Esta página utiliza cookies. La continuidad en la navegación implicará el consentimiento de su uso.Política de cookies ocultar
Pasión por el vino español

disfruta

del vino
en España
  • Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad
  • Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad
  • Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad
  • Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad
  • Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad
1. Alimentaria: Uno de los vinos de Spain's Top Pairings y catas con Jancis Robinson y Eric Asimov 2. La Música del Vi 3. Off the Record 4. Renaissance des Appellations 5. Algunos de los vinos que nos gustaron Fotos: Yolanda Ortiz de Arri

Noticias

Alimentaria 2018 y su Off: Menos merlot y más diversidad

Yolanda Ortiz de Arri | Lunes 23 de Abril del 2018

Hay dos cosas fundamentales en cualquier feria de vinos: calzado cómodo para sobrellevar tantas horas de pie y cardo mariano para proteger el hígado. En esta edición 2018 de Alimentaria también ha sido necesario tener la batería del móvil bien cargada para que la agenda y el google maps recordaran y guiaran a los asistentes por la creciente e interesante cantidad de eventos que conforman el On y el Off de la feria.

Quim Vila, hábil comerciante y una de las personas que mejor conoce el negocio del vino en España, fue el primero en darse cuenta del potencial de estas actividades paralelas a Alimentaria y es quien sigue llevando la delantera. Además de la popular Cata por Parejas de Vila Viniteca, que va ya por su 11ª edición, Vila organiza desde el 2000 La Música del Vi, que este año contó con más de 180 bodegas nacionales e internacionales de primer nivel. Junto a su tienda en el barrio del Born barcelonés, en la imponente Llotja del Mar, descorchaban sus vinos productores consagrados como Peter Sisseck, los hermanos Eguren, Telmo Rodríguez o Álvaro Palacios junto a indies como Abel Mendoza, Salvador Battle (Cosmic), Pilar Higuero (Lagar de Sabariz) o Emilio Rojo y su eterna gorra. 

La impresión general entre muchos asistentes y productores es que la experiencia de catar en la Música del Vi ha sido más agradable (este año se redujeron las invitaciones), sin los agobios para moverse entre mesas o encontrar una escupidera de otras ediciones. Cuentan que hasta se pudo probar el mítico champagne Salon, del que sus productores abrían una botella cada hora, sin las avalanchas habituales de otros años. 

También cuentan que esa misma sensación se vivió en La Nit dels Tanins, la fiesta nocturna que Vila organiza para productores y asistentes a la Música del Vi. Esta cronista no lo puede confirmar porque optó por el más sosegado Gastronomy Night, un cóctel-cena organizado por Alimentaria al que acudieron chefs, bodegueros y compradores seleccionados y algunos de los invitados estrella de este año como Eric Asimov, crítico de vino del New York Times o Jancis Robinson y su marido Nick Lander, ambos del Financial Times

Los tres, además de Pedro Ballesteros y el experto en champagne Richard Juhlin, participaron como ponentes en esta edición de Vinorum Think, un espacio reservado a la divulgación del vino. Es un tema al que Alimentaria parece estar dando más importancia, especialmente en esta última edición, con Spain’s Top Pairings, un espacio dedicado a los maridajes con seis mini-platos preparados por restaurantes como El Celler de Can Roca, Aponiente o Sofía Be So y maridados con vinos españoles por sumilleres como Pitu Roca, Juan Ruiz Henestrosa o François Chartier. Coordinado por Ferran Centelles, sumiller y colaborador de Jancis Robinson, fue una agradable parada para disfrutar de un almuerzo diferente y novedoso en la feria, aunque resulta imposible beber seis copas de vino si después hay que continuar trabajando.

Ponencias estrella en Intervin

En la cata de Jancis Robinson, a la que asistieron unas 100 personas (entre ellas un buen puñado de bodegueros), la Master of Wine británica presentó su visión de los vinos de España y lanzó un mensaje optimista. “Hay una pequeña revolución en ciernes, especialmente en términos geográficos, con zonas nuevas, uvas locales y estilos diversos. Es algo que interesa al sector del vino internacional, pero no a los supermercados, sino a compradores en busca de historias.”

Robinson, que eligió 14 vinos de toda la geografía nacional (la lista, al final de esta crónica), habló de la necesidad de poner una moratoria para proteger el patrimonio de viñas viejas en España, alabó el trabajo de la familia Torres para recuperar variedades antiguas (Miguel Torres padre e hijo estaban entre el público) y lanzó una lanza en favor de la garnacha (“nunca he entendido por qué ha sido la hermana pobre del tempranillo”) y del jerez, del que dijo que “debería estar en la categoría de grandes vinos del mundo y ser servido en copas de verdad, no en copitas absurdas”.

Reflexiones desde EE UU

El martes fue el turno de Eric Asimov, quien de pie y sin notas, presentó diez vinos “que seducen en Estados Unidos”, incidiendo en que hay muchos consumidores en este país alejados del estereotipo de vinos maduros y con alto contenido en alcohol. “Al no tener la tradición vinícola que existe en Europa, los americanos estamos casi instintivamente abiertos a vinos del resto del mundo, también a vinos delicados y moderados”.

El crítico del New York Times reconoció que no podía dar consejos sobre ventas o marketing (“mi trabajo es ofrecer mis reflexiones a gente que ama el vino”) pero recomendó a los productores que fueran fieles a sus ideas. “Si a ti te gusta el vino que haces, continúa haciéndolo. Si sigues las modas, tendrás que cambiar el estilo de tu vino con la siguiente moda y te resultará mucho más difícil defenderlo”, aseguró Asimov, que puso el ejemplo del Priorat, una zona que “ha mejorado mucho desde hace 10 años, cuando adoptó un estilo de vinos potentes con variedades foráneas. El regreso hacia las variedades locales ha sido positivo porque ¿quién necesita otro merlot?”

Asimov también criticó la industrialización del albariño. “La calidad y la novedad de esta uva le dieron gran popularidad en EE UU hace unos años, pero se empezaron a hacer elaboraciones masivas que perdieron su alma por el camino; vinos con notas tropicales, populares pero poco fieles a sus orígenes,” explicó. “Hay excepciones como Do Ferreiro Cepas Vellas [el tercer vino de su selección]; por su estilo linear y mineral, este vino no gustará al bebedor de chardonnay de California, pero cuando la moda cambie de nuevo, los sumilleres y los conocedores volverán a albariños de este estilo”.

¿Papá o máma?

Fuera de Alimentaria abundan las catas y salones de vino pero, como de momento nadie se atreve a contraprogramar la Música del Vi del lunes, la mayoría de los eventos paralelos a Alimentaria se concentraron el martes.
Para esta cronista fue un poco como elegir entre papá y mamá, pero el tetris de catas posibles y la distancia entre las distintas ubicaciones decidió que asistiera (brevemente) a Off the Record y Renaissance des Appellations.

El primero, organizado por los elaboradores Fredi Torres y Marc Lecha, es probablemente el más dinámico y original, tanto por su ubicación (este año se celebró en el invernadero de una floristería) como por la variedad de productores que allí se juntan: Javi García (4 Monos), Xurxo Alba (Albamar), Paola Medina (Williams & Humbert), Sergi Colet, Roberto Oliván (Tentenublo), Beatriz Herranz (Barco del Corneta), Verónica Ortega o Fredi y Marc (Lectores Vini) junto a bodegas como Sota els Àngels o Sílice Viticultores, con los que Fredi Torres colabora. Allí conocimos los proyectos de Albert López (Esteve i Gibert), que trabaja con las viñas familiares de xarel.lo, sumoll y merlot (más algún experimento con ¡albariño!) en el Penedès y de Óscar Navas (La Furtiva), un joven enólogo, ex colaborador de 4 Kilos, que elabora un interesante vino con garnacha blanca y parellada en Terra Alta y que está recuperado otra viña vieja en la zona.

Viajar de la Fira al Museo Marítimo, sede de Renaissance des Appellations, llevó su tiempo (45 minutos en transporte público) así que, tras la presentación de Asimov, quedó apenas media hora para catar antes de que el salón de vinos biodinámicos —que hizo coincidir la fecha con un día de fruto— cerrara sus puertas a las 20:00. 

De las 45 bodegas provenientes de nueve países apenas quedaban media docena de viticultores, la mayoría locales, como Ton Mata de Recaredo, Enric Soler, Joan Rubió (Cal Tiques) o Carles Ortiz de Nin Ortiz, que comentaba el ambiente tranquilo y sin aglomeraciones. Según el productor de Priorat, contribuyó a  poder conversar con los invitados al evento, que contó con una charla impartida por Nicolas Joly (La Coulée de Serrant), impulsor de este grupo biodinámico que establece estrictos criterios de trabajo para sus asociados. Por cierto, uno de los últimos catadores en el salón era Quim Vila junto a parte de su equipo.

En el tintero se quedaron Magnificat, el más chic de todos los salones paralelos, con casi 50 bodegas y catas de productores míticos como López de Heredia o verticales de Chatêau d’Yquem; Terra de Garnatxes, con productores de esta variedad, principalmente de Cataluña y el Languedoc, que organizaron un salón durante el día, además de una cata dirigida por Pedro Ballesteros y una fiesta nocturna; y Las Mujeres del Vino, con 146 vinos de elaboradoras de todo el país reunidas para la segunda edición de este evento.

Mientras productores y visitantes hacen balance del On y Off de esta edición 2018, los organizadores de Alimentaria, conscientes de la competencia que suponen todos los eventos alternativos, se están poniendo las pilas para encontrar fórmulas que atraigan a  pequeños pero mediáticos productores al recinto de la Fira y ya se han producido reuniones en este sentido. “Estamos abiertos a todo,” asegura Marta Macías, project manager de Intervin. Aunque los locales en los que se celebran los off tienen en general el encanto de los pequeño, si se llega a un acuerdo, seguro que muchos asistentes lo celebrarán.

  • En orden de cata, los 14 vinos elegidos por Jancis Robinson: 
  1. Altos de Trevejos Blanco (Tenerife) 
  2. Cantallops Xarel.lo d’AT Roca 2016 (Penedès)
  3. Mustiguillo Finca Calvestra 2014 (El Terrerazo)
  4. As Sortes 2016 (Valdeorras) 
  5. El Reventón 2015 by Dani Landi (Sierra de Gredos) 
  6. Casa Castillo El Molar 2016 (Jumilla)
  7. Cía. Vinos del Atlántico Sierra de la Demanda 2014 (Rioja)
  8. La Condenada by Artuke 2016 (Rioja)
  9. Llanos del Almendro Dominio de Atauta 2012 (Ribera del Duero) 
  10. Demencia 2012 (Bierzo) 
  11. Grans Muralles 2011 (Conca de Barberà)
  12. Mas Doix 2014 (Priorat) 
  13. Anayon 1957 (Grandes Vinos de Cariñena) 
  14. Equipo Navazos Bota de Manzanilla 71 (DO Manzanilla).
  • En orden de cata, los 10 vinos elegidos por Eric Asimov: 
  1. Txakoli Ameztoy 2017 (Getaria) 
  2. Cava Recaredo Reserva Particular 2005 
  3. Albariño Do Ferreiro Cepas Vellas 2016 (Rías Baixas) 
  4. Valdesil Pezas da Portela 2015 (Valdeorras) 
  5. López de Heredia Blanco Reserva 2004 (Rioja)
  6. Viña Caneiro Mencía 2015 by Losada Fernández (Ribeira Sacra)
  7. Matías i Torres Negramoll 2015 (La Palma) 
  8. Comando G La Bruja de Rozas 2016 (Sierra de Gredos) 
  9. Muga Prado Enea Gran Reserva 2010 (Rioja) 
  10. Equipo Navazos La Bota de Manzanilla Pasada 70.

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Van bien los vinos españoles con la comida favorita de los americanos?
Emilio Rojo, el viticultor excéntrico
Familia Nin Ortiz: la vida biodinámica en Priorat
Historias con alma que venden vino en Estados Unidos
La magia de Gredos en imágenes
Los vinos españoles favoritos de los críticos extranjeros en 2017
Recaredo, el cava de terruño
Un recorrido on & off por Alimentaria
Garnacha, ¿puede una uva ser sexy?
0 Comentario(s)
Comenta este artículo*
Recuérdame:
política de privacidad
*Todos los comentarios serán validados por un moderador antes de su publicación: