Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

disfruta

del vino
en España
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
  • Novedades que merece la pena probar estas Navidades
Nuestra selección de novedades para estas fiestas. Fotos: A.C. y Y.O.A.

Vinos recomendados

Novedades que merece la pena probar estas Navidades

Yolanda Ortiz de Arri | Martes 17 de Diciembre del 2019

Aquí va una selección de vinos nuevos (o muy poco conocidos) con los que hemos disfrutado este año y que creemos que aportan algo nuevo a sus zonas y categorías, ya sea por filosofía, estilo y/o calidad. Os contamos también las historias que hay detrás para que podáis hacer vuestro particular relato en la mesa navideña. La lista es un trabajo conjunto de Amaya Cervera y Yolanda Ortiz de Arri; en cada caso se indica la autora de los comentarios.

Espumosos

Kimera Garnatxa Espumoso Ancestral, LMT Wines y Gonzalo Celayeta Wines. Luis Moya es un productor artesano y “nómada” de Navarra que elabora vinos en diferentes lugares. Junto con su amigo Gonzalo Celayeta, enólogo de la cooperativa de San Martín de Unx, elaboran los Kimera, una serie de vinos que comenzó con una garnacha tinta a la que ahora se le han unido dos espumosos ancestrales, uno con garnacha blanca y este rosado que recomendamos, que mezcla 80% de garnacha tinta y 20% de garnacha blanca. El vino, cuyas uvas provienen de San Martín de Unx, se cría con sus lías durante 10 meses en botella antes del degüelle y no se le añade sulfuroso.  Con un color profundo, fiel a la tradición de los rosados de Navarra, es un vino directo, con fruta roja golosa y expresiva y está pensado para ser disfrutado sin pretensiones. Perfecto como aperitivo. Solo 700 botellas pero a un precio de lo más asequible. Y.O.A.

Encuentra este vino en Vinissimus por 14,70 €

Julia Bernet 130 2013 Brut Nature (Corpinnat). No son nuevos, pero sí desconocidos. El último productor en sumarse a Corpinnat es un caso totalmente atípico en el Penedès y se acerca más al modelo de los champagnes de viticultor. Xavier Bernet y su mujer Cristina cultivan siete hectáreas en las montañas del Ordal, la prolongación natural hacia el interior del macizo del Garraf. En esta orografía abrupta y de pequeñas parcelas elaboran solo con sus uvas unas 40.000 botellas de espumosos y vinos tranquilos. En los primeros hacen básicamente dos ensamblajes: uno de chardonnay y xarel.lo y otro con sus mejores xarel.los destinado a un envejecimiento más prolongado. De aquí sale este Julia Bernet 130 que en las mejores añadas continúa su crianza para convertirse en el top María Bernet (unos 47 €).  Con un precio fantástico, el 130 es perfecto para adentrarse en la filosofía de esta casa. Pan tostado, hinojos, fruta blanca, muy entero. Burbuja muy integrada, agradable textura, muy seco, con punto amargoso en final. Está en un gran momento. 5.000 botellas. Indican fecha de degüelle en todos sus vinos. A.C.

Precio de venta en bodega: 22 €. En Vinissimus quedan unas pocas botellas a 18,80 €.

Clímax 2016 Brut Nature, Can Ràfols dels Caus (sin DO). La salida de la DO Cava de esta bodega imprescindible del Penedès ha sido una de las noticias de finales de este año. Sin alinearse con ninguna de las alternativas existentes para espumosos en la zona, el movimiento responde a una nueva línea de trabajo iniciada en 2016 para reestructurar su gama de espumosos. El objetivo, según la gerente Rosa Aguado, es “expresar el carácter del Macizo del Garraf a través de las burbujas”. Con certificación ecológica y de añada y fecha de degüelle en la etiqueta, la nueva marca es Clímax, que incluye un rosado de pinot noir y este blanco apoyado en xarel.lo con un 25% de macabeo y un 5% de chenin blanc. Presentación bastante rompedora, sobre todo por el uso del color en cápsula y etiquetas; en la copa un perfil más fresco, directo y mineral, con más peso de la uva que de la crianza, acidez cítrica y final con notas de tiza y de piedra seca. Son vinos que salen en estos días al mercado y que se beneficiarán de un cierto desarrollo en botella para ganar complejidad. Otra reivindicación terruñista en el turbulento escenario de los espumosos españoles. A.C.

Precio: 24 €. Distribuidores: Vila Viniteca y Alma Vinos Únicos. Se podrá encontrar también en Vins y Licors Grau.

Pere Ventura Gran Vintage Gran Reserva 2012 Brut (DO Cava). Este cava fue la estrella en una comida de prensa organizada por la DO Cava en Madrid en junio para anunciar su intención de zonificar sus variados territorios. Es la primera cosecha en el mercado de este gran reserva que no se elaboró en 2013 y que desde la añada 2014 (con la que convive en el mercado) tiene la categoría de cava de paraje calificado. Las uvas proceden de 5,8 hectáreas repartidas en cinco parcelas de la finca Can Bas en Subirats (Penedès), todas ellas cepas viejas con certificación orgánica. Este brut con niveles bastante bajos de azúcar (4,5 g/l) muestra la mejor cara de una larga crianza con finas notas tostadas y de panadería sobre un fondo cítrico. Destaca la amplitud y cremosidad de la burbuja, con un muy buen equilibrio azúcar-amargor-acidez. La botella, con relieve de rombos es un diseño patentado que se utiliza en toda la gama de largas crianza de la bodega (base de cepas viejas, levadura naturas y 43 meses crianza). Habrá a quien le encante y quien la considere demasiado ostentosa. En nuestra opinión, el contenido se defiende muy bien solo: un gran cava para llevar a la mesa estas Navidades. A.C.

Encuentra la cosecha 2012 por 54,90 € en Lavinia y por 57,20 € la 2014 en Vinissimus.

Otras burbujas novedosas de las que hemos hablado con cierto detalle este año en SWL incluyen Izar-Leku, el espumoso que elabora Artadi con hondarrabi zuri en Zarautz, y Mas del Serral, el espumoso más puro y radical de Pepe Raventós. Ambos aparecen reseñados al final de este artículo. El primero se puede encontrar por 22,40 € en Vinissimus; el segundo por 1303 € en Vinoselección

Blancos 

UBE Paganilla 2018, Cota 45 (Sin DO). Ramiro Ibáñez es una de las nuevas voces en la recuperación de la memoria vínica del Marco de Jerez y uno de los productores más respetados entre los aficionados y conocedores de los vinos del sur de España. En sus vinos busca expresar el terruño y las características de la añada como en este nuevo Ube Paganilla, un vino blanco de de añada, al estilo de las manzanillas antiguas, con flor, sin encabezar y de trago largo. Este 100% palomino fino procede del pago de interior Paganilla, una viña con alto contenido en albariza de barajuelas, que otorga sapidez y longitud a los vinos y tosca cerrada. UBE Paganilla completa el cuarteto de vinos UBE, que incluye dos blancos de pagos costeros (UBE Miraflores y su hermano mayor UBE Carrascal) y UBE Maína un pago de interior en Sanlúcar, que da vinos vibrantes, con sapidez y músculo. UBE Paganilla podría definirse como el vino de introducción a UBE Maína. Como el resto de sus hermanos, este vino pasa nueve meses en botas viejas y cría una leve capa de velo de flor que afina el paladar pero no domina, de ahí que sea un excelente vino para introducirse en la fascinante historia y carácter de los vinos de Jerez y Sanlúcar. Como es una añada con poco grado, Ibáñez añadió un poco de sulfuroso antes de embotellar. Y.O.A.

Encuentra este vino en Licores Corredera por 14,20 €.

Vino Atlántico 2018, Península Viticultores (DO Bizkaiko Txakolina). El dúo formado por los Masters of Wine Andreas Kubach y Sam Harrop se ha revelado como un tándem particularmente activo en los últimos años. Les distingue su gran conocimiento del vino a nivel internacional, que les permite resaltar elementos diferenciales en distintas regiones españolas para elaborar vinos de precios muy moderados y con enfoque muy claro de mercado. Esta rara mezcla de pragmatismo y autenticidad la han puesto ya en práctica en Uclés con Bodegas Fontana, en Rioja con el empresario Gorka Izagirre (Badiola), en Gredos y ahora también en Bizkaia con un blanco que elaboran en la bodega de su socio Gorka Izagirre. Aquí se han decantado por un vino parcelario (la viña está en Amorebieta) de hondarrabi zuri zerratia (petit courbou) con claves aún tan poco habituales en las etiquetas vascas (el diseño es terruñista e innovador) como las que hacen referencia al viñedo, variedad, suelos y, más interesante aún, al concepto de vino atlántico. Fruta madura con relieve, pero con marcado carácter cítrico que ofrece el perfil fresco que se espera de la zona. Lo mejor, el final salino que invita a seguir bebiendo. Algo menos de 13.000 botellas. A.C.

Encuentra este vino por 15,95 € en Ideavinos.

Villota 2016 Blanco, Viña del Lentisco (DOCa. Rioja). Una de las grandes revelaciones del año aunque, como muchos de los vinos que figuran en esta selección, de producción reducida (1.500 botellas). Es una prueba más del potencial de Rioja para elaborar blancos muy personales y con capacidad de guarda. Aunque esta añada convive en el mercado con 2017, la 2016 tiene plus de evolución en botella que aporta mayor complejidad y aún le queda mucha vida por delante. Los Villota, fundadores de Contino junto con Cvne, aportaron su extensa finca familiar de La Serna situada a orillas del Ebro. Tras la toma total de control de la sociedad por parte de Cvne, han lanzado su propio proyecto con los viñedos colindantes que permanecen en sus manos. En la elaboración de este blanco tienen como asesor al que fuera enólogo de Cvne Basilio Izquierdo. Villota 2016 es un blanco puro y limpio con carácter cítrico y finos ahumados que evolucionan a notas florales y de talco. En boca, la acidez le da recorrido y verticalidad; hay además una textura tizosa muy característica que aporta mucha personalidad. Fermenta y se cría seis meses en barricas de 500 y 225 litros. A.C.

29,95 € en la tienda de vinos Mantequería Manzano de Madrid

Rofe Blanco 2018, Puro Rofe (DO Lanzarote). Uno de los proyectos más singulares del vino español en estos últimos años, Puro Rofe busca expresar el espectacular paisaje volcánico y las variedades autóctonas de Lanzarote, trabajadas de manera sostenible por un puñado de viticultores locales en cooperación con un distribuidor (Rayco Fernández) y un enólogo (Carmelo Peña) de Gran Canaria. Aunque técnicamente en 2017 hubo una primera añada de Rofe que viajó íntegramente a Estados Unidos, realmente fue 2018 la que empezó a dar forma al estilo de vinos que este colectivo quiere hacer. Rofe es su vino de isla, en el que se mezclan uvas -principalmente malvasía (65%) y diego (35%)- de diferentes viñedos de la isla. Vendimian primero la malvasía para mantener su frescor y evitar un exceso de aromas exuberantes y la mezclan con diego, una variedad que destaca por su buena acidez, y un pequeño aporte de listán blanco. Todas se pisan con los pies en el lagar tradicional de la bodega antes de prensarlas evitando la fermentación maloláctica y usando solo levaduras naturales y sin filtración ni clarificación.

Con un punto mineral y reductivo habitual en los vinos de terruño del archipiélago, Rofe Blanco es un vino fresco y con notas cítricas y salinas, amplio y con buen volumen de boca. Personalidad a raudales en este blanco del que se pusieron en el mercado unas 3.500 botellas. Y.O.A.

Encuentra este vino en El Sumiller por 34,90 €.

Tras los Muros 2017, Pazo Señoráns (DO Rías Baixas). La última novedad de Pazo Señoráns, bodega icónica de Rías Baixas, la firma Berta García, la nuera de Marisol Bueno y esposa de su hijo Javier. Ingeniera química de formación, tras trabajar 10 años en el sector farmacéutico dio un giro a su carrera para formarse como enóloga en Tarragona y ampliar su experiencia con estancias en bodegas míticas francesas como Haut-Brion (Burdeos) y Louis Latour (Borgoña). Todas sus inquietudes se han traducido en un albariño parcelario y trabajado en madera muy a la borgoñona (barricas de roble francés y del Cáucaso de 225 y 350 litros con bâtonnage variable en función de las características de la añada). 

Un blanco con muy buen desarrollo en copa al que hay que darle tiempo y que tras los toques ahumados iniciales evoluciona a notas de pera y pimienta blanca. El componente cremoso del trabajo de la madera está resuelto con mucha elegancia y bien sustentado por una acidez que, sorbo a sorbo, va cobrando protagonismo en final de boca. Buen potencial de envejecimiento en botella (¡cómo nos gustaría probarlo a 10 años vista, al lado de la cosecha correspondiente del Selección de Añada, el tradicional blanco de guarda sin madera de la casa!). En lo que respecta al precio, marca un nuevo techo para la bodega. Se han elaborado 3.000 botellas y 60 mágnums. A.C.

Encuentra este vino por 42,90 € en Bodeboca

Otro blanco muy destacado que salió al mercado este año fue El Jardín de las Iguales 2016 de Bodegas Frontonio (dedicamos un extenso reportaje a la bodega en junio de este año), que se elabora a partir de un viñedo de macabeo que han datado en 1890 y que dota al vino de una profundidad fuera de lo habitual. Solo 900 botellas y 175 € en Decántalo. En este apartado también incluimos La Otea de Isaac Cantalapiedra, un viñador que trabaja en La Seca y cuyos vinos están fuera de la denominación Rueda. Este verdejo, que saldrá a la venta a principios de 2020, procede de una viña plantada hace 150 años en pie franco con suelos de arena y un pH de 2,86. Muy buena complejidad y volumen. 

Tintos

La Dula Viñas de Altura 2018, Sierra de Toloño (DOCa Rioja). Sandra Bravo es una viticultora y enóloga de Rioja con una querencia especial por las garnachas de montaña que cultiva en Rivas de Tereso, a los pies del antiguo monasterio cuyas ruinas se erigen en la Sierra de Toloño. En 2015 compró La Dula, una viña con garnachas plantadas en 1944 de la que elabora uno de sus vinos de parcela. Le gustó tanto el resultado con esta variedad, antes bastante habitual en esta zona fresca de la Sonsierra, que decidió buscar más parcelas similares. Ahora acaba de sacar al mercado la primera añada (2018) de La Dula Viñas de Altura, una garnacha crujiente que es pura frescura y disfrute. Para hacerla, compra uvas de cuatro parcelas de viña vieja en suelos de arcilla blanca de origen calcáreo en Rivas y las fermenta despalilladas sin sangrar en tinos de 1.200 litros. Para redondear el vino, lo cría en tinajas de barro, un recipiente poco habitual en Rioja pero que a Sandra le gusta para conseguir este perfil de vino etéreo, sutil y vibrante en el que resalta la delicadeza de la fruta. Y.O.A.

Encuentra este vino en Tiza y Flor, Viños Vivos y Arane por 18 €.

Fuente de los Huertos 2017 Tinto, Ca’ di Mat (DO Vinos de Madrid). Un vino cautivador dentro del nuevo proyecto de Curro Bareño y Jesús Olivares (Fedellos de Couto y Peixes en Ribeira Sacra y el valle del Bibei en Galicia) junto a Gianpaolo Armando (su presencia explica el nombre italiano que quiere decir “casa de locos” en dialecto piamontés) y su mujer Victoria en San Martín de Valdeiglesias, en la vertiente madrileña de la Sierra de Gredos de donde ella es originaria. Esta garnacha aérea y fragante (piedra pómez, pétalos), a tono con el estilo delicado que practica este dúo de enólogos, procede de un viñedo en ladera orientado al noroeste. La fuerza de las viñas viejas (más de 70 años) y los suelos de granito con cuarzo se alían en un paladar refinado, con mucha mineralidad y persistencia. Son 1.500 botellas a un gran precio para lo que hay en la botella. Existe un segundo vino parcelario Andrinal (garnachas algo más viejas en granito rosa y más altitud, cultivadas en una especie de meseta) que es aún más profundo y mineral, y también algo más caro. A.C.

Encuentra este vino por 19,90 € en Lavinia (Andrinal por 28,90 €).

Magna Vides 2016 Tinto (DO Ribera del Duero). Uno de los nuevos proyectos que merece la pena seguir en Ribera del Duero a cargo de la joven pareja formada por Pablo Arranz (oriundo de la región) y su mujer Andrea Sanz. Su vuelta a los orígenes para convertirse en viticultores en La Aguilera, uno de los pueblos con mayor patrimonio de viña vieja de la DO, les ha llevado a cultivar 20 hectáreas en esta zona. Aunque venden gran parte de sus uvas a bodegas de renombre de la región, este tinto es un buen ejmplo de que en Ribera hay lugar para estilos muy diferentes. Estamos ante un tempranillo con 5% de albillo que combina uvas del paraje de Sotillejo con el toque más fresco y perfumado de El Sardal, su grand cru particular en el valle del Gromejón. Este 2016 se caracteriza por su carácter de fruta madura muy bien definida (mora, violeta, ciruela, regaliz negro), pero sobre todo por su frescura y la excelente tensión en boca. A.C.

Encuentra este vino por 29,50 € en Bodega Abierta

La Zorrera 2015, J. Chivite Family Estates (3 Riberas). Es la nueva y primera garnacha tinta monovarietal de Chivite en Navarra, pero que se comercializa con el indicativo 3 Riberas. Es un vino parcelario de Finca Legardeta, en Tierra Estella, una de las zonas más frescas y septentrionales de Navarra. El viñedo, de 6,5 hectáreas y orientación suroeste que se extiende entre los 487 y 550 metros en una ladera con un 17%-22% de inclinación plantada en el año 2.000 con una selección de clones poco productivos sobre suelos arcillo-calcáreos con contenidos relativamente altos de caliza activa. El estilo es el opuesto al vino anterior, estructurado, con peso en boca y marcado carácter mineral, pero con altísima acidez que le da viveza y recorrido (tiene un pH de 3,2 más propio de blancos y 15% vol). Un tinto muy entero, con aromas de mora madura y frutos silvestres (zarza), pero con mucho nervio y buenos mimbres para desarrollarse en botella. Se han elaborado 5.283 botellas de la zona más alta de la parcela. A.C.

Encuentra este vino en El Despacho Clandestino de Madrid. Precio alrededor de 35 €.

Aliaxe Fabaiños 2017, Bodegas Fulcro (Sin DO). Este vino no está aún en el mercado, pero no queríamos dejarlo fuera porque es uno de los tintos más fascinantes que hemos probado este año. 

Los viticultores de cierta edad de Sanxenxo (Pontevedra) recuerdan que en Fabaiños sus abuelos plantaban variedades tintas porque es un paraje muy resguardado de los vientos, pero la filoxera y posteriormente el éxito comercial de la albariño hicieron que la zona se replantara con la variedad estrella de Rías Baixas. Por suerte para los aficionados al vino, algunas plantas de espadeiro consiguieron sobrevivir y caer en manos de Manuel “Chicho” Moldes, un productor artesano que elabora vinos frescos de terruño en el valle del Salnés.

Son viñas con más de 200 años y con ellas elabora un finísimo y delicado monovarietal que cría durante 12 meses en una barrica usada de roble francés y después embotella con 11,5% vol. Es un proceso similar al de sus otros tintos pero en este caso, la extracción es más larga dando lugar a un vino en el que destacan las notas florales y de violetas con un equilibrio y una increíble pureza de aromas y sabores. Al ser viñas tan viejas y quedar tan pocas, la producción es muy pequeña pero la buena noticia es que Moldes está utilizando este clon de espadeiro para plantar otras viñas. Y.O.A.

Aliaxe Fabaiños 2017 saldrá al mercado en primavera de 2020 a un precio aproximado de unos 37 €.

La Gándara 2016 Tinto, Fuentes del Silencio (Castilla y Léon). Una mencía llena de originalidad por un gran número de motivos. De entrada, está fuera de su zona habitual de cultivo en las cuencas del Miño y el Sil. Situado en León y muy cerca de la Bañeza, el valle del Jamuz, pertenece a la cuenca del Duero y es, por tanto, un paisaje mesetario en el que la viña se cultiva de los 830 a los 1.000 metros. Es, por tanto, la mencía más alta de España. La Gándara, además, procede de un viñedo especial y muy viejo con algunas cepas prefiloxéricas situado justo encima de una bodega excavada en la roca. El suelo, de arena y arcillas muy rojas, está en una zona de antiguas minas romanas y, según los análisis realizados, tiene una vida microbiana muy diferente y activa (las levaduras que realizan la fermentación en este vino no son saccharomyces). De color bastarte abierto, es un vino realmente diferente con aromas herbales de tipo marino que recuerdan a las algas, muy sápido, aéreo y terroso a la vez. No es, desde luego, un vino para todo el mundo, pero probarlo es una experiencia fascinante. A.C.

Encuentra este vino por 47,50 € en Bodeboca.

En tierras mediterráneas, nuestro gran descubrimiento del año fue Viña El Veneno Monastrell 2017 de Pepe Mendoza Casa Agrícola (consulta nuestro reportaje de septiembre; 25,95 € en Decántalo). En una gama de precio mucho más alta, en 2019 también salió al mercado el nuevo vino de paraje Mas de la Rosa de Torres Priorat que fue una de las novedades destacadas en la presentación de la nueva clasificación de la DOQ Priorat Les Noms de la Terra

Dulces y generosos

Fino Caberrubia, Bodegas Luis Pérez (DO Jerez-Xeres-Sherry). Cualquiera con un mínimo interés en los vinos de Jerez seguro que ha oído hablar del fino La Barajuela 2013, un vino que rompió moldes cuando salió al mercado por ser de añada (la mayoría se crían el el sistema de criaderas y solera) y no estar fortificado como es habitual en los vinos de crianza biológica actuales. Su grado alcohólico, 15%, surge de forma natural, asoleando la uva. Etiquetado como NV (Non Vintage), Fino Caberrubia es una mezcla de vinos de varias añadas -una práctica más habitual en Champagne que en Jerez- de una bota de 2013, dos botas de 2014, una de 2015 y dos de 2016, cada una aportando diferentes matices al vino. 

Las uvas proceden de la Viña El Corregidor, en el pago Carrascal de Jerez, con suelos de albariza de barajuelas. Con más fruta en boca y que otros finos (notas de manzana y fruta blanca) por el asoleo, la presencia de la flor es menos evidente aunque tiene la sapidez y la estructura que se encuentra en este tipo de suelo y en las añadas de La Barajuela. Caberrubia tiene un precio mucho más accesible que La Barajuela 2016 (la actual en el mercado, 70 €), que parece que solo se embotellará en grandes añadas. Un vino para descubrir otro estilo de Fino diferente al habitual en el mercado. Y.O.A.

Encuentra este vino en Andalucía de Vino por 18,50 € y Wine Searcher.

Equipo Navazos La Bota 90 de Manzanilla Pasada Capataz Cabo, (DO Manzanilla Sanlúcar de Barrameda). Eduardo Ojeda y Jesús Barquín, creadores de Equipo Navazos, llevan desde 2005 sacando a la luz grandes vinos de Andalucía guardados en botas olvidadas y han contribuido de manera crucial al creciente (aunque todavía residual) interés por los vinos de jerez. La Bota 90 de manzanilla pasada es heredera de La Bota 10, una selección que Equipo Navazos hizo en 2008 de una solera de 15 botas que hasta entonces había permanecido sin embotellar. Aunque la numeración de La Bota De es aleatoria, sí han repetido el patrón en los múltiplos de 10, todas manzanillas pasadas. Además, y tal y como hicieron en la 30 (Capataz Rivas) la 90, embotellada a principios de este año, lleva el nombre del Cabo, el capataz jerezano que ha estado cuidando este legado vínico durante la última década y que se jubila por estas fechas. 

Para la Bota 90, Ojeda, Barquín y el capataz Cabo seleccionaron ocho botas de esa solera de 15 que reposa en la vieja bodega de La Guita en Sanlúcar. Con casi 14 años de edad media, las botas se mantienen casi llenas (a tocadedos en sanluqueño), para que la flor aguante y mantenga esas intensas notas biológicas y salinas tanto en nariz como en boca. Un vino con tremenda largura y poderío pero sin ser abrumador en el que se intuyen unas notas oxidativas que contribuyen aún más a su complejidad. Y.O.A.

Encuentra este vino en Coalla Gourmet por 40 € y Wine Searcher.

Toro Albalá Don PX Gran Reserva 1990, Bodegas Toro Albalá (DO Montilla-Moriles). Si el consumo de vinos secos en España se mantiene en niveles muy discretos frente a las cifras de otros países de nuestro entorno, el de vinos dulces resulta directamente deprimente, aunque son una gran opción en esta época navideña para acompañar postres y hacer muchas sobremesas familiares infinitamente más llevaderas. La bodega cordobesa Toro Albalá es una gran especialista en vinos dulces hechos con uvas asoleadas en paseras, un proceso laborioso y artesano que todavía se practica entre los productores de pedro ximénez de Montilla-Moriles. 

Este 1990 es la añada más actual de su gama Gran Reserva. Uno de esos vinos casi eternos que ha estado criándose y concentrándose en botas viejas de roble americano durante más de 25 años antes de embotellarse a principios de 2019. Muy complejo en nariz con aromas de hierbas aromáticas, regaliz, cítricos y especias, es fluido y fresco en boca a pesar de sus 350 gramos de azúcar por litro y 17% de alcohol. Agradables notas amargas de piel de naranja en final de boca bien equilibradas con el dulzor y con buena tensión. Como dice Paco del Castillo, experto en análisis sensorial y gran conocedor de los vinos de Andalucía, “este vino debería estar en el frigorífico de todos los españoles. Puede aguantar hasta dos años sin mermas de calidad. ¿Qué vinos consiguen eso?” Y.O.A.

Encuentra este vino en Bodeboca por 34,90 € y Wine Searcher.

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Qué copas para los espumosos estas Navidades?
Cinco grandes riojas para Navidad y otras alternativas más asequibles
Los mejores vinos navideños, según los sumilleres españoles
Nuestra selección de cavas y espumosos para estas Navidades
Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
Fulcro: nuevos vinos que enriquecen la diversidad de Rías Baixas
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: