Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

disfruta

del vino
en España
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
  • Enoturismo por tierra, mar y aire
1 y 2. Dormir entre viñedos. 3.Picnic. 4, 5 y 6. Bodegas submarinas. 7. Mercado gaditano. 8. En globo sobre el viñedo. Foto cedidas por las empresas organizadoras y Mike J Sealey.

Experiencias

Enoturismo por tierra, mar y aire

Yolanda Ortiz de Arri | Martes 28 de Julio del 2015

Es verano y para muchos, tiempo de vacaciones, playa y relax. Para los que quieran pasar el tiempo justo en el chiringuito o para los wine lovers con inquietudes más alternativas, algunas bodegas remueven tierra, mar y aire para organizar actividades que vayan más allá de la visita con cata. Eso sí, el mundo del vino sigue siendo el eje central.

Estas son algunas de las más interesantes:

1. Dormir entre viñedos

Desconectar del mundanal ruido sin renunciar a ciertas comodidades y a media hora de una gran ciudad no es tarea fácil, pero la idea de Barraca entre vinyes de reconvertir antiguas construcciones de piedra en los viñedos del Penedès en habitaciones de hotel se acerca mucho a esta experiencia.

Las antiguas barracas donde los payeses guardaban las herramientas y se guarecían de las inclemencias del tiempo no son un alojamiento de lujo. No hay electricidad ni agua corriente, pero sí que hay unas luces para iluminar la barraca, un inodoro seco y agua suficiente para un aseo ligero. También hamacas y zona ajardinada para disfrutar por la noche del cielo estrellado y un par de copas de vino o del desayuno con productos locales que el hotel te lleva por la mañana. Como el acceso es por zonas rurales, a los clientes les entregan una bolsa con un mapa para llegar a su caseta, una linterna para la noche y un walkie talkie (la cobertura de móvil es reducida) por si hubiera alguna emergencia.

Por la mañana se organizan actividades como segway entre viñas, rutas en BTT y senderismo por el Penedès, catas de vino a pie de viña, vuelos en ultraligero y experiencias como viticultor en la finca que los propietarios tienen en el Macizo del Garraf.

Precio por noche: 150 € para dos personas (alojamiento, desayuno y cata de vinos en la taberna del Vinseum de Vilafranca)
Información y reservas: +34 640 717095

2. Picnic entre cepas

Una versión más light de la experiencia de dormir en pleno viñedo es la posibilidad de dar un buen paseo por el campo, disfrutando de panorámicas de la D.O.Ca Rioja que abarcan hasta tres comunidades: Rioja, Navarra y Álava. 
Viña Real, la moderna bodega que el grupo Cvne tiene en Rioja Alavesa, organiza paseos por ocho hectáreas de viñedo situados en el Cerro de La Mesa, en los alrededores de la bodega, terminando con un picnic con tapas y vino en un refugio de madera y metal integrado en la propia naturaleza. Para los que tengas problemas de movilidad, existe la posibilidad de subir al viñedo en un todoterreno.

Duración: 4 horas
Precio: 50 € (hasta 3 años gratuito)
Información y reservas: +34 941 304 809

3. Catar vino de la barrica

Aunque las barricas son un elemento omnipresente en la mayoría de las bodegas con actividades de enoturismo, pocas son las que ofrecen a los visitantes una cata de muestras directamente de barrica. 

Además de la visita convencional, Emilio Moro, en Ribera del Duero, organiza un taller de cata de barrica para que los aficionados puedan aprender las diferencias entre el roble americano y el francés, cómo influye el tamaño de la barrica o tina y los matices que aportan los distintos tipos de de tostado. Tras las explicaciones, los asistentes —nunca más de 10 por grupo— toman una copa de Emilio Moro.

Duración: 1h30min aprox.
Precio: 15 €
Información y reservas: +34 983 878 400

4. Bodegas submarinas

Un barco hundido en el Báltico fue la inspiración de Borja Saracho para crear Crusoe Treasure en 2010, una bodega que “atesora” vinos en el fondo del mar Cantábrico. Cuentan con la colaboración del enólogo riojano Antonio Palacios, que ha seleccionado un tempranillo de Rioja (Crusoe Treasure Classic, 180 €) y un monovarietal de tinto fino de Ribera (Crusoe Treasure Passion, 180 €) con seis meses en madera convencional. La presión y temperatura constantes, la ausencia de luz y ruido y el movimiento suave y constante del oleaje son factores que influyen positivamente en la crianza de vino, aseguran desde Crusoe Treasure. 

Ambos vinos descansan durante un año en el arrecife a 20 metros de profundidad en la bahía de Plentzia (Vizcaya), que puede ser visitado con el barco de Crusoe Treasure a lo largo del año, siempre que la climatología (y el bolsillo) lo permitan. La visita, de unas tres horas de duración, incluye un paseo en barco por el Cantábrico y concluye con una cata de uno de los vinos y una degustación de pintxos (Desde 95 € por persona). Si sólo se quiere probar el vino, Crusoe Treasure también ofrece una cata desde 22 €.

Para los aficionados al buceo —y que tengan una titulación avanzada— la visita Dive CT incluye una inmersión de la mano de un guía para conocer la bodega, ubicada en un ecosistema que alberga mas de 150 especies diferentes. La duración de esta visita es de tres a cuatro horas y, al ser una microreserva marina, está limitada a 20 personas al año. El precio de la experiencia varía mucho, pero para los miembros de clubes de buceo suele rondar los 200 € por persona. Para el/la que quiera impresionar a su pareja y disfrutar de esta experiencia entre dos, la tarifa ronda los 1.000 €.

Información y reservas: +34 94 401 50 40

Una experiencia similar, pero en aguas mediterráneas, es la que ofrece bodegas submarinas Vina Maris. Con salida desde Calpe, organizan excursiones de dos horas en catamarán (59 € por persona) para ir a buscar las botellas que descansan a 30 metros de profundidad en cofres anclados al fondo marino y que después se pueden catar a bordo. Los vinos son ediciones limitadas de dos monovarietales, elaborados por Bodegas Enrique Mendoza en Alicante, de las que se sumergen entre 1.000 y 2.000 botellas lacradas cada tres o cuatro meses: un tinto monastrell (80 € si se compran in situ) y un chardonnay (45 €). 
Como en Plentzia, los visitantes que posean alguna titulación de submarinismo pueden sumergirse junto con un guía para ver la bodega bajo el agua y recoger ellos mismos la botella de vino que luego se pueden llevar a casa.

Además, los que quieran iniciarse por primera vez en el buceo, pueden alquilar un equipo de inmersión y descender entre tres y seis metros acompañados por un instructor mientras que los pasajeros a bordo del barco siguen la inmersión en tiempo real en una pantalla de televisión conectada a la cámara submarina que los buzos llevan consigo. 

Información y reservas: +34 620 999 879

5. Viaje en globo por Rioja

El viñedo riojano a vista de pájaro: es la propuesta que Bodegas Muga ofrece durante los fines de semana y festivos de todo el año. 

Es una actividad que requiere meteorología estable y un buen madrugón; se sale siempre a primera hora de la mañana para evitar las corrientes térmicas generadas por el calor del sol durante las horas centrales del día. Todo el grupo participa en el montaje e inflado del globo, que llevan unos 20 minutos. La recompensa es un paseo por las nubes de una hora aproximadamente con la calma total y unas vistas impresionantes de la sierra Cantabria, el río Ebro y los viñedos.

Tras el aterrizaje, un vehículo de seguimiento recoge a los pasajeros para disfrutar de un almuerzo y una visita a la bodega.

Precio: 160 € por persona. Niños de 5 a 12 años: 110 €.
Se puede fletar el globo por 650 €.
Información y reservas: +34 941 30 60 60

6. Vuelos en avioneta por Utiel-Requena

La bodega Pago de Tharsys junto con la almazara ecológica OliOli y la Ruta del Vino de Utiel-Requena organizan entre marzo y septiembre una jornada de enoturismo en el aire, sobrevolando el Parque Natural de las Hoces del Cabriel, uno de los parajes más bellos de la Comunidad Valenciana. Tras el vuelo de unos 40 minutos de duración, se hace una visita guiada a la almazara ecológica Oli Oli.

La actividad finaliza con una visita a Pago de Tharsys, una de las bodegas que ha contribuido notablemente a construir una imagen de calidad para los cavas elaborados en el municipio de Requena (Valencia) y que también elabora vinos tranquilos. Al finalizar la visita tendrá lugar una degustación de sus vinos y embutido de la comarca.

Precio: 133,50 € por persona. Con una noche de alojamiento en el Hotel Rural Pago de Tharsys y una cena degustación, el precio es de 215 € por persona.
Información y reservas: +34 962 303354

7. El viñedo mediterráneo a vista de pájaro 

Otras opción de disfrutar del paisaje de viñedos y mar Mediterráneo desde el aire es la que ofrecen las bodegas Alta Alella, en la provincia de Barcelona. Desde Granollers, un helicóptero despega hacia la Sierra Litoral y las montañas de la DO Alella. Una vez en la bodega, los participantes —un máximo de cinco— visitan primero la finca y los viñedos en 4x4 y después las instalaciones de la bodega, donde se catan tres vinos y cavas. El regreso se hace también en helicóptero. 

Precio: desde 165€ /persona
Reservas: +34 93 5167044

8. Cocina con vinos de Jerez

El vino y la gastronomía son tan complementarios que es difícil entender el uno sin el otro, por eso esta experiencia, organizada por la Ruta del Jerez y el Brandy, es perfecta para foodies y aficionados al vino. Comienza con una visita y cata de tres vinos en la bodega jerezana Díaz Mérito y continúa en un mercado local, en busca ingredientes locales para el almuerzo. Una vez entre fogones, el chef explicará las elaboraciones que después se sirven maridadas con los vinos de Jerez. 

Precio: 65€ /persona
Duración: 4h30min
Información y reservas: +34 956 328780

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Existe la copa ideal?
¿Quieres ser viticultor por un día?
Alta Alella: La búsqueda de la expresión del territorio
Arquitectura e interiorismo al servicio del vino
Bodas entre barricas
Descorchando 10 experiencias para amantes del vino
Diez planes de enoturismo para este verano
Ruta SWL: los vinos y la gastronomía de Mallorca
1 Comentario(s)
Buscar
Enoturis.com escribióMartes 28 de Julio del 2015 (11:07:17)Nos encantan las buenas propuestas de enoturismo. El turismo de interior está cargado de la mejor gastronomía, buenos vinos, naturaleza y arte. Desde Enoturis animamos a practicar este tipo de turismo "slow" y "a fuego lento" para reencontrare con lo auténtico.
 
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: