Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

conoce

todo sobre el
vino español
  • Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015
  • Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015
  • Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015
  • Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015
  • Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015
Ninguno de estos vinos son fáciles de conseguir, pero pueden resultar altamente inspiradores. Fotos: Amaya Cervera.

Vinos recomendados

Cinco blancos poco convencionales para buscar en 2015

Amaya Cervera | Miercoles 14 de Enero del 2015

¿Te apetece probar algo realmente diferente este año? Vino blanco no es precisamente lo primero que se asocia con España, pero hay que ver cómo han cambiado las cosas en los últimos 10-15 años. Ahora podemos presumir no sólo de calidad sino también de diversidad. Si ya has pasado por verdejos, albariños, godellos, riojas y garnachas blancas y quieres exponer tu paladar a otros sabores, te proponemos cinco blancos que se salen de lo establecido, ya sea por novedad, originalidad, variedades o estilo. No especialmente fáciles de conseguir (aunque te damos las pistas para encontrarlos), elaborados en producciones muy reducidas pero (creemos) altamente inspiradores. 

La Encina del Inglés 2013 Blanco, La Melonera (Sierras de Málaga). Es la primera añada que se elabora de este blanco que ofrece originalidad a un precio muy asequible. Es un ensamblaje de moscatel morisco o de Alejandría (80%), pedro ximénez (10%) y doradilla (10%), una de las uvas locales que se están recuperando en la finca La Melonera y que tiene la virtud de aportar una acidez fuera de lo común en latitudes tan meridionales. Frente a otros moscateles secos de la zona marcados por la ligereza, este consigue cierta untuosidad en boca gracias al aporte de la pedro ximénez y sobre todo esa chispa fresca que aporta la doradilla. Con notas amoscateladas y más delicado que intenso en nariz; sabroso, amplitud aromática en boca y final salino que le da longitud y personalidad. Buenas sensaciones por debajo de 7 €. Sólo se han elaborado 13.000 botellas en esta añada pero para la cosecha 2014 se anuncian 30.000. El vino se enmarca en el proyecto de Ronda del grupo Perelada y el nombre es un homenaje a los viajeros ingleses que recorrieron Andalucía en el siglo XIX.

Encuentra este vino en Europa en Vinissimus (6,50 €) y Enterwine (6,70 €).

Táganan Parcela Amogoje 2013 Blanco, Envínate (Canarias). El equipo de Envínate está formado por cuatro jóvenes que se conocieron estudiando enología en Elche: la murciana Laura Ramos, el canario Roberto Santana, el gallego Alfonso Torrente y José Ángel Marchante de Albacete. Semejante dispersión geográfica les permite elaborar en Canarias, Galicia, Extremadura y ahora también en Almansa a la vez que actúan como enólogos de bodegas en muchas de esas zonas. Este blanco, que se comercializa como vino de mesa y del que se hacen poquísimas botellas, procede de un viñedo muy viejo situado en la parte norte de la isla de Tenerife (Canarias) con gran cantidad de variedades (listán blanco, malvasía, albillo criollo, marmajuelo, güal, forastera…) al que los propios elaboradores denominan la “parcela jurásica”. El resultado de una elaboración muy sencilla (prensado suave con racimos enteros y fermentación en barricas de 500 litros donde se mantiene hasta el embotellado), quizás no sea jurásico, pero sí realmente diferente. Aromas exóticos y difíciles de definir: pieles, heno, aceituna verde, con mineralidad marcada y salinidad casi salvaje en boca. Una explosiva combinación de uvas, suelos y una viticultura muy respetuosa.

Encuentra este vino en Europa en Gourmet Hunters (23,15 €), Reserva y Cata (25 €). Otras países vía Wine Searcher. El importador en Estados Unidos es José Pastor Selections.

A Pita Cega 2013 Blanco, Lagar de Sabariz (Ourense). La finca donde se elabora este vino está situada en el entorno de Ribadavia, pero se queda fuera de la denominación de origen Ribeiro. La zona es algo más alta y ligeramente más fresca, y el proyecto muy valiente ya que se trabaja en biodinámica en esta región lluviosa y de veranos que pueden ser bien tórridos (no en vano es la más continental de Galicia). El modelo es una granja con ovejas, ocas y gallinas que colaboran en las tareas del viñedo y las botellas, en lugar de etiquetadas, están dibujadas a mano, una a una, por la autora del vino Pilar Higuero. La base del vino es fundamentalmente treixadura y albariño. La ya de por sí fresca cosecha 2013 ofrece notas de cítricos y fruta blanca, leves toques florales e hinojo. En el paladar hay mucha tensión gracias a su vibrante acidez, dominada otra vez por notas cítricas, pero también es sabroso y con cierto volumen. Huye definitivamente del patrón de fruta dulce de la zona y muestra gran potencial de evolución en botella. A Pita Cega por cierto quiere decir “la gallina ciega”, que es el nombre de un juego tradicional muy popular que Goya inmortalizó en uno de sus cuadros. Producción limitada de 5.000 botellas.

Encuentra este vino en Europa en El Sumiller (31,25 €). 

Phinca Durmiente 2011 Blanco, DSG Vineyards (Salamanca). Uno de los vinos más originales del productor riojano-alavés David Sampedro que también elabora en Navarra, Rías Baixas, en Utiel-Requena junto al sumiller Bruno Murciano y en la Sierra de Francia (Salamanca) de donde procede este vino. En este caso no puede llevar el indicativo oficial de Sierra de Salamanca porque la variedad está en proceso de autorización. Se trata de una uva blanca minoritaria conocida como verdejo serrano o rufete blanco aunque realmente no se trata de una mutación de la rufete tinta mayoritaria. Pese a este complicado entramado, el vino, que fermenta con pieles y raspón, es realmente curioso, algo marcado aún por el roble en nariz junto con notas de uva macerada y hollejo, manzana asada, y notas florales (perfumadas). Muy personal en el paladar, combina buena estructura y carácter cítrico y ofrece una notable persistencia; muy interesante para seguir su desarrollo en botella. Evidentemente es pronto para definir el carácter real de la variedad, pero los paladares más inquietos disfrutarán con este descubrimiento.

Encuentra este vino en Vinissimus (38,5 €) o vía Wine Searcher.

Clos d’Agón 2012 Blanco, Catalunya. Este es, probablemente, el vino menos novedoso de la selección, pero sigue siendo un gran desconocido en España, fundamentalmente por su escasa producción que suele rondar las 2.000 botellas y su atípica ubicación. La bodega y los viñedos están situados en Calonge, dentro del paraje natural de Les Gavarres en la Costa Brava. Propiedad de varios enamorados del vino suizos, entre ellos Silvio Denz (Château Faugères), la asesoría enológica corre a cargo de Peter Sisseck (Dominio de Pingus). El coupage es totalmente atípico en España (40% roussanne, 40% viognier y 20% marsanne) y la elaboración y crianza combina barrica y acero inoxidable. Es un vino que necesita desarrollo en botella, de modo que esta asignatura pendiente de los blancos españoles se va haciendo progresivamente realidad en un buen número de etiquetas de calidad. Delicados y complejos aromas a lavanda, hierbas en infusión y notas florales. Boca consistente, muy juvenil aún, con carácter floral, recuerdos de lanolina, ahumados y notas melosas en final. 

La añada 2012 saldrá a la venta en unos dos meses. El lugar de referencia para encontrar este vino en España es Vila Viniteca.


0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: