La segunda en la cata de espumosos y generosos directamente de la mano de su enólogo José María Quirós. Con entre 10 y 12 años de vejez se corresponde con una solera de 250 botas de las que anualmente se sacan 10.000 litros; 4.000 van a las criaderas de amontillado y el resto se embotella como fino en primavera y otoño. Viene a ser otra expresión de “hasta dónde puede aguantar la levadura” según Quirós. Se suceden las notas oxidativas con fruto secos (avellana, almendra amarga), con alcohol ya evidente en nariz y una deliciosa textura cremosa en boca con el contrapunto de un fino amargor final. Un vino con gran clase. A.C.

La saca de mayo está disponible en Lavinia por 55,90 €

Ariyanas 2012 Dulce, Bodegas Bentomiz (Málaga). Nos vamos ahora al universo de los moscateles dulces de la Axarquía de Málaga y sin alcohol añadido que tiene en Bentomiz, el proyecto del matrimonio holandés formado por Clara Verheij y André Both, uno de sus grandes nombres de referencia. Su dulce más básico (uva asoleada de cinco a seis días, parada de fermentación con frío y reposo en acero inoxidable antes de su embotellado en mayo-junio) brilla especialmente en la cosecha 2012. Hay buena concentración, notas de caramelo, auvados y fruta de hueso, leves toques tostados y, sobre todo, mucha frescura. Excelente la combinación de sensaciones de sol y calor (el suelo caliente de la pizarra y el asoleo) con esa acidez viva que da largura al vino. A.C.

Encuentra este vino por 19,40 € en Vinissimus (botella de 50 cl. con tapón de cristal) o vía Wine Searcher

Trasañejo PX Seco, López Hermanos (Málaga). En el estilo clásico de vinos generosos andaluces, el trasañejo es el vino de crianza más larga de Málaga con una vejez mínima de 30 años. El grado alcohólico alcanza los 20% vol. y hay unos 20 gramos de azúcar residual muy poco perceptibles. Este vino se elabora en versión seca y dulce. La seca es menos cubierta de color, pero con mayor complejidad aromática (frutos secos, carácter oxidativo, toque rancio). El paladar resulta muy serio, con opulencia, toques aldehídicos, más frutos secos (pistacho) y notas iodadas. Un trago reconfortante que se elabora en cantidades muy limitadas: tan solo 2.000 botellas de 37,5 cl. al año. A.C.

Encuentra este vino por 35 € en la web en la bodega.

Teneguía Malvasía Aromática Naturalmente Dulce 2017 (La Palma). La lejanía de Canarias repercute a menudo en un menor conocimiento de los vinos dulces de las islas, pero la malvasía de La Palma (malvasía aromática diferente a la volcánica de Lanzarote pero idéntica a la de Sitges) se merece un mayor interés por parte de los aficionados. Sin irse a sus versiones más envejecidas, este 2017 que no debe estar aún en el mercado nos sorprendió por su pureza varietal, frescura y buena combinación de fruta de hueso y notas herbáceas. El paladar se lleva la palma: intenso, con concentración, buen relieve de futa y excelente acidez y lagura. A.C.

Fuera de carta: dos vermuts y un vino naranja

También hemos querido hacer hueco a elaboraciones más atípicas: dos vermuts con estilo propio y muy recomendables y un vino naranja, no en el sentido de fermentación con pieles, sino de las elaboraciones tradicionales de Huelva.

Ataman vermut, Bodegas Barbadillo. Aunque la consigna oficial de Vinoble son vinos dulces y generosos, muchas bodegas presentaron otros productos interesantes de sus gamas como este vermut Ataman que nace de una nueva solera cuya base son las reservas antiguas de vinos quinados y vermuts de la casa sanluqueña. Con notas de incienso y naranja y un punto amargo muy atractivo, es una versión rejuvenecida y fiel del vermut viejo, del que solo se producen 250 botellas pequeñas (50 €). En la etiqueta de la botella, perfecta para decorar las estanterías de cualquier vermutería hipster, aparece un general de los ejércitos cosacos —la marca la registró Manuel Barbadillo en 1943— que guarda un curioso parecido con Armando Guerra, tabernero de Der Guerrita, agitador del Marco y responsable de alta enología en Barbadillo. Y.O.A.

Encuentra este vermut (50cl) por 12,75 € en Vermut Shop.

Saüc Vermut, Celler La Muntaya. Íbamos a probar el dulce de malvasía de esta bodega de Muro de Alcoi (Alicante) y nos quedamos sorprendidos con su nuevo vermut que se elabora, eso sí, con base de vino de malvasía criado un año bajo velo en barricas de 500 litros y una combinación de hierbas locales que quiere reflejar el paisaje de la Sierra Mariola (tomillo, salvia, hierba luisa y bayas de saúco entre otras). Solo se han elaborado 1.200 botellas, pero se espera aumentar la producción en el futuro. Con 15% vol., tiene un perfil muy mediterráneo y en boca la valentía de apostar por un amargor más claro que recuerda a algunos estilos italianos. A.C. 

Encuentra este vermut por 13,5 € en la web de la bodega.

S Naranja, Bodegas Sauci. El vino naranja existe en Huelva desde 1864, cuando lo lanzó por primera vez Bodegas del Diezmo Nuevo de Moguer, pero poco tiene que ver con lo que entiende la mayoría de la gente por este concepto. El que elaboran las hermanas Montse y Begoña Sauci y otras bodegas en el Condado de Huelva es un vino generoso de licor.  El alcohol con el que se fortifica S Naranja, que mezcla 80% de pedro ximénez y 20% de palomino, está macerado durante dos años con cortezas de naranjas amargas, que contrarrestan el dulzor natural del vino y le dan un amargor cítrico que hace que se pueda tomar como aperitivo y con quesos y postres con chocolate. Para su crianza sigue la tradición de la zona: bocoyes de roble en un sistema de criaderas y soleras con una media de edad de 10 años. Se vende en botellas de 50cl. Y.O.A.

Encuentra este vino por 11,75 € en Vinissimus.

ARTICULOS RELACIONADOS

De bodegas y tapas por Jerez
El día que las albarizas recuperaron su voz
Jerez al completo: una recopilación de artículos sobre la región
Málaga, el tesoro de los vinos dulces
Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
Vinoble 2016 confirma un cambio de ciclo en Jerez
Vinos de Jerez: Guía básica sobre estilos y maridajes
Willy Pérez o la recuperación de la memoria de Jerez
Blancos de Jerez sin fortificar: la mirada a la albariza
2 Comentario(s)
Buscar
CallMeFrasier escribióMiercoles 13 de Junio del 2018 (11:06:42)Un apunte: creo que el amontillado de Gracia es "Montearruit"
Vino y se Quedó escribióMiercoles 13 de Junio del 2018 (11:06:24)Buena selección chicas. Las novedades prometen y mucho. ¡De Jerez al cielo!
 
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: