Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

conoce

todo sobre el
vino español
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
  • Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce
Quien busque intensidad y complejidad debería de prestar más atención a la categoría dulce, injustamente apartada de los momentos de consumo del siglo XXI. Fotos: Amaya Cervera.

Catas

Todos los imprescindibles para una Navidad súper dulce

Amaya Cervera | Martes 22 de Diciembre del 2015

Yolanda Ortiz de Arri y yo acabamos con las manos pegajosas después de una larga mañana de cata y tuvimos que lavar a conciencia las copas que habíamos utilizado, llenas como estaban de “lágrimas” (los ingleses las llaman “legs”, patas) de glicerina. Pero la experiencia fue estimulante. Realmente quien busque intensidad y complejidad debería de prestar más atención a la categoría dulce, injustamente apartada de los momentos de consumo del siglo XXI. 

Pensamos que las tardes de chimenea y las largas sobremesas navideñas pueden contribuir a rescatar del olvido los vinos de postre e incluso ayudar a buscarles algún pequeño momento en nuestro frenético día a día cuando todo vuelva a la normalidad. Personalmente, encuentro que las versiones más concentradas (léase olorosos, PX, rancios dulces, moscateles de licor viejos) son un maravilloso reconstituyente para esos días en que uno siente que no le queda ni medio gramo de energía en el cuerpo. Los más frescos y fragantes moscateles son aptos para acompañar algunos platos no dulces o de cocina oriental. Y los que conservan más conexión con sus uvas tintas de origen (monastrelles, garnachas de Priorat y Montsant, tintillas de Rota) pueden ser el perfecto colofón de esas típicas cenas de locos del vino en la que siempre se quiere sorprender con la botella más original. Pero quizás, la combinación más fácil y cotidiana sea para acompañar quesos atendiendo a la regla bien simple de ir incrementando el nivel de concentración de los vinos a medida que aumenta la potencia y curación de los quesos.

La semana pasada publicamos un amplio reportaje sobre los vinos dulces de Málaga al que os remitimos para conocer las muchas y muy interesantes etiquetas de esta denominación, lo que nos ha permitido tener un poco más de espacio aquí para buscar por el resto de nuestra geografía. Hemos agrupado los vinos por categorías, según un criterio bastante personal pero que esperamos resulte útil y práctico. 

Calidad-precio 

Ochoa Moscatel Vendimia Tardía 2014, Navarra. Nuestro número uno de la categoría en versión fresca. Este moscatel de grano menudo que se elabora desde 1994 nació como naturalmente dulce (con todo el azúcar y el alcohol procedente del alcohol) pero desde 2011 lo elaboran como vino de licor (encabezado con alcohol) de modo que ha ganado algo de densidad y consistencia. Sin embargo, conserva la frescura y el carácter auvado (como morder un grano de uva crujiente) de la variedad junto con notas amieladas y una pequeña explosión de hierbas de monte (lavanda, hierbas de tocador, limpio). Sabroso y vivaz, con un toque de pimienta blanca en final, es la mejor introducción al universo de la moscatel, sobre todo teniendo en cuenta el precio. Sólo 12,40 € la botella de 50 cl. en Bodega Santa Cecilia. De oferta ahora mismo en El Corte Inglés por 10,25 €. Más opciones vía Wine Searcher. 15% vol.

Alvear PX 1927, Montilla-Moriles. Éste, que procede de uvas pasificadas como es tradición en los dulces de Montilla, sería el número uno en versión más concentrada. Con una crianza media de cinco años por el tradicional sistema de solera, es un PX de libro de color caoba y pastosidad característica, con perfecta definición de pasa, toffee, caramelo y frutos secos (avellana). Textura aterciopelada, complejidad de tostados y largo final al irrisorio precio de 9,95 € en Enterwine la botella de 75 cl. Más opciones vía Wine Searcher. 16% vol. 

Completamos el cuadro de buena relación calidad-precio con el Moscatel Oro “Los Cuartillos” de la bodega de Chiclana Primitivo Collantes (5,75 € la botella de 75 cl. en la web de la bodega donde se dan interesantes recomendaciones de acompañamiento). Es un vino de clásica crianza oxidativa con toques amielados, piel de naranja, fruta de hueso, café con leche y leves notas salinas (salazón). De cuerpo medio, con acidez suficiente y bien reconfortante (15% vol.), ofrece una muy agradable experiencia dulce apta para todos los bolsillos.

Casta Diva Cosecha Miel 2013, Gutiérrez de la Vega. Es uno de los moscateles (moscatel de Alejandría) más famosos de España, comercializado fuera de denominación porque Felipe Gutiérrez de la Vega decidió abandonar hace unos años la DO Alicante por discrepancias en la elaboración y concepción de los vinos dulces. Aunque supera ligeramente los 15 € y se presenta en botella de 50 cl., nos parece que la expresión de moscatel mediterráneo que ofrece supera con creces las expectativas del precio.  Dorado intenso. Auvado, meloso, fruta de hueso (melocotón), naranja confitada, con buena concentración, muy varietal, especiados (vainilla). Boca denso y glicérico, con buena acidez, muy buena concentración de fruta en centro de boca, con complejidad aromática de hierbas, persistente. Elaborado con uvas sobremaduras, la fermentación que se realiza en barrica se apaga con alcohol. Ocupa un delicioso lugar intermedio entre los moscateles más frescos y las elaboraciones oxidativas, con el carácter varietal de los primeros y la complejidad y la densidad de los segundos. 16,25 € la botella de 50 cl. en Decántalo. Más opciones vía Wine Searcher.

Descubrimientos 

Suertes del Marqués Listán Blanco Malvasía, Valle de la Orotava. Una escasa rareza de la que sólo se embotellaron 120 botellas de 50 cl. y además recibió el galardón de Vino Revelación por parte de la Guía Peñín. La malvasía vendimiada en 2011 procede de una viña costera que se arrancó y que apenas dio para llenar una barrica de 300 litros. Cada año se realiza una pequeña saca y el espacio restante se rellena con un vino dulce de listán blanco, de modo que se trata de una muy particular mini-solera. Los dos vinos (el de malvasía y listán) se vendimiaron con un potencial alcohólico sólo ligeramente superior al habitual en vinos tranquilos, fermentaron hasta los 80-90 grs. de azúcar y se encabezaron con alcohol vínico. Esta es la primera saca que se ha comercializado (se ha esperado a que el vino tuviera menos carácter de madera) que se embotelló en noviembre de 2014. Nariz con notas de frutos secos (avellana), ebanistería, agradable carácter espirituoso que casi recuerda a un generoso. La boca en cambio tiene una acidez vibrante, con notas de mandarina, manzana asada y fruta de hueso. Nada empalagoso y apto para combinar con platos que no sean dulces. Sorprendente. En España se podrá comprar a partir de enero en torno a los 25 € en La Tintorería; en Reino Unido se puede encontrar ya en la carta de los restaurantes Fera at Claridges y The Royal Hospital Road de Gordon Ramsay. 15% vol. 

Cellers d’en Guilla. Sol i Serena de Damigiana, Empordà. Otro vino premiado este año, en este caso por la Guía de Vinos de Cataluña. Recoge la tradición de la crianza oxidativa a la intemperie (en este caso durante dos años) en damajuanas (garrafas) de cristal localmente conocida como “sol i serena” durante la cual los vinos están expuestos según se puede leer en la web de la bodega “a las inclemencias de la tramontana, el frío, la nieve (sic), el calor y el impacto del sol”. Está elaborado con garnacha roja (como se llama en la zona a la garnacha gris). Pese a que la botella y etiqueta son un tanto peculiares, lo cierto es que nos ha parecido un excelente vino navideño con característicos aromas a rancio (piel de avellana, toques tostados). En boca es amplio y untuoso, nada pesado, con dulzor bastante moderado y complejidad de frutos secos con cremoso y muy agradable final de boca. Para combinar con dulces navideños sin que el resultado final sea demasiado pastoso. Desde 33,85 € en Casa Ribas la botella de 50 cl. 15% vol.

Vinos con botrytis

Colección Vivanco Dulce de Invierno 4 Varietales 2013 Late Harvest, Rioja. La podredumbre noble o botrytis cinerea es un hongo que ataca el racimo provocando una deshidratación en planta que no conlleva pérdida de acidez. Este pequeño milagro que está detrás de los famosísimos vinos de Sauternes y Tokaj se da raramente en España, pero algunos elaboradores lo han conseguido en sus viñedos. Uno de los casos más originales es este vino de Vivanco elaborado con uvas botritizadas de las clásicas variedades tintas riojanas (Tempranillo, Graciano, Garnacha, Mazuelo) que se suelen vendimiar en enero. De color rojizo ambarino es un dulce más delicado que intenso, con aromas terrosos, a endrinas y cereza en licor. Tiene muy buena acidez y viveza de fruta roja, pero es casi ligero y no demasiado dulce con un fino final de bombón de licor. La sutilidad también tiene su sitio en el mundo dulce. 18,95 € la botella de 37,5 cl. en Vinisssimus. 13,5% vol.

Chivite Colección 125 Vendimia Tardía 2010, Navarra. Un clásico ya de los vinos dulces españoles, artífice también de la recuperación de la moscatel de grano menudo en Navarra pero con una elaboración de inspiración francesa. Esta añada se vendimió en 12 pasadas por el viñedo El Candelero entre octubre y diciembre. Volvemos a esas moscateles de gran definición de la variedad, aquí con notable complejidad aromática: piel de melocotón, fruta escarchada, hierbas (albahaca), mandarina o el pomelo rosa. Mucha concentración de fruta en boca y con muy buen equilibrio dulce-ácido-amargo. Desde 25,4 € la botella de 37,5 cl. en Decántalo. Más opciones vía Wine Searcher. 13,5% vol.

Altas graduaciones

Matusalem Cream VORS, González Byass, Jerez. Es el oloroso dulce de antes, en realidad un oloroso viejo con aporte de PX. Sin duda, nuestro favorito de esta categoría por su complejidad y la capacidad de combinar una arrolladora potencia con altas dosis de elegancia. Bonito color caoba. Nariz súper seria con aromas a frutos secos, barnices, hidrocarburo, salazón, madera vieja (desván), complejo. Boca potente, alcohólico, concentrado, potentísimo, pero acaba con cremosidad y elegantes notas de frutos secos. 55 €  la botella de 75 cl. en la tienda de la bodega. Más opciones vía Wine Searcher. 20,5% vol.

De Muller Áureo Dulce Añejo 1954, Tarragona. Esta bodega fundada en 1851 y ubicada en Reus es uno de los principales productores de vinos de misa y un gran especialista en vinos dulces casi siempre apoyados en las potentes garnachas blancas de Terra Alta y también en garnachas tintas. Este vino combina las dos variedades (70% Garnacha Tinta, 30% Garnacha Blanca) y procede de una de las viejas soleras de la casa. Caoba rojizo. Notas de rancio, frutos secos (avellana), mueble viejo, complejo, Boca espirituoso, cálido, con concentración, caramelo, potente, pero textura envolvente, 14,40 € la botella de 75 cl. en Vinissimus. Más opciones vía Wine Searcher. 16. 20% vol. 

Moscatel Promesa Valdespino, José Estévez, Jerez. Con algo menos de grado (se queda en 17% vol.), elaborado con uvas de moscatel sobremadura y envejecido cuatro años en el sistema de soleras, nos trae el recuerdo de los vinos de licor de moscatel de la infancia (a los niños se nos permitía un pequeño sorbo en celebraciones especiales). Caoba. Ebanistería, frutos secos, azúcar quemado, caramelo, tabaco rubio. Boca pastoso, madera seca, intenso. 12 € en la tienda de la bodega la botella de 75 cl. Más opciones vía Wine Searcher.

Las malvasías

Jané Ventura Malvasía de Sitges 2013, Penedès. A partir de las viñas del Hospital de Sitges donde se preservó el patrimonio de la malvasía histórica de esta zona, Jané Ventura es una de las bodegas que más ha trabajado en su elaboración y ha experimentado con elaboraciones tanto en seco como en dulce. Ésta está trabajada a la manera de un vin de paille (vino de paja) con la uva secada en el palomar de Mas Vilella entre 10 y 12 semanas. Abundantes notas melosas y de hierbas (romero) con piel de cítrico (mandarina, lima). Untuoso en boca, pero con gran acidez que le hace casi etéreo. Muy pronto en el mercado. 13% vol. 

La nomenclatura de las malvasías hoy en España reconoce la malvasía aromática, que es la misma de Sitges, Lípari (Italia), Cerdeña, Croacia y la que está presente en la mayoría de denominaciones canarias con excepción de Lanzarote. La variedad existente en esta última isla se ha denominado malvasía volcánica y es fruto de un cruce de la malvasía aromática con una variedad local, probablemente la marmajuelo,

Canari Malvasía Vino Dulce de Solera, Lanzarote. Este interesante vino refleja lo que el propietario de la bodega, Juan José Otamendi, cree que eran los antiguos canary sacks, vinos jóvenes que se encabezaban en destino y que, en este caso, él reconstruye como un coupage a modo de solera de vinos tradicionales de 1956, 1970 y 1997. El resultado es un trago dulce muy serio y complejo de color ámbar, intenso, con notas de barnices, membrillo, naranja escarchada, vainilla y maderas tostadas. En boca es amplio y reconfortante, con más intensidad que concentración, ni demasiado dulce, ni pesado. 25,50 € la botella de 50 cl. en Cavamanía. 17% vol.

Otra curiosidad de malvasía, pero en un estilo muy diferente es el vino naturalmente dulce de Alicante Celler La Muntanya Malvasía 2010. Se elabora con uvas de viñas viejas dejadas secar a la sombra para que concentren azúcares y se cría durante 10 meses en barrica. De color ámbar cobrizo el estilo es más concentrado (pieles, maceración, tostados), con presencia algo más destacada del alcohol y abundantes notas tostadas también en final de boca. 19,5 € la botella de 37,5 cl. en Ideavinos. 15,5% vol.

Un paseo por el Mediterráneo

La mayoría de los vinos descritos en esta sección son dulces de monastrell con un pequeño inciso en una garnacha del Priorat. Aunque casi todos son vinos de licor con alcohol añadido, el estilo está más cerca del espíritu de un tinto en color y presencia de fruta que de los estilos oxidativos tradicionales que hemos integrado en otros apartados.

El Sequé Monastrell 2011 Dulce, Alicante. Un gran favorito de este grupo aunque un tanto atípico ya que apuesta más por reflejar el lado balsámico de la variedad (pino, resina, ortiga, hierbas), con notas de fruta roja en confitura. Intenso y amplio en boca, con dulzor muy moderado que agradecerán muchos amantes de los tintos y que le da versatilidad en la mesa. Es un vino encabezado de alta graduación, pero el alcohol no jugaba un papel tan determinante como para ponerlo junto a los dulces de grado elevado. La escasa conexión con estilos tradicionales es uno de sus grandes atractivos. 28,50 € la botella de 75 cl. y 15,75 € la de 37,5 cl. en la tienda de la bodega. 18,5% vol.

Castaño Monastrell 2013 Dulce, Yecla. La familia Castaño lleva ya bastantes años elaborando este dulce a modo de vino de licor que fermenta hasta alcanzar los tres o cuatro grados de alcohol para buscar los aromas de fermentación ausentes en las mistelas de antaño. En una añada algo más fresca como la 2013, la madera está ligeramente más presente con toques torrefactados (crema catalana, caramelo), pero la dimensión balsámica de la variedad cobra protagonismo en boca. 15,65 € en Vinissimus la botella de 50 cl. Más opciones vía Wine Searcher. 16%. 

Dolç de l’Obac 2006, Priorat. Uno de los primeros dulces modernos del Priorat elaborado  sin adición de alcohol desde 1991 con 80% garnacha sobremadurada en planta y pequeños porcentajes de cabernet y syrah. Se distingue del resto del grupo por el carácter mineral de piedra seca/pizarra con leves notas aldehídicas y barnices. Buena textura y ligera tanicidad. Un vino que definitivamente refleja más el lugar del que procede que el estilo de elaboración. Aquí todo el alcohol y el azúcar proceden de la uva. El precio es muy elevado: 79,35 € la botella de 50 cl. en Bodega Santa Cecilia. 16,5% vol. 

Alta Alella Dolç Mataró 2012. Mataró es el nombre local que se da a la monastrell en Alella (curiosamente el que ha quedado para la variedad en California y Australia). Este tinto elaborado con uvas ligeramente sobremaduras y seis meses de maceración huye de la concentración habitual en los dulces de esta variedad y aporta un fresco carácter balsámico que suple la escasa acidez. También hay notas de pasa, chocolate blanco y cereza en licor. Original final a pimienta verde. Se encabeza con el propio vino destilado en forma de holandas. Se comercializa con sello de agricultura ecológica como todo lo que sale de esta bodega situada muy cerca de Barcelona. 17,80 € la botella de 50 cl. en Enterwine. Más opciones vía Wine Searcher. 15% vol.

Mundo PX

Este es, probablemente, el vino de pasas más denso y extremo que se puede encontrar. Es necesariamente un dulce encabezado ya que las levaduras son incapaces de desdoblar semejante cantidad de azúcar. De hecho, un PX puede llegar a tener hasta medio kilo de azúcar por litro. Puede ser empalagoso, pero el envejecimiento contribuye notablemente a concentrar todos sus elementos incluida la acidez. 

Toró Albalá Don PX 1986, Montilla-Moriles. Los PX de crianza estática son una rareza en la que Toro Albalá despunta con algunas añadas viejas. Hemos elegido ésta porque se mueve en una margen muy aceptable de precio (de hecho, puede considerarse una auténtica ganga) y porque aromáticamente es bastante exótico para la categoría con una nariz especiada y balsámica (canela, nuez moscada, balsámicos, laurel, pistacho marcado, regaliz, cítrico confitado, natillas). Con densidad media en boca (para un PX, claro), textura envolvente y largo final a caramelo. 26,50 € la botella de 0,75 cl. en Vinissimus. Más opciones vía Wine Searcher. 17% vol.

La Cañada PX, Pérez Barquero, Montilla-Moriles. Es el top de Pérez Barquero, una de las grandes firmas tradicionales de Montilla-Moriles, con envejecimiento superior a 25 años por el sistema de soleras. Caoba casi negro. Aquí se nota la súper concentración de la pasa, acompañada de notas de café, toffee, caramelo y salazón. Muy denso, potente y concentrado, un gran representante de la categoría. 44,9 € en Lavinia la botella de 75 cl. Más opciones vía Wine Searcher

Ximénez Spínola PX, Jerez. Una rareza en Jerez donde el viñedo está dominado por la palomino, Ximénez Spínola es la única bodega del Marco que sólo trabaja con pedro ximénez. Este vino se comercializa con etiquetas numeradas. De color caoba, la nariz ofrece aromas de miel y azúcar tostada sobre un fondo de notas de hidrocarburo que lo hacen muy diferente. En boca es pastoso, concentrado y con un largo final dulce.  49,50 € la botella de 75 cl. en Enterwine. Más opciones vía Wine Searcher. 15% vol.

Variedades menos habituales

Finca Moncloa Tintilla de Rota 2012, VT Cádiz. La recuperación de la tintilla de rota en Cádiz va hoy más por la línea de los vinos secos, pero Finca Moncloa apostó por una elaboración en dulce dentro de una línea no oxidativa. El resultado es este tinto de uvas asoleadas durante 60 horas en esteras de esparto y criado 18 meses en roble francés que se acerca más a la personalidad de un tinto moderno y a su color. Picota amoratado. Original combinación de notas de pasa, balsámicos, hollejos tostados y fruta roja (bastante primario para estar elaborado con uvas asoleadas). Muy goloso y envolvente en boca, con notas de regaliz rojo y negro, quizás algo bajo de acidez, pero interesante. El precio, sin embargo es bastante elevado. 50 € la botella de 50 cl. en la tienda del grupo González Byass en el que se integra. 15% vol.

Gramona Gra a Gra 2011, Penedès. Este dulce del gran especialista en cavas del Penedès está elaborado con sauvignon blanc, chardonnay y muscat de Frontignan (moscatel de grano menudo) a partir de racimos sobremadurados en planta. Las cepas se cubren con velos para evitar que los pájaros se coman los granos. Es un vino naturalmente dulce que tiene la particularidad de criarse en botellas “matusalem” de 6 litros. Dorado muy intenso casi ambarino. Se nota la alta maduración de la uva que aporta concentración, notas melosas, cítrico confitado, con nota varietal y fresca de la sauvignon. Nos gusta la viveza en boca combinada con una textura voluptuosa y con finos amargos. Aunque se desmarca de los dulces tradicionales, está muy bien elaborado. 20,95 € la botella 37,5 cl. en La Vinatería. 12% vol.

Podríamos añadir a esta lista el Itsasmendi Urezti Vendimia Tardía (18,90 € la botella de 50 cl. en El Sumiller o vía Wine Searcher), uno de los intentos pioneros de elaborar dulces en zona de txakoli, dentro de un estilo más atlántico (confitura de limón, hierbas en infusión, buena acidez, cuerpo medio) o algunos dulces de Rueda como el José Pariente Apasionado (12,40 € en Vinissimus), un naturalmente dulce (11% vol.) que se elabora con uvas de sauvignon blanc sobremaduradas en campo o el Colección V Dulce de Invierno de Javier Sanz Viticultor (19,90 € en Bodeboca, éste sin DO Rueda) con 80% Verdejo, 20% Moscatel y la particularidad de combinar tres procesos diferentes de deshidratación: congelación, vendimia tardía y secado natural en desván. 10% vol.

ARTICULOS RELACIONADOS

Málaga, el tesoro de los vinos dulces
Nuestra selección de cavas y espumosos para estas Navidades
Nuestra selección de priorats tintos… y blancos
Los vinos españoles favoritos de los críticos extranjeros en 2017
El supurao, un rioja tradicional que regresa de la mano de Ojuel
20 vinos muy especiales que probamos en Vinoble
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: