Pasión por el vino español

disfruta

del vino
en España
Vinos e historias estimulantes para alegrar la primavera Hemos empezado la primavera con un buen número de catas. Fotos: Amaya Cervera.

Vinos recomendados

Vinos e historias estimulantes para alegrar la primavera

Amaya Cervera | Martes 20 de Abril del 2021

No sé si a alguno de nuestros lectores le pasa como a mí y la primavera pone a prueba sus fuerzas. No me atrevo a decir que padezco la clásica astenia que diagnostican los médicos con la llegada de la estación, pero sí experimento una bajada de energía que, a menudo, da vía libre a algún virus para hacer de las suyas. La mascarilla, probablemente, me ha librado de ellos este año, pero no de algunas contracturas y dolores de espalda más molestos de lo habitual. Nada que unas clases de pilates, un buen fisioterapeuta, los habituales paseos con mi perro y un batallón de vinos e historias estimulantes como las siguientes no puedan curar. [De la pandemia ya ni hablo; forma parte del decorado].

Empezamos esta miscelánea con mucho rioja de pequeños productores y clásicos que vuelven. Además, nuevas expresiones para pueblos y variedades y las últimas novedades del siempre inquieto Fernando Mora MW.

9 de marzo. Preludio con Monopole Gran Reserva

En los últimos coletazos del invierno, un día soleado y de cielo “azul Madrid” dio la bienvenida al primer evento presencial de la temporada para un grupo de periodistas en la agradable terraza del restaurante Arzábal junto al museo Reina Sofía. Mesas individuales, separaciones reglamentarias y la alegría de volver a ver a los compañeros en el mundo real (en el virtual coincidimos con relativa frecuencia).  Cvne lanzababa su nuevo Monopole Gran Reserva de la mano de la enóloga María Larrea y del consejero delegado Víctor Urrutia, que se presentó enfundado en la bata de trabajo del laboratorio, tan “vintage” como las etiquetas antiguas que se han recuperado para la ocasión.
 
Cvne lleva elaborando blancos desde el siglo XIX y la marca Monopole se registró en 1915. El particular truco de la bodega en la década de los cincuenta para aportar estructura a las viuras de Haro, que daban vinos ácidos y delgados de poco más de 11% vol., fue añadir una pequeña partida de manzanilla del sur. La falta de demanda llevó a abandonar esta práctica en los ochenta, pero en la cosecha 2014 se recuperó para alumbrar un nuevo, delicioso y sápido blanco al que se bautizó como Monopole Clásico, para diferenciarlo de la versión joven y afrutada que se había mantenido en el mercado.
 
Como contó la enóloga María Larrea, el nuevo Gran Reserva explora la capacidad de envejecimiento de este estilo alargando la crianza a cinco años en barrica vieja y lleva un porcentaje algo mayor de manzanilla: 12% frente a 8-10% en el Monopole Clásico. El estilo es más oxidativo y opulento con aromas a orejones, frutos secos (avellana, almendra) y especias (nuez moscada). El paladar es cremoso y glicérico con fantástica sapidez y un largo final salino. La mala noticia es que solo se han elaborado 778 botellas que, a un precio de 100 €, lo convierten en el vino más caro de la casa. 


A los que no manejamos estos presupuestos siempre nos queda la opción de hacernos con alguna botella de Monopole Clásico (20 €) y envejecerla en casa. Por cierto que el joven básico, a la venta por menos de 6 €, es el blanco para todos los públicos pero sin el toque genial de la manzanilla. Los precios impiden cualquier confusión entre los tres Monopole.

23 de marzo. Microvinificaciones con Tomás Cusiné 

A partir de la experiencia de la bodega familiar de Castell del Remei, una de las grandes fincas históricas catalanas que ya embotellaba cabernets en los años veinte del siglo pasado, la trayectoria de Tomás Cusiné pivota en torno a la Sierra de Prades y a la viticultura de montaña. Allí ha ido creando sucesivamente las bodegas Cérvoles Celler y Tomás Cusiné en territorio de DO Costers del Segre (Lleida) y, al otro lado de la sierra, ya dentro de la DO Conca de Barberà en Tarragona, Cara Nord.  

El último proyecto, que pudimos probar en cata virtual, es una colección de microvinificaciones que explora el potencial de distintas variedades en viñedos de montaña, todos ellos adscritos a viñedos de la bodega que lleva su nombre y que cuenta con certificación ecológica desde 2018.

Fue muy interesante comparar la cariñena Finca Barqueres, de perfil serio, estructurado y mineral y 24 meses de barrica, con la jovial y expresiva Carinyena Fantasía 2020, una versión más aérea, juvenil, fresca y directa, con frutos azules (arándanos) y frescos herbales. La Garnacha del Triangle 2020, de una viña plantada en 1999 a 720 metros y algo de raspón en la vinificación fue uno de los vinos más expresivos o notas florales y especiadas (violeta, pimienta rosa) y excelente carga frutal. Tenía más estructura que la cariñena y un grado alcohólico (15,5%) bastante bien gestionado. 


Entre las variedades internacionales, la Syrah del Moret 2017 nos sorprendió por la expresión floral y de frutas azules pese al envejecimiento en barrica (de 600 litros) y un paladar amplio y amable de muy buena textura, muy diferente de otras syrah mediterráneas más pesadas. El Cabernet del Moret de la misma añada también reflejaba similar amabilidad y opulencia. Según Tomás Cusiné, pese a que la bodega que lleva su nombre en El Vilosell está apenas a cinco kilómetros de distancia de Pobla de Cérvoles, su otro proyecto en Costers del Segre, los vinos son casi opuestos; amables y cremosos los primeros (como es el caso del syrah y el cabernet); más agresivos y necesitados de doma los segundos.   

Probamos también un macabeo brisado elaborado sin sulfitos con toques oxidativos en nariz, pero paladar cremoso. La macabeo es la variedad blanca de cabecera de Cusiné hasta el punto de haber plantado tres hectáreas más y anunciar la próxima salida al mercado de un gran reserva blanco. “Cultivada a 700 metros de altitud, donde puede llegar a alcanzar los 14 y 15 grados, aporta recorrido y es la base estructural de todos nuestros blancos”, señaló.

23 de marzo. Añada 2017 de los vinos de pueblo de Legaris

La ventaja del mundo virtual es que se puede pasar de una cata a otra en un abrir y cerrar de ojos. En apenas cinco minutos, dejamos atrás las montañas catalanas para conocer la nueva añada de los vinos de pueblo de Legaris. La bodega del grupo Codorníu Raventós en Ribera del Duero lleva dando voz a algunos municipios de destacada personalidad desde la cosecha 2015. En esta tercera edición se han mantenido dos de los pueblos iniciales, Alcubilla de Avellaneda en Soria y Moradillo de Roa en Burgos, y se ha cambiado de nuevo el tercero de la colección. En 2105 fue Olmedillo, en 2016 La Aguilera y en esta última cosecha 2017, Peñaranda de Duero.

Según el responsable de Legaris, Jorge Bombín, la cosecha 2017 fue particularmente complicada por las duras heladas de primavera y la vendimia muy temprana que impidió trabajar con grados moderados (todos los vinos llegan a 15% vol.). La maduración más rápida, por otro lado, tiende a minimizar las diferencias entre zonas. De ahí que los pueblos que salieron finalmente al mercado comparten su ubicación en zonas altas y frescas. Estas fueron nuestras impresiones de estos tres tempranillos que se comercializan en el entorno de los 32 € en España.


Peñaranda de Duero 2017. Suelos arcillo-arenosos a 900 metros. Fruta bien madura, pero con ciertas notas frescas y roble discreto acorde con una elaboración que quiere poner de relieve el terruño. Muy fino en nariz y con una boca estructurada, con peso en centro de boca y taninos maduros. 
 
Alcubilla de Avellaneda 2017. Suelos de arcilla roja con alto contenido en hierro a 930 metros de altitud. Frutillos del bosque y hierbas aromáticas sobre un fondo de cacao. Menos opulento que Peñaranda, fluido, con taninos firmes pero abordables. Muy sápido y con personalidad propia.
 
Moradillo de Roa 2017. Suelos aluviales a 970 metros en el páramo. Nariz intensa con frutos negros, regaliz y hierbas secas, sobre un fondo mineral. Con estructura y gran potencial de desarrollo y guarda. 

25-27 de marzo. Riojas silenciosos

Si algo puso a prueba mi resistencia física esta primavera fue una cata tan maratoniana como interesante que recorrió todos los valles y paisajes de Rioja de un extremo a otro de la denominación. El organizador fue Alberto Gi, (en la foto inferior),periodista y cronista de vino en el diario La Rioja y coautor de Vinos Silenciosos, una obra deliciosa que se fija especialmente en los productores anónimos o menos conocidos de la región. Todas las bodegas reseñadas en su libro desfilaron a ciegas a lo largo de tres días en las espaciosas instalaciones de Finca La Emperatriz gracias a la generosidad de la familia Hernáiz que también nos permitió pernoctar en sus acogedoras villas. Madrugar para ver cómo se despierta la granja y pasear hasta el río Oja para sorprender la rutina de un corzo no son cosas que podamos hacer habitualmente quienes vivimos en la ciudad. 


En esta radiografía de estilos, paisajes y tendencias de Rioja los vinos que salieron peor parados fueron aquellos con maduraciones altas y excesos de madera que no permitían entrever variedades y terruños. De todo lo que catamos, me reafirmo en el gran potencial de Rioja para elaborar blancos diversos, originales y con capacidad de guarda, que la tempranillo blanco solo funciona bien en zonas altas y frescas; o que la maturana, pese a ser una gran variedad, interesa poco a los viticultores. 

En Rioja hay sitio para casi todo. Me encantó probar excelentes tintos de maceración carbónica de la cosecha 2020; es una especialidad que hay que defender con orgullo y en la que se puede alcanzar la excelencia. La garnacha en zonas frías y altas es un tesoro (léase Alto Najerilla; Tudelilla, Ausejo y Yerga en Rioja Oriental, y viejos viñedos perdidos por la Sonsierra). Rioja Oriental se reinventa cuando deja de lado la tempranillo y se centra en las variedades de ciclo largo (sobre todo garnacha y graciano, pero también mazuelo). 

Hay muchos rincones que explorar aún en el extremo occidental de la DO y las zonas altas de la Sierra de la Demanda a las que favorece el cambio climático. Por último, con sus limitaciones y contradicciones, las nuevas designaciones de vinos de municipio y viñedo singular, que no parecen tener demasiado atractivo para muchas bodegas consagradas, pueden ayudar a estos productores silenciosos a conocer mejor sus terruños y retarse a elaborar mejores vinos.

Y, lo mejor de todo, la cata fue una inspiración para conocer más paisajes y productores sobre el terreno. Nos va a proporcionar mucho material para futuros artículos y recomendaciones.

6 de abril. Novedades de Frontonio

El Master of Wine aragonés Fernando Mora estuvo un par de días en Madrid presentando sus nuevas añadas y novedades. Con su energía característica, que le ha llevado a reunir en apenas ocho años 65 hectáreas de viñedos tradicionales en vaso en Valdejalón y el municipio de Alpartir en la sierra de Algairén, ha vuelto a dar un vuelco a su gama de vinos en la cosecha 2018.


De entrada, desaparecen algunos vinos cuyas uvas pasan a mejorar otras cuvées. Es el caso del Botijo Rojo Viñas Viejas que ahora se destina al Botijo Rojo a secas; del Telescópico Blanco, que pasa a alimentar la gama de vinos de municipio de Microcósmico; y del Telescópico Mazuela que añadirá complejidad al que se queda como único Telescópico y que desde 2018 es un coupage de garnacha tinta, peluda y mazuela. Con mucha fruta azul, bayas silvestres, florales y la búsqueda de la máxima frescura como bandera, la mazuela o cariñena se trabaja en clave poco extractiva y sin raspón frente a las garnachas que fermentan con raspón y se someten a encubados largos. 

También probamos la garnacha de altura Supersónico 2019 cuyo único cambio significativo es que pasa a envejecer en foudre. Con más carácter de fruta roja y notas herbales, en boca es sabroso y algo más redondo, pero con una acidez vivaz bastante presente que no estamos acostumbrados a encontrar en Aragón.
Mora reflexionaba al respecto para concluir que “la tipicidad es un concepto temporal”. Sus elaboraciones actuales, con raspón y encubados largos, se acercan mucho a las que les relatan los abuelos de Alpartir de una época en la que las despalilladoras brillaban por su ausencia, aunque esos mismos mayores les echan en cara que hacen vinos ¡descafeinados! “La única diferencia es que nosotros vendimiamos antes”, señala Fernando.

La gran novedad de 2018 es Psicodélico, la nueva versión más seria y consistente del vino de sed que acompañó la primera entrega del club de vinos que crearon durante la pandemia y que se apoyó en variedades minoritarias. Es un ensamblaje de cribatinaja, garnacha, robal, macabeo y provechón con 65% de uva blanca que se comercializa fuera de la IGP Valdejalón en el entorno de los 30 €.

De la gama alta, nos gustó la profundidad y mineralidad de Frontonio La Cerqueta 2018, una garnacha que en boca se torna liviana y aérea; y, sobre todo, el finísimo y sorprendente carácter especiado y herbal (cilantro, pimienta rosa, toques picantes) de El Jardín de las Iguales 2018 Tinto. (13,5% vol.). Es la segunda añada tras el 2016 inaugural porque en 2017 no se elaboró. ¡Qué increíble y qué distinta de otra garnacha, la aérea y súper expresiva Quiñón de Valmira 2019, que fascinó en la cata a ciegas de vinos de Rioja unos días antes! No es frecuente tener la oportunidad de probar dos vinos tan especiales en un lapso de tiempo tan corto.

Quienes queráis estar al día de la gama completa de Frontonio, podéis consultar nuestra reseña recién actualizada aquí.

ARTICULOS RELACIONADOS

10 vinos para descubrir esta primavera
15 vinos para celebrar la llegada de la primavera
Más catas de primavera: Murcia, Rioja, Cataluña y una sorpresa en Andalucía
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: